120 años del legado de Alfred Hitchcock; el genio del suspenso

120 años del legado de Alfred Hitchcock; el genio del suspenso
120 años del legado de Alfred Hitchcock; el genio del suspenso

Este martes se cumplen 120 años del nacimiento del legendario Alfred Hitchcok, es por eso que te presentamos el top cinco con las mejores cintas que nos hicieron sentir el horror en carne viva

Un 13 de agosto, pero de 1899, Leytonstone Inglaterra vio nacer a uno de los mayores genios en la historia, el productor y director británico Alfred Hitchcock.

El considerado mejor director de Inglaterra y fue el pionero en muchas de las técnicas que caracterizan a los géneros cinematográficos del suspense y el thriller psicológico.

En sus films, Hitchcock. Configuró un estilo con su marca innovando el uso de la cámara para imitar la mirada de una persona, obligando a los espectadores a vivir de cierta forma el voyerismo con falsos acusados, víctimas rubias e identidades dobles, empleando encuadres que provocaban ansiedad, miedo o empatía durante el montaje fílmico.

Rebecca (1940)

Primera película americana de Hitch. El gran productor de la época, David O. Selznick fichó al realizador inglés más importante para que rodara su nueva película tras el éxito de ‘Lo que el viento se llevó. El resultado, un maravilloso ‘thriller’ psicológico en el que Hitchcock introduce con el personaje del ama de llaves, la señora Danvers, uno de sus arquetipos de villano preferidos. Como curiosidad se podría añadir que la película fue tan popular en su tiempo que, en España, su título dio nombre a una prenda de vestir.

La soga (1948)

Primera película en color del productor británico en la que cuenta la historia de una pareja de universitarios, Brandon (John Dall) y Phillip (Farley Granger), que, al estrangular a un amigo sólo por diversión y demostrar su superioridad intelectual, esconden el cadáver en un baúl sobre el que más adelante se servirá una cena para la familia de la víctima. La fiesta transcurre normalmente, hasta que el profesor  comienza a sospechar del macabro plan de los muchachos.

Con esta cinta logra componer toda la película en un solo plano, cuando se iba a acabar el rollo de la película hacía pasar a un actor por delante de la cámara y continuaba a partir de ahí.

 Los pájaros (1963)

Una de sus peliculas más famosas y otro ejemplo del cine más puro de Hitchcock. Poco importa que motiva la rebelión de las aves, lo importante es como escena tras escena el director va construyendo un clima malsano de tensión y opresión.

Melanie Daniels (Tippi Hedren), una joven proveniente de una familia rica, que pertenece a la élite de San Francisco, va a comprar un pájaro para su tía a una tienda de mascotas y allí conoce a Mitch Brenner (Rod Taylor), un abogado de éxito por el que se siente atraída al instante. Acostumbrada a tener siempre lo que quiere, Melanie va a buscarlo a Bodega Bay para regalarle unos periquitos y conseguir que él sienta lo mismo por ella. Al llegar al pueblo costero, es inexplicablemente atacada por una gaviota que la hiere en la frente. De repente, miles de pájaros invaden la ciudad atacando a los colegiales y residentes. La situación se agrava cada vez más, provocando el pánico en toda la población ante la incertidumbre del extraño comportamiento de las aves.

Un film maravilloso y muy personal, que pone en juego todos los métodos de Alfred para generar suspenso de una manera única y distintiva.

Vértigo (1958)

Scottie Fergusson (James Stewart) es un detective de la policía de San Francisco que padece de vértigo. Cuando un compañero cae al vacío desde una cornisa mientras persiguen a un delincuente, Scottie decide retirarse. Gavin Elster (Tom Helmore), un viejo amigo del colegio, lo contrata para un caso aparentemente muy simple: que vigile a su esposa Madeleine (Kim Novak), una bella mujer que está obsesionada con su pasado.

Ni el mayor exhibicionista, ni el más grande vanguardista se han expuesto tanto como Hitchcock en esta película que podría ser considerada como la gran culminación del director/autor del que hablaban los críticos franceses en ‘Cahiers du cinema’. El director vuelca todas sus obsesiones en una película que sirve como sesión de psicoterapia, El propio Hitchcock admitía que la película no era sino la fantasía de un hombre que quería hacer el amor con una muerta.

Psicosis (1960)

Este film es uno de los más reconocidos de Hitchcock, En 1960 vio que los tiempos estaban cambiando y que los gustos de la audiencia eran otros y para ello preparó la que, posiblemente, sea la película más rompedora de la historia.

Desde el minuto uno el director comienza a jugar con el público de manera magistral, no se sabe si estamos ante una película de infidelidades, de robos, de voyeurs, hasta que en un momento dado, Hitch vuelve a romper todos los esquemas y se carga a su protagonista en el minuto 47 de la manera más brutal posible. Solo puedo imaginar lo que debió ser ver el film en 1960 y asistir a la famosa escena de la ducha.

Desde ése momento todos supieron que el cine iba a ser diferente y que las reglas sobre lo que se podía o no se podía hacer habían cambiado. Además, el giro de la película nos mostraba a un nuevo protagonista, alguien a quien todos los posteriores ‘psycho-killers’ le deben algo, Norman Bates.

Hitchcock murió en Los Ángeles el 29 de abril de 1980 a los 80 años. Nunca recibió un Oscar a pesar de estar nominado en cinco ocasiones como mejor director con Rebecca», «Lifeboat», «Spellbound», «Rear window» y «Psycho», únicamente recibió el reconocimiento de la Academia de Hollywood con la estatuilla honorífica que se le hizo entrega en 1968 de manos de Robert Wise.

Contenido Relacionado:

Cleopatra, la última gobernante del Antiguo Egipto, murió un día como hoy

Be the first to comment

Opina

Tu email no será publicado .


*