¿Qué es y cómo afecta el sarampión?

¿Qué es y cómo afecta el sarampión?
¿Qué es y cómo afecta el sarampión?

El sarampión es causado por un virus de la familia de los paramixovirus y normalmente se suele transmitir a través del contacto directo y del aire

El sarampión es una enfermedad muy contagiosa y grave causada por un virus. Antes de que la vacuna se introdujera en 1963 y se generalizara su uso, cada 2-3 años se registraban importantes epidemias de sarampión que llegaban a causar cerca de 2,6 millones de muertes al año.

El sarampión es causado por un virus de la familia de los paramixovirus y normalmente se suele transmitir a través del contacto directo y del aire. El virus infecta el tracto respiratorio y se extiende al resto del organismo. Se trata de una enfermedad humana que no afecta a los animales.

La intensificación de las actividades de vacunación ha influido de forma decisiva en la reducción de las muertes por sarampión. Se estima que entre 2000 y 2016 la vacuna contra el sarampión evitó 20,4 millones de muertes. A nivel mundial, las defunciones por sarampión han descendido un 84%, pasando de 550, 100 en 2000 a 89,780 en 2016.

Síntomas

El primer signo del sarampión suele ser la fiebre alta, que comienza unos 10 a 12 días después de la exposición al virus y dura entre 4 y 7 días. En la fase inicial, el paciente puede presentar rinorrea, tos, ojos llorosos y rojos, y pequeñas manchas blancas en la cara interna de las mejillas.

Al cabo de varios días aparece una erupción en la piel, generalmente en el rostro y la parte superior del cuello, que se extiende en unos 3 días, acabando por afectar a las manos y pies. La erupción dura de 5 a 6 días, y luego se desvanece. El intervalo entre la exposición al virus y la aparición de la erupción oscila entre 7 y 18 días (media de 14 días).

Complicaciones

La mayoría de las muertes se deben a complicaciones del sarampión, que son más frecuentes en menores de 5 años y adultos de más de 30. Las más graves son la ceguera, la encefalitis (infección acompañada de edema cerebral), la diarrea grave (que puede provocar deshidratación), las infecciones del oído y las infecciones respiratorias graves, como la neumonía.

Transmisión

El virus del sarampión es muy contagioso y se propaga por la tos y los estornudos, el contacto personal íntimo o el contacto directo con secreciones nasales o faríngeas infectadas.

El virus presente en el aire o sobre superficies infectadas sigue siendo activo y contagioso durante periodos de hasta 2 horas, y puede ser transmitido por un individuo infectado desde 4 días antes hasta 4 días después de la aparición de la erupción en la piel.

El sarampión puede producir epidemias que causan muchas muertes, especialmente entre los niños pequeños malnutridos. En países donde el sarampión ha sido prácticamente eliminado, los casos importados de otros países siguen siendo una importante fuente de infección.

Tratamiento

No existe ningún tratamiento antiviral específico contra el virus del sarampión.

Las complicaciones graves del sarampión pueden evitarse con un tratamiento de apoyo que garantice una buena nutrición, una ingesta suficiente de líquidos y el tratamiento de la deshidratación con las soluciones de rehidratación oral recomendadas por la OMS (para reponer los líquidos y otros elementos esenciales que se pierdan con la diarrea o los vómitos). Se deben prescribir antibióticos para tratar la neumonía y las infecciones de los oídos y los ojos.

Prevención

La vacunación sistemática de los niños contra el sarampión, combinada con campañas de inmunización masiva en países con elevada incidencia y mortalidad son estrategias de salud pública fundamentales para reducir la mortalidad mundial por sarampión. La vacuna contra el sarampión, que se viene utilizando desde hace más de 50 años, es segura, eficaz y barata.

En 2016, aproximadamente un 85% de la población infantil mundial recibió a través de los servicios de salud habituales una dosis de vacuna contra el sarampión antes de cumplir un año de vida. En 2000, ese porcentaje fue del 72%. Para garantizar la inmunidad y prevenir posibles brotes, se recomiendan dos dosis de la vacuna, puesto que aproximadamente un 15% de los niños no adquieren inmunidad con la primera dosis.

Erradicación

En septiembre del 2016, América se convirtió en la primera región del mundo en eliminar la transmisión endémica del sarampión tras 22 años de lucha contra la enfermedad, así lo anunció la Organización Panamericana de la Salud (OPS).

Esta fue la quinta enfermedad prevenible que se eliminó en América y la quinta que el continente ha sido la primera región del mundo en eliminar, después de la viruela (1971), la polio (1994), la rubéola y el síndrome de la rubéola congénita (2015).

 

La estrategia de la OPS para eliminar el sarampión se basó en tres pasos:

  • Hacer una campaña nacional para llamar a ponerse al día con la vacuna contra el sarampión dirigida a niños de entre 1 y 14 años.
  • Fortalecer la vacunación de rutina para alcanzar un mínimo de 95% de los niños cada año
  • Hacer campañas masivas de seguimiento cada cuatro años con el fin de vacunar a un mínimo de 95% de los niños de 1 a 4 años con una segunda dosis de vacuna.

 

Contenido relacionado

Secretaría de Salud confirma tres casos de sarampión en la CDMX

3 Trackbacks / Pingbacks

  1. "Enfermedad X", la epidemia que la OMS quiere prevenir - PacoZea.com
  2. Falsa noticia sobre epidemia de sarampión en México se divulga por WhatsApp - PacoZea.com
  3. En Guanajuato se registran más de 10 casos de lepra - PacoZea.com

Opina

Tu email no será publicado .


*