Culiacán: A río revuelto, ganancia de pescadores… #ElOpinador

Culiacán: A río revuelto, ganancia de pescadores... #ElOpinador

Críticos y expertos dejaban ver sus argumentos sobre las consecuencias que traerán las decisiones tomadas aquel jueves en Culiacán

Durante el fin de semana siguieron los dimes y diretes por lo que pasó en Culiacán. Por un lado, el gabinete y allegados cerraban filas con el Presidente y dejaban ver su apoyo en cuanta red social era posible.

Algunos más alejados aplicaban aquello de que a río revuelto ganancia de pescadores, y a través de sus comentarios, esperaban ser vistos por el Ejecutivo, más por el poder de su labia que por el de sus acciones.

Por otra parte críticos y expertos, dejaban ver en medios e internet, sus puntos de vista y argumentos sobre las consecuencias que traerán las decisiones tomadas aquel jueves que para bien o para mal quedará en la historia de este sexenio.

Y mientras esto pasaba detrás de un púlpito, desde un escritorio o bajo la seguridad de Twitter, qué sucedía en el campo de batalla, ahí donde las decisiones se quedan, donde los soldados seguirán destacados y en donde el fuego no entiende de política.

Por lo pronto, ha trascendido que alrededor de 60 familias de la Unidad Habitacional Militar de la colonia 21 de Marzo, se mudaron a otras sedes castrenses o con parientes y conocidos por miedo a represalias luego de que el jueves integrantes del Cártel de Sinaloa se acercaron a la zona y realizaron disparos al aire.

Una situación complicada para muchos militares quienes en cumplimiento de su deber, ahora deberán tener a sus familias lejos por su propia seguridad. Por ello, va desde aquí un homenaje a nuestras fuerzas armadas, quienes desde sexenios pasados se han mantenido firmes a su juramento con honor, valor y lealtad.

Y para quienes dudan del actuar de los soldados al no repeler las agresiones en Culiacán, me gustaría leerles algo del reglamento general de los deberes militares:

Artículo 2. El principio vital de la disciplina es del deber de obediencia. Todo militar debe tener presente que tan noble es mandar como obedecer y que mandará mejor quien mejor sepa obedecer.

Artículo 3. Las órdenes debe ser cumplidas con exactitud e inteligencia, sin demoras ni murmuraciones; el que las recibe, sólo podrá pedir le sean aclaradas, cuando le parezcan confusas, o que se le den por escrito cuando por su índole así lo ameritan. 

Así que antes de decir que tenemos un ejército arrodillado, o unas fuerzas armadas que retroceden, debe quedar claro que en este país tenemos a una milicia que sabe seguir órdenes, que se guían por un código y que jamás atentarán contra su nación.

Y ojalá, también quede claro, que nunca será lo mismo tomar una decisión desde un escritorio, que llevarla a cabo desde el campo de batalla. 

Contenido relacionado

Penal de Aguaruto, Culiacán, se queda sin Director por fuga de reos

Be the first to comment

Opina

Tu email no será publicado .


*