¿Sabías que las hormigas producen gases de efecto invernadero?

En condiciones húmedas y con poco oxígeno en los montículos construidos por las hormigas producen enormes cantidades de metano

Recientemente un nuevo estudio reveló que los humanos y vacas no son las únicas especias que producen grandes cantidades de gases de efecto invernadero, sino que también las hormigas contribuyen al desarrollo de este gas.

De acuerdo a una investigación publicada en Proceedings of the Royal Society B, las hormigas cortadoras de hojas producen enormes pilas de desechos del cultivo de hongos, y estos vertederos a su vez emiten una sorprendente cantidad de estos gases.

Las hormigas, propias de la selva americana, recolectan enormes cantidades de vegetación y la utilizan para cultivar un hongo domesticado en sus nidos. Tienen un sofisticado sistema de gestión de residuos, con miembros de la colonia responsables de transportar sus desechos (el cual consiste en hojas descompuestas, hongos y hormigas muertas) a un basurero fuera de la colonia.

Al igual que la composta, estos vertederos son muy ricos en carbono y nitrógeno, y proporcionan las condiciones ideales para los microbios que producen óxido nitroso, un potente gas de efecto invernadero.

Para calcular que tanto óxido nitroso es producido en estos basureros, Fiona Soper, de la Universidad de Montana y sus colegas, midieron las emisiones de 22 de estos lugares en la selva costarricense. “Estas condiciones únicas crean áreas pequeñas que tienen emisiones sin precedentes”, dice Soper.

Aunque los vertederos son más pequeños que una mesa, pueden liberar tanto óxido nitroso como los sistemas hechos por el hombre, como las plantas de tratamiento de aguas residuales. Soper estima que en las selvas tropicales donde viven estas hormigas, las pilas de desechos pueden generar hasta 350 gramos de óxido nitroso por hectárea por año.

Eso no quiere decir que las hormigas sean un importante contribuyente al calentamiento global, pero muestra que juegan un papel importante en el ciclo de los nutrientes en el ecosistema, dice Soper. “Tendemos a pensar que la producción de gases de efecto invernadero es impulsada por microbios en el suelo y no muy influida por los animales”, finaliza.

Las hormigas son unos animales que muestran un comportamiento de alto compromiso con la comunidad. En febrero del año pasado se supo que las hormigas africanas lamen las heridas de combate de sus compañeras con la intencion de sanarlas.

Contenido relacionado

Gases de efecto invernadero registran máximos históricos en 2017

Be the first to comment

Opina

Tu email no será publicado .


*