Los vehículos que el 2016 aportó al futuro

Los vehículos que el 2016 aportó al futuro
Los vehículos que el 2016 aportó al futuro
Los vehículos que el 2016 aportó al futuro
Los vehículos que el 2016 aportó al futuro

Se va el 2016. Pero durante estos 12 meses, diversos fabricantes de vehículos dejaron sus proyecciones a futuro sobre cómo irán cambiando las opciones de movilidad en nuestro planeta. Algunos de ellos se aventuraron a marcar tendencia para los próximos 100 años, mientras que otros prevén el cambio a corto plazo. Y mientras esto pasa, conozcamos las propuestas más destacadas.

 

El Auto del futuro

A mediados de año, Rolls Royce presentó su Vision Next 100. El 103EX es la apuesta de la firma británica para los próximos 100 años en la industria automotriz. Este biplaza de casi 6 metros contará con un diseño que hace gala de la elegancia de la marca. Contará con un motor tan potente como un V12 pero trabajará con biocombustible o será eléctrico.

Sin embargo, lo más atractivo de este modelo está fuera del cofre. El auto del futuro estará controlado por Eleanor, un personaje de realidad virtual que además de conducir hará una revisión diaria de los dispositivos móviles del propietario para conocer su agenda y cada vez que suba al vehículo tener listas las rutas para llegar pronto a sus reuniones, ofrecerá un perfil de las personas con las que se verá. Y mientas llega a su destino escaneará al dueño para saber su estado de ánimo y consentirlo con su música favorita, además de un ambiente de luces que lo relaje o lo active, según sea el caso.

Este carruaje futurista transportará a dos personas en una especie de sillón lounge con lo último en seguridad. En lugar de tablero contará con una enorme pantalla de controles y su precio estaría por arriba de los 4 millones de dólares.


La Moto del futuro

Para los amantes de las dos ruedas, BMW lanzó su vehículo del futuro. Un modelo que si bien respeta las líneas de una motocicleta, ofrece muchas ventajas para los conductores. De entrada, el casco será cosa del pasado. En su lugar usarán unas gafas inteligentes con las que controlará la dirección, posibles rutas y por supuesto recibirá información sobre el tráfico, clima, así como toda la información necesaria para tomar las debidas precauciones al conducir por ciudad o carretera. Además, contará con una cámara retrovisora para no perder detalle de lo que sucede a su alrededor.

Obviamente el hecho de quitar el casco causó conmoción inmediatamente pero todo tiene una razón. La moto está pensada para un futuro en el que todos los vehículos sean autónomos y se comuniquen entre sí. Al quitar el factor humano, los algoritmos controlarán el flujo de circulación y los accidentes desaparecerían, pues no habría conductores imprudentes, acelerones inesperados o cerrones producto de un humano enojado.

Bajo un diseño minimalista, esta motocicleta eléctrica sería amigable con el planeta al ser cero emisiones. Contaría con un sistema de autobalanceo con inteligencia artificial, para que el piloto jamás caiga al suelo. Lo único malo es que todo indica que veremos este modelo circulando dentro de 20 años.


El Avión del futuro

Concebido por el Politécnico de Lausanne, en Suiza desde el 2013, este sistema de viaje aéreo del futuro conocido como Clip-Air, es un modelo de transporte basado en una serie de cápsulas muy parecidas a un avión sin alas. Cuenta con una cabina y espacio para carga o para transportar a 450 pasajeros en sus 30 metros de largo y 29.5 toneladas de capacidad. Algo así como el equivalente a 3 aviones A320 pero usando sólo la mitad de la potencia.

Pero, ¿qué tiene de extraordinario este sistema? Estas enormes cápsulas se conectarán a un par de alas capaces de soportar entre 3 y 5 módulos que se conectarán y desprenderán según las rutas. Los pasajeros ya no necesitarán ir a una terminal aérea. Podrán abordar este transporte en cualquier parte de la ciudad como si se tratara de un camión o tren. Cuando esté lleno, las estructuras llegarán a una zona donde se engarzarán a las alas para viajar a distintos puntos del planeta.

Funcionará a través de 3 motores abastecidos por hidrógeno líquido o algún otro biocombustible para ser amigable con el ambiente, reducir emisiones y gastar aún menos combustible. Este año pinta para ser el arranque del proyecto que tal vez en un par de décadas podría ser una realidad.

 

 

EN LA GUANTERA: Estos sistemas futuristas no son los únicos. Los automóviles competirán con los nuevos modelos eléctricos y autónomos de Tesla y Google. Las motocicletas por lo pronto estarán provistas de mejores cascos con conexiones a internet. Y en Alemania están ya trabajando en jets eléctricos de despeje vertical. Al final, la imaginación será el límite y la paciencia y el conocimiento los encargados de desarrollar la tecnología necesaria. Por lo pronto, si tuvieran la posibilidad de crear variantes de transporte, ¿qué podrían imaginar?

Be the first to comment

Opina

Tu email no será publicado .


*