Lo que todo ciclista debe saber

Mientras la Real Academia de la Lengua define los términos Lord y Lady, como aquellos títulos nobiliarios dados por los británicos a algunos integrantes de la clase alta, quienes cuentan con cierto grado de autoridad y preocupación por el cuidado del resto de la sociedad. En México, este término combinado con la sátira e ironía que nos caracteriza, se le ha otorgado a un grupo de personas que brillan justamente por esa falta de clase y valores de comportamiento frente a la sociedad. Curiosamente, muchos de esos casos han sido grabados en la vía pública, involucrando automóviles, motocicletas, bicicletas o peatones.

Ante la falta de civilidad de estas personas poco se podrá hacer, a menos que seamos verdaderamente autoridad. Es una educación que no se aprende en los colegios, sino que se lleva desde la casa en los primeros años de vida y que con el tiempo se convierte en la personalidad que acabará con el equilibrio social cuando llegue a su máximo punto de abuso o prepotencia. Un claro ejemplo lo acabamos de ver con el que ahora es conocido como #LordAutodelcuartetodearosentrelazados (sí, no creo que sea justo que una marca como Audi, tenga que cargar con la «promoción» negativa que un individuo le trajo después de intentar arrollar a un ciclista… ¡sobre el carril exclusivo de ciclistas! en una de las transitadas calles de la Ciudad de México). Si aún no conocen a este personaje, aquí su nada grata presentación:

Lo cierto es que estamos llenos de estrés y gente sin control, y esto no pinta para mejorar. Por ello, debemos estar lo mejor preparados para salir con bien de situaciones que puedan poner en riesgo nuestra integridad. Por fortuna, los inmiscuidos en el video no salieron lesionados, pero para circular con mayor tranquilidad, aquí el ABC que todo ciclista debe conocer -ya sea nuevo o experimentado- antes de montar su vehículo por las calles.

  • Las calles y avenidas de una ciudad no sirven para aprender a andar en bici, para eso están los parques y lugares especiales para ello. Chapultepec por ejemplo, está remodelando la tercera sección y promete ser un lugar perfecto para dar los primeros pedaleos en familia. Por supuesto también tenemos el Centro Cultural de Ciudad Universitaria que todos los domingos destina un área exclusiva para ciclistas. Además de todos los parques y pistas que encontramos en cada una de las entidades del país.
  • Antes de subirte a la bicicleta asegúrate de que este en buenas condiciones físicas y mecánicas. Revisa la presión de las llantas, que los frenos funciones, el manubrio y el asiento bien ajustado y en caso de contar con luces, que estas funcionen correctamente. Este proceso de chequeo te lleva menos de 2 minutos y es vital que lo lleves a cabo no sólo con tu bici, sino con cada una que rentes, ya sea EcoBici o algún otro sistema.
  • Es recomendable no exceder el número de ocupantes en la bici. Sólo podrá viajar alguien más contigo si el vehículo cuenta con los aditamentos especiales para ello.
  • Al igual que los motociclistas, el ciclista es la carrocería del vehículo, por ello nuestra protección debe estar garantizada. Se recomienda en la medida de lo posible, siempre circular portando un casco (de nuestra talla), coderas y rodilleras. Además de un chaleco reflejante o ropa con algún tipo de distintivo luminoso o reflejante, evita portar colores obscuros de ropa. La visibilidad ante los demás, siempre marcará la diferencia.

Carril ciclistas

  • En algunas ciudades, existen carriles exclusivos para ciclistas, siempre úsalos en el sentido correcto para evitar un contratiempo. En caso de no existir un espacio especial, como ciclista -y con base en el nuevo Reglamento de Tránsito– tienes derecho a circular por el carril de baja velocidad usando el área completa (excepto por vías primarias, carriles centrales o interiores de vías de acceso controlado), y los autos tienen la obligación de rebasarte dejando una distancia de metro y medio entre tu y ellos.
  • Como no cuentas con direccionales, siempre avisa que darás una vuelta, te detendrás o cambiarás de carril, no asumas nada. Recuerda que aunque tu tengas el derecho de paso, el resto tiene un coche, una moto o un camión, por lo que es mejor dejar pasar a un imprudente, que vivir un par de días en el hospital porque tuviste la razón. Aquí la lógica y el sentido común dicta tu actuar.
  • Jamás circules por la banqueta, este permiso sólo lo tienen niños menores de 12 años y policía. Viajar en bicicleta por las aceras pone en riesgo a los peatones y te podría traer una sanción fuerte, ya que con este nuevo reglamento en la CDMX, la policía tiene la obligación de llevarte ante el Ministerio Público si atropellas a un peatón y el afectado decide levantar cargos por lesiones o daños. No rompas la ley, si los peatones o automovilistas lo hacen, no seas quien continúe con esta cadena de impunidad.
  • El manubrio está diseñado para usarse con ambas manos y a pesar de que lleves años sobre la bici, el distraerte cargando bultos con la otra mano, contestar el celular y demás actividades, harán que con un simple descuido de alguien más y una distracción tuya, puedas acabar en un accidente que se pudo evitar.
Manubrio con las dos manos
Manubrio con las dos manos
  • El ciclista sólo podrá cruzar una luz roja cuando sea imposible frenar o que ya esté dentro del cruce. Por ello, es importante que como automovilista esperes unos segundos después de que cambie la luz. Y como ciclista recuerda que esta medida fue pensada para minimizar riesgos, no como una prueba para saber que si puedes ganarle al alto
  • En un cruce sin semáforos, ciclistas y peatones tiene el paso, pero volvemos a lo mismo, usa la lógica, tus reflejos y el sentido común. No queremos que te topes con un Lord o una Lady y te eche a perder el día.
  • Como automovilista es nuestra obligación respetar y cuidar a los ciclistas. No sólo porque son vulnerables ante un percance, sino porque son personas que no están ocupando el lugar de un auto más y con ello reducen el ya de por si caótico tráfico.

Finalmente les diría que una cosa es prioridad y otra muy diferente es exclusividad, saber diferenciarlas nos ayudará a tomar mejores decisiones. Nunca pongas en riesgo tu vida como ciclista aun cuando tengas la razón, recuerda que los puntos ciegos de autos y camiones en muchas ocasiones producen accidentes que pudieron evitarse si el ciclista hubiera detenido su paso. Aprender a coexistir entre pedales y motores no sólo nos hará mejores ciudadanos y menos lord o ladies, además ayudará a que nos demos cuenta de las bondades de cada transporte y los usemos en busca de reducir el tráfico y estrés que aquejan a diario las grandes metrópolis.

EN LA GUANTERA: Había una vez un conductor que venía circulando tranquilamente por una avenida, a lo lejos vio como bajaba de una calle a toda velocidad un camión enorme. El conductor al acercarse al crucero se da cuenta que tenía la luz verde y podía pasar, pero el camión seguía acercándose cada vez más rápido. El automovilista confiando en que el tenía derecho de vía y el respaldo del reglamento de tránsito decidió continuar por el crucero. Al llegar al cruce ambos vehículos chocan. Un tanto aporreado, el conductor del auto baja de su vehículo y le reclama al chofer del camión: «¡qué no vio que yo tenía el siga!» A lo que este le contesta: «¿y usted no vio, que yo tenía el camión?!». Ante la cruda realidad, ser más inteligentes es lo único que siempre tendremos a nuestro favor.

 

Be the first to comment

Opina

Tu email no será publicado .


*