¿Sabes qué hacer, si tu auto se inunda?

¿Qué hacer si tu auto se inunda?

¿Sabes cómo salir de tu auto, en caso de una inundación? ¿Tienes la agilidad para escapar rápidamente por la ventana? ¿Y si llevas a niños en el asiento trasero? A decir de los expertos, la maniobra que lleves a cabo no debe ser mayor a 30 segundos, tiempo que le llevará al agua cubrir gran parte del vehículo. Por ello, cada segundo es vital y deberá ser utilizado con experiencia, conocimiento y por más difícil que parezca, mucha calma. Aquí te daremos algunas recomendaciones que esperamos jamás tengas que poner en práctica.

A pesar de lo apocalíptico y lejano que pueda parecer esta situación, hace un par de días, el poniente de la Ciudad de México, para ser más específicos, la zona de Santa Fe, Huixquilucan y Naucalpan, sufrió graves daños e inundaciones en minutos producto de las fuertes lluvias que azotaron la zona. Donde había calles, corrían ríos, escombros y algunos automóviles. Por fortuna no hubo víctimas que lamentar, sin embargo, nunca está de más saber cómo actuar en una situación en la que el tiempo es vital y en muchas ocasiones la ayuda de los bomberos o rescate, podrían tardar.

Antes que nada, la prevención. Estamos acostumbrados a circular por la ruta de siempre, escuchando la radio o distraídos en nuestros pensamientos. Lo primero es ser previsor. Conocer rutas alternas, el tipo de vía que estamos circulando, si esta se encuentra en una cañada, si hay posibilidad de salir a través de calles aledañas o banquetas, y si le pusieron a la vía «Río… algo» o «Acueducto… no se qué» porque a los anteriores propietarios les encantabas los arroyos o porque hace muchos años por ese lugar corría un río, acueducto o cualq
uier raudal. Recordemos que lo que para nosotros pueden ser muchos años, para la madre naturaleza es cosa de minutos.  Y si necesita dejar que el agua corra, lo hará por las rutas donde acostumbraba hacerlo sin importar la mano del hombre.
Una vez que conocemos nuestro entorno, si vemos que el cielo se está cayendo o que el meteorólogo nos avisó sobre fuertes lluvias, es preferible salir más temprano o más tarde de nuestra hora habitual en la oficina. O si es posible, posponer compromisos y así evitar llenar de más autos las calles que se complicarán con el paso del tiempo.

Si por alguna razón donde antes nunca se inundaba, ahora sí, y tú ya estás en medio de todo a bordo de tu vehículo, lo primero es guardar la calma, si te estresas sólo perderás minutos valiosos y actuarás con poca claridad. Observa tu alrededor, no des por hecho las cosas, ese pequeño charco puede estar ocultando un agujero o zanja inundada, por ello deberás recorrer el camino con toda calma y sin apresurarte. Cuando existe una inundación, en ocasiones puedes utilizar el filo de la banqueta para subir el nivel de tu coche y pasar con más tranquilidad la calle. Pero tendrás que conocer muy bien el camino para saber si la banqueta no cambia de altura. Otra opción es circular un par de metros atrás de un auto más alto, esto de dará la opción de conocer el terreno, saber si hay algún bache o cualquier variación de la superficie. Y finalmente, mantén acelerado el coche mientras cruzas para evitar que el motor se apague cuando el agua lo empiece a rodear.

Ahora bien, el auto está detenido -porque se descompuso o por el tráfico- y de quién sabe dónde llegan miles y miles de litros de agua producto de la lluvia, coladeras tapadas o crecidas de algún río cercano. Tu auto empieza a inundarse, el agua se empieza a filtrar y tienes que tomar la decisión de salir. Lo primero que debes tomar en cuenta es que ningún objeto es más valioso que tu vida o la de tus acompañantes, por ello, olvídate de aparatos eléctricos (salvo tu celular de ser posible), ropa y demás cosas que tengas en el coche. Y sigue estos 3 pasos: Cinturón, Ventanilla y Salir. (En EU esta maniobra la conocen como POGO – Pop seat belt, Open the window, Get Out)

 

Ante una inminente inundación total del auto, retira el cinturón de seguridad, baja la ventanilla completamente (incluso los vidrios eléctricos guardan una pequeña carga si el motor se apaga) y sal por la ventana del coche lo más rápido posible alejándote de la unidad lo más que puedas, ya que el auto podría empezar a flotar y seguir la corriente pudiéndote aplastar contra otros vehículos. Si viajas con niños pequeños y el único adulto eres tú, retírate el cinturón de seguridad, baja la ventanilla completamente, quítale el cinturón a los menores y sácalos primero a ellos por tu ventana y luego tú. Si viajas con un acompañante y niños, lo mismo, desabrocha cinturones de seguridad, baja la ventanilla completamente, sal tú del vehículo y que el acompañante te pase a los menores por tu ventana, para luego dar oportunidad que la otra persona salga. Esta maniobra no debe llevar más de 30 segundos, tiempo en el que el agua podría inundar todo el coche.

La lógica indicaría que abrieras la puerta, sin embargo, la fuerza con la que el agua empuja el costado del vehículo te hará imposible llevar a cabo esta labor. O en caso de que puedas abrirla un poco, porque el auto aún no se inunda del todo, podría provocar que al subir el nivel, el agua aprisione la puerta con alguna de tus extremidades. Si por alguna razón, las ventanas no bajan y el agua superó el nivel del auto, los rescatistas recomiendan romper una de las ventanas laterales (no intentes romper el parabrisas pues es el más resistente de todos) pero, no podrás romperlo golpeándolo con el codo o el pie.

En Estados Unidos, las condiciones geográficas y climáticas provocan la muerte de 400 personas al año en accidentes de auto por inundaciones, por ello muchas tiendas de autos ofrecen «rompe vidrios» que van desde los 5 hasta los 15 dólares, pero aquí en México, es más
difícil conseguir esta herramienta, pues sería
la preferida de muchos ladrones. En lugar de ello, puedes llevar una bujía guardada en alguna zona de fácil acceso dentro del vehículo. O en su defecto, quita alguna de las cabeceras del asiento y utiliza las puntas para romper el cristal. La punta de cada uno de esos objetos hará que la ventanilla ceda más fácil por la superficie de presión.

Prevención, una buena condición física y pagar un seguro de cobertura amplia, te evitarán perdidas materiales graves y sobre todo una buena salud producto de ser un conductor que inicia su andar primero con el cerebro y después con el auto.

EN LA GUANTERA: El Reglamento de la CDMX obliga a los automovilistas a tener al menos un seguro de daños a terceros, lo que evitará que te endrogues por un choque voluntario o involuntario a otro automóvil, un poste, la banqueta o cualquier objeto que sea considerado daños a la nación, si bien la cobertura total incrementará la póliza en un 50% del paquete básico, estarás amparado -según lo determine el contrato- por daños ocasionados por inundaciones, fenómenos naturales e incluso manifestaciones. Todo depende que leas bien las letras pequeñas y recuerdes que el mejor seguro es el que pagas por no utilizar, pero también el que te ampara en esos pequeños imprevistos del destino como que le caiga un árbol a tu coche, lo bandalicen durante una marcha o si se inunda durante una tranquila tarde por las calles de tu ciudad.

 

Be the first to comment

Opina

Tu email no será publicado .


*