¿Eres de los que cree en estos 6 mitos referentes a la salud y el sueño?

Un equipo de expertos en medicina del sueño clasificaron alrededor de 20 mitos respecto al buen dormir y su impacto en la salud

Todos hemos escuchado alguna vez sobre la importancia de tener un sueño y un descanso reparador que nos permita tener salud en nuestro día a día. Sin embargo, también hemos escuchado muchos mitos al rededor que en primer instancia parecerían saludables pero que no lo son según la ciencia.

Investigadores de la Facultad de Medicina de la Universidad de Nueva York, en Estados Unidos, revisaron más de ocho mil sitios web para identificar las 20 suposiciones más comunes sobre el sueño.

«El sueño es una parte vital de la vida que afecta a nuestra productividad, estado de ánimo, salud general y bienestar. Disipar los mitos sobre el sueño promueve hábitos más saludables que, a su vez, promueven una mejor salud en general», explica la investigadora principal del estudio, Rebecca Robbins, investigadora postdoctoral del Departamento de Salud de la Población de la Universidad de Nueva York en Langone Health.

El equipo de expertos en medicina del sueño, los clasificaron en función de si podían ser calificados como mito o real, y del daño que podía causar.

Aquí te traemos los 6 mitos más frecuentes que «podrían representar una amenaza significativa para la salud», advierten los responsables del trabajo en un artículo en la revista ‘Sleep Health’.

Dormir cinco o menos horas no afecta nuestra salud

Mucha gente cree que dormir menos de cinco horas por noche estaba bien, esto porque la falta de sueño puede que no impacte en nuestro desempeño diario, no obstante, la falta de sueño puede desatar vulnerabiliad a sufrir más enfermedades cardiovasculae, sufrir una pobre reacción mental e incrementa la probablidad de morir más jóvenes.

Los especialistas señalan que debemos dormir entre siete y 10 horas cada noche, dependiendo de nuestra edad, pero los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU. dicen que un tercio de los estadounidenses duermen menos de siete horas por noche.

Según las estadísticas del Día Mundial del Sueño, la falta de sueño amenaza la salud de hasta 45% de la población mundial.

La ciencia también ha relacionado la falta de sueño con la presión arterial alta, un sistema inmunitario debilitado, aumento de peso, falta de libido, cambios de humor, paranoia, depresión y un mayor riesgo de diabetes, accidente cerebrovascular, demencia y algunos tipos de cáncer.

Tomar siestas en cualquier momento y lugar ayudan al cuerpo a recuperarse

Quedarse dormido tan pronto como el automóvil / tren / avión comienza a moverse no es una señal de una persona bien descansada, dicen los expertos en sueño. De hecho, es todo lo contrario.

Quedarse dormido instantáneamente en cualquier lugar, en cualquier momento, es una señal de que no está durmiendo lo suficiente y de que está cayendo en los episodios de ‘micro sueño o mini-sueño‘, lo que significa que tu cuerpo está tan agotado que cada vez que tienes un momento, comenzarás a pagar tu deuda de sueño”, destacó el estudio.

Te sientes somnoliento por la acumulación de una sustancia química llamada adenosina en el cerebro, que se desarrolla durante todo el día a medida que llega la noche. Dormir profundamente reduce ese químico, de modo que cuando te levantas, los niveles están en su nivel más bajo y te sientes renovado.

Pero mientras más tiempo permanezcas despierto y cuanto menos duermas, más aumentarán tus niveles de adenosina, que es lo que se llama una carga de sueño o una deuda de sueño.

Tu cerebro y tu cuerpo pueden adaptarse a menos horas de sueño

Eso también es un mito, dicen los expertos pues el cuerpo pasa por cuatro fases distintas de sueño para restaurarse completamente a sí mismo.

En la etapa uno, comienzas a dormir ligeramente, y en la dos, te desconectas de tu entorno, que es donde pasarás la mayor parte de tu tiempo total de sueño. Las etapas tres y cuatro contienen el sueño más profundo y reparador y el estado de ensueño de REM, o el sueño de movimientos oculares rápidos.

“Durante el REM, el cerebro es altamente reactivo. Casi parece que tu cerebro está despierto si te conectáramos a dos electrodos más y pudiéramos monitorear tus ondas cerebrales”, señaló el investigador principal del estudio, Girardin Jean-Louis, profesor en el Departamento de Salud de la Población.

REM puede ocurrir en cualquier momento durante el ciclo de sueño, pero en promedio, comienza aproximadamente 90 minutos después de haberte dormido.

Debido a que una buena noche de sueño te permite repetir tu ciclo de sueño, pasarás por varios ciclos REM, que representan aproximadamente el 25% de tu tiempo total de sueño.

Otra etapa importante del sueño es el sueño profundo, cuando las ondas cerebrales se vuelven lentas en lo que se denomina ondas delta o sueño de ondas lentas. Es el momento en que se libera la hormona del crecimiento humano y se procesan los recuerdos.

Roncar significa un sueño profundo y mejor descanso

Los ronquidos ruidosos y estridentes interrumpidos por pausas en la respiración es un síntoma de la apnea del sueño, un trastorno peligroso del sueño que, según el Instituto Nacional del Corazón, los Pulmones y la Sangre, aumenta el riesgo de ataques cardíacos, fibrilación auricular, asma, alta Presión arterial, glaucoma, cáncer, diabetes, enfermedad renal y trastornos cognitivos y de comportamiento.

“La apnea del sueño es extremadamente agotadora”, dijo Robbins. “Estos pacientes duermen y luego se despiertan una y otra vez; luego luchan contra el sueño durante todo el día porque están muy cansados. También está muy poco diagnosticado. Creemos que afecta a alrededor de 30% de la población y alrededor de 10% se diagnostica”.

¿No puedes dormir? Permanece en la cama con los ojos cerrados e inténtalo

Los expertos del sueño dicen que seguir contando ovejas durante más de 15 minutos no es lo más inteligente.

“Si nos quedamos en la cama, comenzaremos a asociar la cama con el insomnio”, dijo Robbins, y compara esta actitud con “ir al gimnasio y pararse en una cinta de correr y no hacer nada”.

A un durmiente saludable le toma 15 minutos dormir, por lo que si estás dando vueltas en la cama mucho más tiempo que eso, debes levantarse, cambiar el entorno y hacer algo sin sentido: “Mantén las luces bajas y dobla los calcetines”, sugirió la especialista.

No importa a qué hora del día duermas

“Recomendamos que las personas tengan un horario regular de sueño porque controla lo que llamamos el reloj biológico, o ritmo circadiano, del cuerpo”, dijo Jean-Louis. “Eso controla todas las hormonas del cuerpo, la temperatura corporal, la alimentación y la digestión, y los ciclos de sueño y vigilia”.

Cuando tu reloj interno y el mundo exterior están desfasados, puedes sentirte desorientado, mentalmente nublado y con sueño en momentos en que necesitas estar funcionando a niveles óptimos. Solo piensa en lo que sucede cuando viajas a través de zonas horarias o cuando entra en juego el horario de verano.

Los estudios en trabajadores por turnos, que trabajan a horas inusuales y viven fuera de sincronía con su ritmo biológico normal, muestran que tienen un mayor riesgo de enfermedad cardíaca, úlceras, depresión, obesidad y ciertos tipos de cáncer, así como una mayor tasa de accidentes y lesiones en el lugar de trabajo por una tasa de reacción más lenta y una toma de decisiones deficiente.

Contenido relacionado

Desmenuzamos los mitos y realidades sobre el metabolismo
Acerca de PacoZea.com 54566 Articles
Somos un equipo amplio de colaboradores y redactores capitaneados por Francisco Zea, que nos enfocamos en traer las noticias que importan, contadas como el lector quiere.

Be the first to comment

Opina

Tu email no será publicado .


*