Científicos alertan por nueva enfermedad de transmisión sexual que carcome los genitales

Esta bacteria provoca úlceras sangrantes que terminan por necrosar la carne de los genitales, ingle o área anal, afectando inclusive el rostro de las personas

Especialistas de Reino Unido advirtieron sobre el descubrimiento de una nueva enfermedad de transmisión sexual (ETS) que «se come» la carne de los genitales.

Gracias a unos estudios realizados a un paciente masculino de 23 años, quien presentó ulceraciones inusuales en sus órganos sexuales, un equipo de ginecólogos descubrieron la enfermedad «klebsiella granulomatis».

Esta bacteria provoca úlceras sangrantes que terminan por necrosar la carne de los genitales, la ingle o el área anal, y se transmite a través de relaciones sexuales con una persona infectada o mediante el contacto con la úlcera infectada.

Aunque en el 90% de los casos, los síntomas de esta enfermedad aparecen en los genitales, existe un 6% que presenta lesiones en labios, mejillas, paladar, encías y faringe.

De acuerdo con MedilinePlus, la enfermedad presenta síntomas como protuberancias de color rojo vivo en genitales así como el desgaste de la piel y aparición de nódulos aterciopelados, carnosos y rojos que tienden a ser indoloros pero sangran fácilmente si se lesionan.

Si no se trata a tiempo, las úlceras se erosionan, destruyen el tejido por completo, dañan de manera permanente en los genitales y en su etapa avanzada, tiende a aparecerse al cáncer genital.

Al inicio de la infección la bacteria donovanosis o klebsiella, es asintomática y puede confundirse fácilmente con un chancroide.

El caso, que fue publicado en el Lancashire Post de Reino Unido, alertó a la comunidad científica ya que es una ETS de muy fácil contagio.

De acuerdo a la Asociación Británica para la Salud Sexual y el VIH, hay cuatro tipos de donovanosis; el más común es el conocido como ulcerogranulomatoso, que provoca úlceras sangrantes, otro es el hipertófico que se distingue por causar verrugas; el tercer tipo es el necrótico que produce úlceras con mal olor que acaban por matar el tejido del área afectada y el último es el esclerótico que provoca cicatrices.

Luego de la aparición de los primeros síntomas es importante acudir al médico o ginecólogo que prescriba antibióticos que deben tomarse se forma continua para evitar la reaparición de la bacteria pues la infección puede permanecer y reaparecer entre las primeras 6 y 8 semanas de la recuperación.

 

Contenido relacionado

“Enfermedad X”, la epidemia que la OMS quiere prevenir

Be the first to comment

Opina

Tu email no será publicado .


*