Hijo de pastor herido por bala perdida en Iztapalapa

Otra bala perdida en Iztapalapa termina lesionando a un menor

Una bala perdida en la alcaldía Iztapalapa, resultó lesionar a un menor de tres años, quien es hijo de un pastor extranjero de una iglesia Bautista.

Joe Wynne, pastor de la iglesia Fundamental Monte Sión, en la colonia Xalpa relató en Facebook los hechos ocurridos el miércoles pasado al interior del templo.

Con el título: «Dios es increíble», Wynne describió el momento en que sucedió el incidente mientras leía su biblia y su esposa Kella se encontraba dialogando con otras mujeres, cuando escuchó un impacto sobre la azotea y luego vino el llanto de su pequeño hijo que se encontraba con otros dos niños.

Estaba fuera del lado cuando oí un fuerte accidente en la azotea; mi hijo comenzó a llorar duro… mi esposa corrió hacia él, recogió a nuestro hijo y apuntó a la bala en el suelo. Tomé la bala y vi a mi hijo gritando y sangrando de sus labios. En ese momento me sentí tranquilo de alguna manera», relató el religioso que tiene algunas semanas de haber llegado a vivir a Iztapalapa.

Este nuevo caso de lesiones de menores por balas perdidas, se da a cuatro días de que Megan Garrido, una niña de seis años perdiera el ojo izquierdo después de que una ojiva atravesara la madrugada del 6 de junio el techo de lámina y resultara herida.

Joe Wynne también señaló que comprobó que la bala que hirió a su hijo penetró el techo y aterrizó directamente en la cara del menor, pero provocó «muy poco daño».

Anoche nuestro hijo se levantó y dijo que tenía miedo…. ¡Sí, cosas muy aterradoras!», expresó el religioso en la red social.

La Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México informó que hasta el momento no se ha presentado una denuncia por estos hechos.

Contenido relacionado

Otra bala perdida deja a niña herida de gravedad en Iztapalapa

Acerca de PacoZea.com 39108 Articles
Somos un equipo amplio de colaboradores y redactores capitaneados por Francisco Zea, que nos enfocamos en traer las noticias que importan, contadas como el lector quiere.

Be the first to comment

Opina

Tu email no será publicado .


*