Search
Close this search box.

AstraZeneca demandado por discapacidad tras ensayos clínicos de vacuna Covid

Una mujer demandó a la farmacéutica AstraZeneca por los efectos secundarios que ha padecido tras participar en ensayos clínicos de la vacuna Covid

Una madre y exmaestra residente en Utah, Estados Unidos ha emprendido acciones legales contra la farmacéutica AstraZeneca, quejándose de haber quedado “permanentemente discapacitada” luego de participar en el ensayo clínico de la vacuna contra el Covid-19.

Te puede interesar: Retiran vacuna contra Covid-19 de AstraZeneca en todo el mundo

Brianne Dressen, de 42 años, afirma que, aunque gozaba de excelente salud al inicio del ensayo en 2020, desarrolló una afección neurológica grave después de recibir la vacuna fabricada por la compañía británica AstraZeneca, como señala la demanda presentada recientemente.

Después de la primera dosis y se retiró del ensayo. Recientemente confirmó que dijo que sus hijos no recibirán la vacuna Covid-19.

Consecuencias de la vacuna

Desde 2020, la exmaestra experimentó efectos secundarios poco después de la aplicación de la vacuna, incluyendo hormigueo en el brazo, visión borrosa, dolor de cabeza, zumbidos en los oídos y vómitos, según detalla la demanda.

Estos síntomas se agravaron con el tiempo, extendiéndose a sus piernas antes de ser diagnosticada con parestesia, una enfermedad neurológica en la que los nervios se irritan, por médicos neurólogos de los Institutos Nacionales de Salud en 2021, afirma Dressen.

“La vida de mi familia ha cambiado para siempre”, agregó. “Los ensayos clínicos no están evaluando adecuadamente los datos, la FDA, los CDC y las compañías farmacéuticas continúan desviando los persistentes y repetidos gritos de ayuda y reconocimiento, dejando a los heridos como daño colateral”, contó Dressen.

La demandante acusa a AstraZeneca de no cumplir con su contrato al no ofrecer una compensación adecuada para cubrir los crecientes costos médicos relacionados con los efectos secundarios de la vacuna, alegando que el pago único de mil 243 mil 30 dólares ofrecido por la empresa es una “fracción mínima” en comparación con las facturas médicas y otros costos financieros.

Brianne Dressen había comentado en el pasado que no vacunará a sus hijos porque todavía sufre los efectos secundarios que le produjeron al participar en el ensayo de la vacuna AstraZeneca.

El caso resalta las preocupaciones sobre la seguridad de las vacunas Covid y plantea preguntas sobre la responsabilidad de las farmacéuticas en casos de efectos secundarios graves.

La comunidad médica y legal está atenta al desarrollo de este caso y su posible impacto en futuros ensayos clínicos y procedimientos de compensación.

Síguenos en X

Mas Noticias