Mitos alrededor del cáncer, ¿será que usar antitranspirante lo causa?

Mitos alrededor del cáncer, ¿será que usar antitranspirante lo causa?
Mitos alrededor del cáncer, ¿será que usar antitranspirante lo causa?

¿Qué mitos conoces alrededor del cáncer? ¿El uso de aparatos eléctricos como el celular, el horno de microondas y los antitranspirantes causan cáncer?

Hasta hace un par de décadas, hablar de cáncer era tocar un tema sensible y hasta tabú para muchas personas que relacionaban la palabra con sinónimo de muerte inminente. No obstante, el cáncer debe ser mirado como lo que es, una enfermedad curable si se detecta a tiempo.

Actualmente, la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha informado que el cáncer es la segunda causa de muerte en el mundo, pronosticando que para el año 2035 podría haber hasta 15 millones de fallecimientos relacionados con tumores cancerígenos.

Sin embargo, la misma organización ha señalado que existe hasta un 40% en que los casos de cáncer se podrían evitar con la adquisición de hábitos saludables que busquen reducir o eliminar la obesidad, el sedentarismo, el alto consumo de alcohol y el tabaquismo en millones de personas.

Tristemente, la desinformación se ha apoderado de las redes sociales y algunos medios de comunicación, difundiendo mitos sobre el origen del cáncer, desatendiendo las recomendaciones y advertencias de entidades sanitarias mundiales o de su médico de cabecera.

Aquí te presentamos los mitos más comunes que asocian que el cáncer se adquiere como consecuencia del uso cotidiano de ciertos productos y objetos, afirmaciones que no han sido comprobadas científicamente y que sólo producen preocupaciones innecesarias acerca de la salud propia y la de los familiares.

  1. El cáncer es una sentencia de muerte.

La probabilidad de morir por cáncer ha bajado en forma constante desde la década de 1990. En la actualidad, los índices de supervivencia menor a los cinco años sólo ocurren en pacientes afectados para cánceres agresivos no detectados a tiempo en seno, próstata, tiroides, estómago y pulmón.

Esto en comparación con el índice de supervivencia mayor a los cinco años, un 66 por ciento de las personas, quienes inclusive logran vencer esta enfermedad con tratamiento oportuno, cuidados generales y cambios en el estilo de vida de las personas. Para obtener más información, consulte el Informe Anual a la Nación sobre el Estado del Cáncer.

2. Consumir azúcar hará que mi cáncer empeore.

Si bien los estudios de investigación han indicado que las células cancerosas consumen más azúcar (glucosa) que las células normales, ningún estudio ha demostrado que consumir azúcar hará que su cáncer empeore o que, si se deja de consumir azúcar, el cáncer disminuye o desaparece. No obstante, una alimentación con un alto contenido de azúcar puede tener como consecuencia un aumento excesivo de peso, y la obesidad está asociada a un riesgo elevado de padecer varios tipos de cáncer.

3. Los edulcorantes artificiales causan cáncer.

No. Los investigadores han realizado estudios sobre la seguridad de los edulcorantes artificiales (sustitutos del azúcar) sacarina (Sweet ‘N Low, Sweet Twin, NectaSweet); ciclamato; aspartamo (Equal, NutraSweet); acesulfamo de potasio (Sunett, Sweet One); sucralosa (Splenda); y neotame y no han encontrado ninguna evidencia de que causen cáncer en seres humanos. Todos estos edulcorantes artificiales, excepto el ciclamato, han sido aprobados por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) para su comercialización en Estados Unidos.

4. Los antitranspirantes o desodorantes pueden causar cáncer de mama.

Según el Instituto Nacional del Cáncer y otras investigaciones, no hay evidencia conclusiva que vincule el uso de antitranspirantes o desodorantes axilares con cáncer de mama. Algunos informes sugieren que estos productos contienen sustancias dañinas, como compuestos de aluminio y parabenos, que se absorben a través de la piel o entran en el cuerpo mediante cortes causados al rasurarse.

Ningún estudio clínico ha dado todavía una respuesta definitiva a la pregunta de si estos productos causan cáncer de mama, pero las evidencias hasta la fecha sugieren que estos productos no causan cáncer.

5. Los envases de plástico y las películas plásticas transparentes para el microondas liberan en la comida sustancias dañinas que causan cáncer.

Los envases de plástico para el microondas y las películas plásticas transparentes para envolver alimentos pueden usarse sin peligro en el microondas. Sin embargo, los envases de plástico que no son para uso en el microondas podrían derretirse y filtrar sustancias químicas en la comida. Por ello, se recomienda evitar usar aquellos recipientes que nunca fueron para el microondas, como los envases para llevar o los botes de crema batida. Hay que revisar que todos los envases que uses tengan la etiqueta que diga que pueden usarse en el microondas.

6. La gente buena no tiene cáncer.

En la antigüedad, se solía ver las enfermedades como un castigo por malas acciones o pensamientos. En algunas culturas esta visión todavía se mantiene. No obstante, si esto fuera cierto, ¿cómo se explicarían los casos de cáncer en un bebé de 6 meses o en un recién nacido? Estos pequeños no han tenido tiempo de ser malos. No existe ninguna prueba de que alguien contraiga cáncer porque lo merece.

7. Los teléfonos celulares y aparatos que utilizan alto voltaje causan cáncer.

De acuerdo con los estudios realizados hasta el momento, esto es un mito. El cáncer se produce por mutaciones genéticas, y los teléfonos celulares emiten un tipo de energía de baja frecuencia que no hace daño a los genes. Tampoco los cables de alta tensión que emiten energía eléctrica y magnética provocan el desarrollo de esta enfermedad puesto que las paredes y otros objetos bloquean o debilitan con facilidad la energía eléctrica emitida por los cables.

8. El cáncer es contagioso.

En general, no. El cáncer no es una enfermedad contagiosa que se disemina con facilidad entre las personas. La única circunstancia en la que el cáncer puede pasar de una persona a otra es en el caso de trasplantes de órganos o tejidos. Si una persona recibe órganos o tejidos de un donante que tuvo cáncer en el pasado, podría enfrentar en el futuro un mayor riesgo de padecer cáncer relacionado con el trasplante. Pero ese riesgo es extremadamente bajo, cerca de dos casos de cáncer por cada 10 mil trasplantes de órganos. Los médicos evitan usar órganos o tejidos de donantes con antecedentes de cáncer.

Aunque el cáncer en sí mismo no sea contagioso, en ocasiones los virus (que sí lo son) pueden provocar el desarrollo de cáncer. Entre los ejemplos de virus que pueden causar cáncer están:

  • Virus del papiloma humano (VPH): infección de transmisión sexual que puede causar cáncer del cuello del útero y otros tipos de cáncer.
  • Hepatitis B o C: virus que se transmiten mediante las relaciones sexuales o el uso de agujas infectadas y que pueden causar cáncer de hígado.

Contenido relacionado

¿Cómo se previene el cáncer?

Be the first to comment

Opina

Tu email no será publicado .


*