Cinco consejos para tener tu auto en óptimas condiciones

Mantén tu auto en buenas condiciones

 

La nueva verificación ha probado que una buena parte de la ciudadanía ha estado a la altura de las exigencias, sin embargo, los establecimientos han presentado una serie de fallas, producto de la incorrecta configuración de algunos equipos y una pobre comunicación entre automotrices, gobierno y verificentros. Estas razones han provocado que decenas de vehículos, incluso 2016, no pasen las pruebas para el engomado correspondiente. Sin embargo, tenemos confianza que en breve las complicaciones sean resueltas. Mientras tanto te ofrecemos una serie de recomendaciones que permitirán que tu automóvil tenga el menor número de fallas
mecánicas, un mantenimiento adecuado y uso correcto, que a futuro traerá beneficios al momento de aspirar a un holograma 0 (cero), 00 (doble cero) ó al menos evitar que destines gran parte de tu dinero para solucionar fallas producto de descuidos o excesos que bien pudieron evitarse.

 

  • 1. El aceite del automóvil es vital para un buen funcionamiento del vehículo, por ello debemos revisar que siempre este en óptimas condiciones. Por manual, se recomienda hacer cambio de aceite cada vez que tu coche haya recorrido entre 5 y 7 mil kilómetros, sin embargo, te sugerimos que cada seis meses revises la varilla del aceite, esto te permitirá saber qué tan quemado está, la viscosidad y por supuesto si está en nivel óptimo o le falta un par de litros. Nunca le pongas aceite de más, pues esto reducirá la vida útil del motor. Y finalmente, de vez en vez, observa que tu auto no deje manchas de aceite en el pavimento, esto lo podrás notar de mejor manera luego de una noche en que haya estacionado y en caso de presentar fugas, llévalo lo más pronto posible con tu mecánico.

 

  • 2. Una vez que recorras de 10 a 15 mil kilómetros, lleva tu auto con el mecánico para que le hagan el cambio del líquido de frenos, esto es vital porque de eso dependerá la respuesta que tengas cuando necesiten detener el auto. Al igual que con el aceite, checa cada 6 meses el nivel de líquido de frenos, esto lo podrás hacer observando dicho nivel en el pequeño tanque que está colocado a un costado del motor. Si no lo ubicas pídele a tu mecánico que te indique donde están los principales medidores del coche (aceite, frenos, anticongelante y agua) para que tengas la confianza de saber en qué condiciones está tu vehículos. Además del liquido de frenos, revisa las pastillas de los discos en las ruedas y ve qué tan delgadas se encuentran. Evita frenar bruscamente en el tráfico, esto no sólo evitará que gastes de más los frenos, también te ayudará a consumir gasolina de forma moderada.

 

  • 3. Sabemos que la gasolina va ligada a la economía de cada usuario. Y en muchas ocasiones buscas aprovechar hasta la última gota de combustible antes de recargarlo. Por ello te decimos que esto te podría traer gastos mucho mayores. Si dejas que el tanque se vacíe, los sedimentos de la gasolina (así es, no tenemos una gasolina muy limpia que digamos) empezarán a tapar los inyectores y estos se llenarán de sedimentos, lo que al tiempo provocará que tengas que cambiarlo con el costo que esto representa. Ante esta situación, te aconsejamos que siempre pongas como mínimo la reserva del vehículo para cargar combustible y así reduzcas este problema, además de que sabrás que siempre contarás con tu coche cuando lo necesites, pues no hay peor cosa que tener un emergencia y que tu auto te deje a media calle, por algo que pudo evitarse.

 

  • 4. Con el paso de los años, no hemos llenado de mitos sobre un uso adecuado del vehículo. El más frecuente es aquel que dice que hay que dejar calentar el coche por las mañanas al menos 1 minutos antes de partir. Anteriormente esto se hacía porque la viscosidad de los aceites era diferente y el carburador del motor lo requería, pero ahora esto sólo se traduce en un mayor gasto de combustible y desgaste innecesario del auto. Por las mañanas, circula inmediatamente lo enciendas, eso sí, no lo aceleres mucho o hagas algo que fuerce el motor, al menos durante los primeros 15 minutos de trayecto. La mejor manera de recordarlo es como cuando tu te levantas rápido de la cama o cuando te pones a hacer ejercicio sin calentar, el mismo principio y consecuencias similares para tu coche. Y cuando estés detenido en el tráfico o en un semáforo, si tu auto es manual, evitar dejar presionado el clutch, pues esta es la principal causa de visitas al mecánico y lo que más desgasta a la unidad, porque dañas el cluch, la esponja que interviene en esta función, la caja de velocidades y varias piezas más.

 

  • 5. A menos que sea una persona de toda tu confianza, de preferencia no dejes que en las gasolineras los despachadores revisen los niveles de fluidos de tu auto, porque desafortunadamente una buena parte de ellos buscan venderte estos productos para obtener una comisión y en ocasiones tu coche no requiere de estos y una llenado excesivo podría traer graves consecuencias a futuro. Por ello te recomendamos que ante todo, sepas dónde están y cuales son los niveles óptimos de tu coche, que el despachador revise en tu presencia cada uno de ellos y que sólo si tu constatas que efectivamente requiere algo tu auto, lo compres. Para esto deberás saber qué tipo de anticongelante usa (el agua no es recomendable y este siempre debe checarse con el auto encendido), si requieres de aceite multigrado o sintético y lo mismo para el líquido de frenos. Respecto a los aditivos, los mecánicos consultados para esta nota sugieren que no se compren, pues su función no es el mejor desempeño del motor, sino la limpieza de los inyectores, actividad que se lleva a cabo cada que le haces la verificación a tu vehículo.

 

Finalmente, la Comisión Nacional para el uso eficiente de la Energía, recomienda que para ahorrar combustible y evitar un desgaste innecesario de tu automóvil:

  • Evites acelerar o frenar intempestivamente. Intenta hacer estas actividades de forma moderada, conduce siempre viendo dos o tres coches adelante, para que puedas prever ciertas maniobras que te puedan hacer gastar más gasolina o pastillas de frenos. Con el tiempo, cuidarás las bujías, los inyectores, no calentaras el motor y minimizaras la producción de depósitos excesivos de carbón. Mantén una velocidad constante, recuerda que mantenido los 100 km/h el motor economiza combustible, así como en cuarta y quinta velocidad. Y si tienes poca gasolina y crees que no llegas a la próxima estación, mantén una velocidad entre 50 y 60 km/h lo que incrementará enormemente tus posibilidades de llegar sin problemas.

 

  • Finalmente, reduce a lo necesario el uso del aire acondicionado, este representa alrededor del 15% del gasto total de combustible. Baja las ventanillas donde lo consideres seguro y pertinente. Pero si viajas en carretera, lo mejor será hacerlo con los vidrios arriba, así evitarás gastar más gasolina producto de la resistencia que provoca el aire al interior del vehículo.

 

Esperamos que estas recomendaciones sean de utilidad y sobre todo mejoren tu economía y conocimientos de tu auto, recuerda que saber manejar es tan sólo uno de los requisitos que debes saber al momento de tener un coche. Si conoces el tipo de motor que tienes, los fluidos que utilizas, presión del aire y demás detalles que puedes saber sólo con una inspección visual, será muy difícil que te puedan engañar al momento de hacerle un servicio al vehículo, tendrás la confianza de saber la situación real del coche y sobre todo, estarás circulando a bordo de una unidad confiable que podrás utilizar en las buenas y en las malas.

 

EN LA GUANTERA: Te dejamos esta liga, donde podrás encontrar una tabla que -de seguir correctamente las indicaciones- te permitiría ahorrar hasta 7 mil pesos anuales de combustible o 28 mil pesos en cuatro años, siguiendo una serie de recomendaciones y tabuladores calculados por los especialistas de la Secretaría de Energía.

 

Be the first to comment

Opina

Tu email no será publicado .


*