¿Cómo terminó el Penacho de Moctezuma en Viena? #ElOpinador

Hablemos de banalidades... ¿Cómo terminó el penacho de Moctezuma en Viena? #ElOpinador
Hablemos de banalidades... ¿Cómo terminó el penacho de Moctezuma en Viena? #ElOpinador

¿Cómo salió del país el Penacho de Moctezuma? Entre la hipótesis más creíble es que Hernán Cortés lo mandó al Rey Carlos I de España

¿Qué les parece si hoy aprendemos de la banalidad? Y les cuento unos datos interesantes que encontré sobre el Penacho de Moctezuma. Cuenta la leyenda que el penacho estuvo entre los regalos que Moctezuma supuestamente le hizo a Hernán Cortes cuando los españoles llegaron a las costas del Golfo de México a principios del siglo XVI.

Se trata de una pieza hecha por los amantecas, artistas mexicas especialistas en el trabajo con plumas. Armado con 200 plumas azules de ave xiuh totol, rosas de tlauquechol, marrones de cuclillo y verdes de queztal.

Montadas en una base de oro y piedras preciosas que tal vez no fue hecho para el emperador. Quizá se trato de una prenda de gran importancia utilizada por los sacerdotes de ceremonias. Un regalo muy llamativo y artesanal dado para entablar buenas relaciones con los visitantes.

Respecto a que si su salida del país se trato de un robo. Ivan Escamilla, profesor del Instituto de Investigaciones Históricas de la UNAM, entrevistado por la BBC, señala que no se podría hablar de un hurto como tal, puesto que fue un regalo con un propósito específico, por lo que usar el término “recuperar” sería incorrecto.

¿Cómo salió del país? Entre las hipótesis más creíbles destaca aquella de que Hernán Cortés le mandó el penacho al Rey Carlos I de España y V de Alemania, de orígenes austriacos por la familia Habsburgo, parientes del archiduque Fernando II quien tenía el penacho a finales del siglo XVI como parte de su colección personal.

Te puede interesar: ¡No todo es el penacho! Estas cinco reliquias mexicanas jamás podrán volver a nuestro país

¿En qué condiciones se encuentra actualmente? Entre el 2010 y 2012 especialistas mexicanos y austriacos llevaron a cabo una restauración del penacho llegando a la conclusión de que su frágil estado hace imposible cualquier tipo de traslado. Han detectado al menos 29 fracturas en las plumas de soporte.

Y actualmente es la pieza estelar del Museo del Mundo de Viena. En donde lo han colocado en una vitrina diseñada para absorber cualquier vibración externa. Y que a decir de los expertos, si se mantente en condiciones optimas de luz, microclima y vibraciones podría garantizarse su existencia por 500 años más.

Entonces ¿qué les parece si mejor hacemos un plan alterno? Imaginen esto, utilizar los fideicomisos que quedaron intactos del SNTE para invertirlos en educación.

En una de esas, de esos salones podría salir un gran administrador que invente una forma eficaz para evitar el desabasto de medicamentos. Que puedan curar a un niño con cáncer que se convierta en una gran médico. Que traiga al mundo a una niña de escasos recursos quien con una beca, sea capaz de estudiar por el mundo para encontrar formas de mejorar a su país. ¿Les parece un sueño, o una mejor apuesta que las plumas de quetzal?

IPR

Contenido relacionado

Beatriz Gutiérrez Müller se reúne con el Papa Francisco

Be the first to comment

Opina

Tu email no será publicado .


*