Clínica que ofrece blanqueamiento fálico conmociona a las redes sociales

Opiniones encontradas en las redes sociales de Tailandia ha generado la información sobre una clínica en Bangkok que ofrece servicios para blanquear el pene, en una sociedad obsesionada por el color de la piel

La noticia de que una clínica de Bangkok ofrece servicios para blanquear un centenar de penes por mes genera revuelo en Tailandia, donde las redes sociales expresan perplejidad y alarma ante semejante moda fálica.

El Lelux Hospital, renombrado por sus tratamientos de blanqueo de cuerpo en un país obsesionado por el color de la piel, empezó a ofrecer este servicio hace seis meses después de que un cliente se quejara de sus “oscuras” partes íntimas en su ingle.

“Últimamente mucha gente está pidiendo lo mismo. Tenemos unos 100 clientes por mes, tres o cuatro clientes diarios”, afirma Bunthita Wattanasiri, responsable del departamento Skin and Laser (Piel y Láser) del Lelux Hospital.

El tratamiento, que recurre a un láser blanqueador que rompe los pigmentos de la piel, fue ampliamente comentado por los medios del país este jueves después de que el hospital divulgara imágenes de un hombre sometido a tal operación.

“Hay que hacerlo con mucho cuidado, porque es una parte muy sensible del cuerpo”, advierte Wattanasiri, quien explica que la mayoría de los clientes tienen entre 22 y 55 años, y generalmente pertenecen a la comunidad LGBT.

El servicio de blanqueo, en cinco sesiones, cuesta unos 650 dólares en total, obteniendo un blanco fantasmal.

La noticia generó numerosos comentarios en las redes sociales. Uno de ellos fue el del usuario Parin Ruansati: “Oh Dios… ¿Qué le está pasando al mundo?”.

Pero otro usuario le respondió: “¿Y por qué no?”

Contenido relacionado

Madre sometió a su hijo a 13 cirugías sin que fuera necesario

Tags: , , , , , ,

Trackback from your site.

Quienes Somos

Somos un equipo amplio de colaboradores y redactores capitaneados por Francisco Zea, que nos enfocamos en traer las noticias que importan, contadas como el lector quiere.

Comentarios Recientes