Rammstein se apodera del Hell & Heaven

El metal tuvo su fiesta el pasado sábado 23 de julio con el Hell & Heaven, donde Rammstein se llevó el festival con la aceptación del público gracias a una súper producción y la fuerza escénica que los caracteriza.

Fueron 65 mil personas las que asistieron a este festival que se realizó en la Curva Cuatro del Autódromo Hermanos Rodríguez de la Ciudad de México, donde además de las bandas, hubo un gran ambiente entre cada uno de los escenarios.

Así se sintió luego de que podíamos ver caminando gárgolas, vampiros y vikingos, quienes dieron ese plus especial a nivel artístico más allá de la música.

El escenario principal se dividía en dos: el Hell y el Heaven; así que cuando terminaba una banda inmediatamente seguía la otra, brindando así una agilidad y que no parara en ningún momento las presentaciones.

Ahí se pudieron ver buenas bandas de talla internacional; en la parte Heaven destacaron las presentaciones de Fear Factory, Mushroomhead, Amon Amarth, Ghost y Twisted Sister.

Mientras en el Hell estuvieron nada menos que Tanus, KillCode, DragonForce, Epica, Five Finger Death Punch y Rammstein.

No cabe duda que Till Lindemann como líder de Rammstein ofreció un poderoso show, lleno de pirotecnia, potentes llamaradas y una sencilla producción pero impactante que fue del gusto de todos.

Pudimos escuchar de los alemanes canciones memorables, como Feuer Frei, Sonne, Ich Will y desde luego Du Hast, la que corearon todos los asistentes que reventaron el lugar para sentir a una de las mejores bandas en el estilo mundialmente.

Pero previamente también escénicamente se llevó la noche Ghost con su excéntrico vocalista Papa Emeritus, así como Amon Amarth, dando una especie de viaje en el tiempo con ambientación propia de los vikingos.

Y de la vieja guardia Twisted Sister dio toda una cátedra para despedirse formalmente de los escenarios y lo hicieron en tierras mexicanas, pero además celebraron 40 años de carrera donde su líder Dee Snider sigue siendo una estrella del glam, dejando el alma en cada momento y en especial con el clásico We’re Not Gonna Take It, la cual fue cantada por todo el público.

El Hell & Heaven queda así como un festival en crecimiento y evolución, con sus virtudes y con algunas carencias en logística y producción, pero que con pasos firmes dejan ver que el metal tiene una fuerza en nuestro país, lo cual se refleja con la llegada y satisfacción de bandas de alta calidad, en esta ocasión teniendo como figura estelar a Rammstein.

Fotos Cortesía: Lulú Urdapilleta

Be the first to comment

Opina

Tu email no será publicado .


*