Claroscuros de la 4T

Claroscuros de la 4T
Claroscuros de la 4T

Este gobierno de la 4T está lleno de claroscuros, con un presidente que se mete en cualquier cantidad de problemas y discusiones inútiles

 Sin duda los tiempos que estamos viviendo, son tiempos aciagos, son días extraños y a los que no estábamos acostumbrados. Ha sido anunciada la detención de José Antonio “N” alias «El Marro». Este hombre sería responsable del estado de violencia que se vivía en Guanajuato adicionalmente reconocido como el principal líder de robo de combustible en toda la zona del Bajío.

Especialmente violento, a quien se le atribuye una brutal matanza de 27 personas en un centro de rehabilitación a principios de julio. Esta no fue más que la más brutal acción que coronaba una carrera delictiva, que era del conocimiento de las autoridades como elemento relevante desde el 2008, cuando fue detenido por robo de camiones delito del que pronto pasó al robo de combustible.

Por supuesto que al amparo de dos gobiernos en donde presuntamente se luchaba en contra del crimen organizado, pero los sucesos actuales nos demuestran que o teníamos presidentes muy insulsos o eran cómplices de los actos de corrupción de personajes como Genaro García Luna y Carlos Romero Deschamps. En ese marco, creció de forma indiscriminada el robo de combustible, que a su vez fue un negocio impresionante.

Lo demás de la historia ya es conocida por todos, acabando con la tranquilidad de Celaya, Irapuato, Villagrán y municipios adyacentes en esa zona de Guanajuato. De hecho, la fuga del Marro de hasta 5 veces de sus residencias antes de la llegada de las autoridades federales para capturarlo derivaron en un diferendo entre el gobernador y el presidente.

Finalmente, lo que debe de prevalecer, la coordinación entre los dos niveles de gobierno dieron por resultado la captura de este hombre, fanfarrón y violento que  hace algunas semanas aparecía en un video entre sollozos y amenazas, prometiendo ser una piedra en el zapato, se convirtió en otra detención exitosa de el gobierno de la 4T.

Sin duda, este gobierno está lleno de claroscuros. Por un lado un presidente que se mete en cualquier cantidad de problemas y discusiones inútiles, desde el uso de cubrebocas hasta desestimar los números de la economía que son evidentemente un desastre.

Por el otro lado, aunque con bemoles, los relacionados a la libertad condicional de “Emilio N” alías las”rata colaboradora” la liberación de Ovidio Guzman, entre otros, pero por otro con sólidas detenciones referidas a la corrupción, como César Duarte, el mismo ex director de Pemex, García Luna y  ahora el Marro.

Pero sin duda con la tremenda expectativa de que puedan caer verdaderos barones de la tranza y la robadera al pueblo como Peña y Videgaray. Bueno entre muchos otros, de quienes sabemos que nos vieron la cara de imbéciles.

De la misma forma y como ya lo hemos escrito en este espacio, resulta paradójico como una de las piezas claves del proyecto del presidente López Obrador, ha reconocido, lógicas y evidente diferencias con el “doctor” López-Gatell, por el manejo de la crisis de la pandemia, que dicho sea de paso, este fin de semana con sus propias cifras ha quedado sepultado entre sus imprecisiones e incompetencia. Finalmente sus cifras equívocas, acabaron donando su soberbia.

En contraposición, la postura y manejo de a quien considero, una pieza mucho más importante en el proyecto del presidente, Claudia Sheinbaum, tratando de localizar y aislar los casos positivos por alcaldía y colonia, ha resultado mucho más efectiva y real que las baladronadas del doctor “Chimoltrufio”, que nunca domó la curva, como domador de circo, lo degradaron a malabarista.

Finalmente, hoy la 4T se debate entre las capturas sublimes y las declaraciones inverosímiles. Entre una lucha en contra de las tranzas que a veces parece selectiva. Que por cierto quiero dejar claro, que esta modificación a la ley que da al gobierno, la capacidad de adquirir medicinas sin licitación, de la mano de la ONU, la OMS y la OPS con un organismo encabezado por David León, ex coordinador de Protección Civil, me llena de confianza aunque me urge que se hagan las compras en beneficio de gente que le urge un tratamiento.

En el caso particular de David León, me consta que es un hombre correcto, honrado y buen servidor público y que sabrá llevar a buen puerto un beneficio para México, lo que en manos de otro sería un negocio millonario en detrimento de los enfermos de México.

IPR

Otras columnas de opinión de Francisco Zea

Hasta el cubrebocas es pleito

Be the first to comment

Opina

Tu email no será publicado .


*