La certificación de bienestar animal como un compromiso y herramienta de rentabilidad

La certificación de bienestar animal como un compromiso y herramienta de rentabilidad
La certificación de bienestar animal como un compromiso y herramienta de rentabilidad

La certificación de bienestar animal, a diferencia de la orgánica, no exige que todo el alimento de ejemplar sea orgánico, lo cual facilita mucho el proceso

En un momento histórico en el que el tema del bienestar animal cobra mayor relevancia entre la sociedad, surgen organizaciones como el Instituto Certified Humane, surgida en 2016 como representante para Latinoamérica de la ONG estadounidense Humane Farm Animal Care (HFAC), cuyo objetivo es garantizar que todos los animales empleados o implicados en la elaboración de alimentos estén bajo óptimas condiciones a lo largo de toda la cadena de producción.

Cuando hablamos de bienestar animal en la industria alimenticia, se incluyen tres pilares fundamentales: que los ejemplares estén sanos y bien alimentados, que se les excluya de emociones negativas como el dolor y el miedo crónico y que puedan desarrollar algunas de las conductas propias de su especie.

Al respecto, Luiz Mazzon, Director General de Certified Humane nos explica en entrevista que cuando el consumidor final vea el sello de la organización, “estará eligiendo un producto producido de manera más sustentable y va a presionar al productor para mudar sus prácticas”.

La certificación de bienestar animal como un compromiso y herramienta de rentabilidad
La certificación de bienestar animal como un compromiso y herramienta de rentabilidad

Señalando que es un programa muy parecido al de la certificación orgánica, con la diferencia de que ellos cuentan con un programa de certificación anual por especie: Gallinas ponedoras; pollos y pavos, cerdos, bovinos, bisontes, borregos y cabras.

Además, “la norma fue establecida y es actualizada por un comité científico que fue creado por la organización HFAC con cuarenta profesionales de varios países del mundo” que cada año realizan exhaustivas revisiones.

Con presencia en Brasil, Argentina, Australia, Canadá, Chile, Estados Unidos, Perú, Uruguay, Hong Kong y zonas de Medio Oriente, Mazzon insiste en que contar con un certificado de bienestar animal es una excelente decisión para posicionarse en un mercado cada vez más preocupado porque los productos de origen animal sean generados de manera responsable y bajo buenas prácticas.

Esto ante la avalancha de reportajes y documentales que exhiben las paupérrimas e inhumanas condiciones los que son sometidos cerdos, gallinas o vacas.

La certificación de bienestar animal como un compromiso y herramienta de rentabilidad
La certificación de bienestar animal como un compromiso y herramienta de rentabilidad

En este punto, Luiz Mazzon reitera que, a diferencia de la certificación orgánica, la de bienestar animal que maneja Certified Humane no exige que todo el alimento de los ejemplares sea orgánico y no transgénico, lo cual facilita mucho el proceso para los interesados en obtener el sello.

Al cuestionarle sobre el tema de manipulación genética nos explica que, si bien no aceptan las mutaciones, no están en contra del mejoramiento, desde el punto de vista de la evolución de una especie.

¿Pero en qué consisten los requerimientos generales de operación para ser avalados? Entre otros aspectos, los animales deben permanecer sin jaulas o restricciones de movimiento, que la alimentación sea nutritiva y específica de la especie – sin subproductos de origen animal para autenticar la seguridad alimentaria-, está prohibido el uso de antibióticos subterapéuticos y promotores de crecimiento, y que existan normas para el sacrificio compasivo.

La certificación de bienestar animal como un compromiso y herramienta de rentabilidad
La certificación de bienestar animal como un compromiso y herramienta de rentabilidad

Así, hablando específicamente de México, puntualiza que nuestro país es uno de los más rezagados, pese a su importancia en la industria alimentaria, estando en los primeros lugares de exportaciones de productos como el huevo.

“La verdad es que no entiendo muy bien porqué México tarda tanto en eso, yo no sé si al productor le falta confianza de que este tipo de mensaje impacta con el consumidor”, insiste.  

Extendiendo así la invitación a todos los involucrados en la industria, desde granjas hasta restaurantes o supermercados, para integrarse a esta dinámica que sin duda que les traerá importantes beneficios con un consumidor que cada vez se cuestiona más de donde viene el producto que está interesado en adquirir.

La certificación de bienestar animal como un compromiso y herramienta de rentabilidad
La certificación de bienestar animal como un compromiso y herramienta de rentabilidad

Quienes estén interesados en obtener el visto bueno de bienestar animal en sus productos o servicios, pueden ingresar al sitio web certifiedhumanelatino.org para obtener toda la información del proceso.

Contenido relacionado

Basta con el confinamiento de los animales de granja: Humane Society International