¿Te quieres comprar una motocicleta?

Moto en calle
Después de 6 meses o 1 año de experiencia, ya puedes optar por una moto mejor.

Para muchos -incluyéndome- la motocicleta es uno de los mejores transportes que puede haber en este mundo. Es un vehículo que ahorra espacio, tiene gran maniobrabilidad en tráfico y carretera. En su justa dimensión será más económica que un automóvil y te dará una sensación de libertad sobre el camino que pocas veces puedes experimentar con otra máquina. Sin embargo, la moto no permite errores, requiere de preparación y sobre todo de tener claro que en cualquier percance, el primer afectado y al que le cambiará la vida, será a ti. Por ello, más vale tener las cosas claras y empezar por lo básico si decides comprar tu primer moto.

Motocicleta
Inicia con una moto de baja cilindrada. Te dará mayor confianza y seguridad.

Ya es un hecho que comprarás una motocicleta, perfecto, lo primero que debes tener claro es lo que puedes perder. En caso de accidente tu cuerpo será quien sufra las consecuencias, estas pueden ir desde un ligero golpe, un raspón sin importancia, una quemadura grave, fracturas de pies, piernas, brazos o cuello, hasta un golpe tan fuerte que puedas quedar sin posibilidades de volver a moverte otra vez. Cada vez que te subes a una moto, debes saber lo que puedes perder y a quién le puedes cambiar la vida (ya sea un pasajero o a tus seres queridos). En una moto tu eres la carrocería y los percances no entienden de velocidad, puedes salir ileso yendo a 160 kilómetros por hora o romperte la cabeza circulando a 20 kilómetros por hora. Pero bueno, si supieras todas las actividades cotidianas que podrían acabar con tu vida, ninguno de nosotros saldría de casa ni experimentaría cosas nuevas. La emoción y el riesgo no están peleados, pero con conocimiento de causa todo es más llevadero.

Muy bien, si sigues leyendo esto significa que realmente te interesa tener una moto. Que bueno, porque será una gran experiencia si tomas las decisiones adecuadas y te preparas para ello.

Lo primero, olvídate de los estereotipos. Todos queremos ser motociclistas porque crecimos viendo Patrulla Motorizada, Cóndor, al Renegado o a cualquier superhéroe que hace de las suyas a bordo de dos ruedas. Quizá con los años llegues a ese punto, pero antes, aprende a manejar, a caerte y a cuidarte de coches, perros, personas, ciclistas, etc. Porque déjame decirte que andar en una moto es como ser Neo, el protagonista de Matrix cuando tenía que cuidarse de los agentes cada que lo llevaban a la ciudad. En la calle, todo puede ser un riesgo.

Las motocicletas se dividen en motonetas, chooper, bobber, cruiser, naked, doble propósito, enduro, de pista, en fin. Pero dentro de esa clasificación hay una subdivisión que marcará la diferencia al momento de aprender, esto es la cilindrada. Los motores pueden ir de los 50 a los 2000 centímetros cúbicos, y sin importar que seas muy grande, muy pesado o todo un adicto a la adrenalina, te recomendamos que inicies con una moto menor a los 650 cc. Esto te permitirá poder controlar la fuerza con la que acelera y minimizar el riesgo en caso de una caída. Además, si estás 70% convencido de convertirte en un motociclista, podrás resolver tus dudas de mejor manera y sin tanto riesgo a bordo de una 250 cc ó venderla -si descubres que no es lo tuyo- sin mucha pérdida económica. Cabe señalar que el cilindraje no tiene que ver con el estilo, actualmente los fabricantes tienen diversas opciones para que aprendas, pero también que tengas una moto que te llena la vista.

¿Qué es mejor para iniciar, una moto nueva o una usada? Esto es todo un debate, ante todo piensa en tu seguridad, pero bueno, la respuesta más fácil sería: existen dos tipos de motociclistas en esta vida, los que ya se cayeron y los que se van a caer. En tu primer caída de principiante lo más seguro es que la moto salga un tanto raspada, ¿te importará que sea en tu moto nueva, o una usada? Recuerda que en la primera moto aprenderás de tus errores, inexperiencias y las clásicas novatadas.

Si optas por una moto nueva tendrás la confianza de que está en óptimas condiciones, la irás conociendo desde cero y todo según el manual, en muchas ocasiones contarás con una buena garantía y el seguro será más amable contigo. Si la moto es usada, deberás aprender los trucos de su manejo sobre la marcha o con los consejos del anterior propietario, en muchas ocasiones tendrás que cambiar las llantas por unas nuevas y fijarte qué tan gastados están los costados de los puños, para saber cuánto ha sufrido. No creo que te den garantía, pero el seguro podría ser más económico. Y claro, si te caes y la dañas, será una raya más para esa máquina.

En México la licencia de conducir te ampara al momento de manejar una motocicleta, pero si vives en otro país, revisa si la legislación te obliga a portar una licencia de motociclista. Toma en cuenta que el seguro en muchas ocasiones te pide contrates un seguro de vida y obviamente es más elevado el costo de un seguro de moto que de un auto. Pero nunca lo dejes de lado, no sólo para estar protegido ante una eventualidad, sino para evitarte dolores de cabeza ante daños a terceros.

Moto en calle
Después de 6 meses o 1 año de experiencia, ya puedes optar por una moto mejor.

Antes de subirte a tu moto por primera vez, compra unas buenas botas, usa una chamarra de cuero, guantes y de preferencia un casco cerrado (completo). Ahora que si puedes invertir en un traje completo y botas especiales, será mucho mejor. Al principio olvídate de cámaras, intercomunicadores o cuanta cosa quieras tener para subir a la red que ya eres todo un biker. Lo más importante ahora es que estés concentrado y alerta ante esta nueva gran experiencia.

Por supuesto siempre será mejor que tomes un curso de manejo. Existen diversas escuelas que ofrecen clases para quien jamás se ha subido a una moto y con el tiempo puedes ir especializándote, además de que los instructores serán los mejores consejeros para cuando quieras cambiar de moto con base en tus habilidades y tipo de manejo. En muchas ocasiones las mismas marcas ofrecen cursos especiales para principiantes sin necesidad de que tu lleves la moto. Esto te da dos grandes opciones: la primera, saber si realmente el motociclismo es lo tuyo. Y segundo, que puedes encontrar una promoción que te haga un descuento o te salga gratis el curso si al final te decides por comprar la moto del fabricante donde tomaste el curso.

Estas son tan algunas recomendaciones para empezar, hay muchas más. Esperamos tocar el tema en futuras publicaciones, pero por lo pronto deseamos que éstas les sean de utilidad y nunca dejen de investigar antes de tomar cualquier decisión. Las primeras veces que te subas a la moto tendrás una mezcla de emociones, pero siempre asegúrate de llevar la justa dimensión de alegría y miedo, ambas te harán disfrutar todavía más de la experiencia y sobre todo te harán llegar con bien a casa.

 

EN LA GUANTERA: El nuevo Reglamento de Tránsito en la Ciudad de México obliga a los motociclistas a portar casco. No deben circular en contrasentido y mucho menos sobre las banquetas. Las motos deberán ser estacionadas en los lugares exclusivos, así como en los cajones especiales -señalados en color azul- destinados en espacios con parquímetros. Al circular por las calles lo tendrán que hacer utilizando todo el carril (aunque recomiendo que nunca al centro, siempre en uno de los costados para hacerte ver con los automovilistas) y sólo podrán ir entre carriles cuando el tráfico esté detenido y lo hagan para mejorar su posición y visibilidad al cambio de las luces del semáforo.

 

Be the first to comment

Opina

Tu email no será publicado .


*