Conoce la fascinante historia del transbordador Atlantis #ElOpinador

Conoce la fascinante historia del transbordador Atlantis #ElOpinador
Conoce la fascinante historia del transbordador Atlantis #ElOpinador

El Atlantis perteneció a la fuerza élite que puso al hombre en órbita en esta segunda generación de viajes espaciales, en donde las naves serían utilizadas varias veces, a diferencia de sus antecesoras

Entre 1930 y 1966 el Instituto Oceanográfico Wood Hole de Massachusetts utilizó por primera vez una embarcación para sus investigaciones por el océano. Se trataba de un velero de 2 mástiles y 460 toneladas llamado Atlantis.

Un nombre que volvería a hacer historia años más tarde pero no en el mar, sino fuera de este planeta como un transbordador espacial y que un día como hoy a las 11:26 de la mañana del 2011 despegaría por última vez hacia a la Estación Espacial Internacional.

El Atlantis perteneció a la fuerza élite que puso al hombre en órbita en esta segunda generación de viajes espaciales. En donde las naves serían utilizadas varias veces y no sólo una como sus antecesoras.

Tener de cerca a uno de estos transbordadores era impresionante. Dejando a un lado los cohetes impulsores, estamos hablando de una nave de casi 15 metros de altura, 37 de longitud y 24 metros de ala a ala.

Sin carga pesaba 78 mil kilos, algo así como 12 elefantes africanos. Y eso que este modelo era más liviano que el Columbia.

Aun así, esto no impedía que alcanzaran 28 mil kilómetros por hora. Lo que les permitía llegar desde el lanzamiento a la órbita en sólo 8 minutos con 50 segundos. Y una vez sobre el planeta poder ver el amanecer o el atardecer cada 45 minutos.

Millones de componentes, accesorios, herramientas y botones funcionando todos juntos a la perfección.

En una nave con nuevos paneles de controles, actualizando los utilizados en los 70 por versiones más ligera, plana y con pantallas LCD. Incluso la nave podía ser piloteada a la Tierra por una sola persona en caso de emergencia.

El transbordador Atlantis contaba además con una base de 30 mil mosaicos especiales que protegían del calor a los ocupantes, pues al entrar a la Tierra algunos componentes alcanzan 1650 grados centígrados. Lo sorprendente con este recubrimiento era que después de esta temperatura, se enfriaba al tacto en 1 minuto.

Durante esta última misión a la Estación Espacial Internacional el presidente Barack Obama envió como carga especial, una bandera de los Estados Unidos, haciendo la broma de que esa bandera sería para la primer empresa privada estadounidense que llevara astronautas de regreso.

La respuesta no se hizo esperar, Space X aceptó el reto a través de un tuit que decía: “comenzamos la secuencia para capturar esa bandera”. Dando inicio a algo que está cada vez más pronto a suceder.

Contenido relacionado

El Tesla Roadster lanzado al espacio podría acabar con la vida en Marte

Be the first to comment

Opina

Tu email no será publicado .


*