PRI efectuó un proceso inédito con Javier Duarte

PRI efectuó un proceso inédito con Javier Duarte
PRI efectuó un proceso inédito con Javier Duarte
Andrés Granier y Jorge Díaz Serrano, a pesar de las acusaciones en su contra no perdieron sus derechos partidistas como el gobernador de Veracruz

El de Javier Duarte es el primer caso en la historia del PRI, que a uno de sus militantes le retiran los derechos partidistas, por un caso de presunta corrupción. Ni siquiera al exgobernador de Tabasco (2007-2012), Andrés Granier, que está en la cárcel, o el desaforado senador Jorge Díaz Serrano en 1983, el PRI los desamparó.

Ayer, la Comisión Nacional de Justicia Partidaria del PRI acordó la suspensión de derechos de militante al gobernador de Veracruz, Javier Duarte y seis de sus colaboradores, debido a las acusaciones de corrupción que pesan en su contra y, por ende, la mala imagen que se crea en torno al partido político.

En la historia del PRI, personajes de primer nivel, como la maestra Elba Esther Gordillo, que está en prisión por acusaciones de lavado de dinero, dejó al PRI, después de la formación del Partido Nueva Alianza, mientras ella era integrante del PRI.

Según estatutos del PRI, cometer delitos en el ejercicio de funciones públicas amerita la expulsión del partido.

Otro caso es el del senador Manuel Bartlett, que fue secretario de Gobernación con el presidente Miguel de la Madrid, y que se vinculó al PT sin que haya pasado por un proceso ante la Comisión Nacional de Justicia Partidaria, como sucedió ayer con Duarte.

El 30 de julio de 1983, el senador por el PRI, Jorge Díaz Serrano, que había sido director de Pemex entre 1976 y 1981, fue sometido a juicio de procedencia y se convirtió en el primer legislador en perder el fuero para ser procesado por un desfalco de 35 millones de dólares en la entonces paraestatal.

Sin embargo Díaz Serrano –al igual que el exmandatario de Tabasco, Andrés Granier– no perdió sus derechos partidistas.

En cambio, Duarte, que fue acusado por el gobernador electo de Veracruz, Miguel Ángel Yunes Linares, de supuestas irregularidades en la función pública, es investigado por la Procuraduría General dela República, según informó el subprocurador José Guadalupe Medina, hace seis días.

Con esta antecedente, la Comisión Nacional de Justicia Partidaria del PRI dejó abierta la puerta para aplicar sanciones similares a otros políticos de primer nivel, como el exgobernador de Quintana Roo, Roberto Borge, que el domingo pasado no se apersonó en la toma de posesión de su sucesor, Carlos Joaquín González, el todavía mandatario del estado de Chihuahua, César Duarte y el exgobernador de Nuevo León, Rodrigo Medina.

Andrés Becerril/ Foto: Archivo Cuartoscuro
CIUDAD DE MÉXICO.

Be the first to comment

Opina

Tu email no será publicado .


*