Deshojar la margarita.

"Renuncio al PAN, pero no a mi deber de hacer política con principios": Margarita Zavala
"Renuncio al PAN, pero no a mi deber de hacer política con principios": Margarita Zavala

Margarita Zavala renuncia al PAN y ve hacia el futuro deja el pasado atrás que no le ayuda a México a crecer.

 

Entrevisté minutos antes de escribir estas líneas a Margarita Zavala, la encuentro fuerte segura y bien entrenada para lo que viene. No le gusta el papel de víctima lo que me parece es una reivindicación para todas las mujeres de este país, que pueden participar en política y hacerle frente a quien se interponga en el camino. Renuncia al PAN después de 33 años de militancia, un partido que consideraba suyo pero que hoy, es de otros.

Lo dije la semana pasada y lo sostengo, me cuesta mucho trabajo créele a los políticos que sus intereses no son personales, que su interés es México aunque lo digan hasta el cansancio, aunque se posesionen de su papel de forma convincente, los antecedentes favorecen mi presunción. Le cuestioné si era momento de ser disciplinada con el partido que había dado puestos a su familia y llevado a su esposo a la presidencia, su respuesta fue que precisamente por su democracia interna había entrado al PAN, no para disciplinarse sino para tener una puerta abierta a las candidaturas que la gente le otorgara. Hoy no decide la gente, no hay que convencerlos, solo hay que convencer a una sola persona.

Resalta que su salida del PAN es seria y definitiva, pero no se cierra la puerta por medio del diálogo. Creo que su diálogo, siempre será y ha sido monologó, pues su ex partido ya entregó la candidatura y en algunos casos la dignidad. No la veo como una peleonera de cantina que canta una pleito para luego sentarse en la mesa de los agresores, pero la candidatura amerita eso y otras conductas difíciles de explicar entre políticos.

De José Antonio Meade, dice que no lo apoyaría pues es parte de PRI de los socavones, aunque haya sido en el periodo presidencial de su marido Secretario de Hacienda y Energía. Lo cual me parece un poco injusto con alguien que puede representar un funcionario público de carrera sin colores partidistas, aunque claro hoy este escuchando el canto de las sirenas priìstas que lo hechizan con la posibilidad de ser el “jefe de la banda”.

A Andrés Manuel Lopez Obrador lo acusa de misógino, de grosero y ser parte del pasado, le recuerda que se llama Margarita Zavala y que México no necesita regresar al pasado. Cierra cualquier posibilidad de alianza.

Margarita en su paso por la Libre de Derecho cosechó mucho más admiración de los maestros y compañeros que Felipe Calderón, aunque hayan estudiado en distintas generaciones, compartieron maestros y comunidad estudiantil. Me parece sin duda brillante, sin duda supera a su marido, por lo cual no resulta injusta su aspiración y mucho menos que la tuviera aún antes que Calderón llegara a ser presidente, lo acepta apenas, se separa también y con justa razón de Martha Sahagún, no es lo mismo.

La situación en el PAN me parece compleja y las posiciones irreconciliables, con diálogo o sin el, el partido me parece se puede romper fácilmente y si las cosas se enderezan ya exhibieron sus miserias. Que razón tenía Castillo Peraza cuando advertía que el PAN se podía perder ganando el poder. Solo erró en que se está perdiendo, tratando de recuperarlo.

No pide sacrificios personales en pos de su lucha, no urge a los “traidores” como han sido denominados en el PAN el grupo de senadores rebeldes que se salgan con ella, dice que es una decisión personal, pero platicando con algunos de ellos como Roberto Gil o Ernesto Cordero me dicen que están con ella, no hablan de los alcances.

Al final lo que es claro para ella es lo que le dijo hace dos años, que ella estaría en la boleta, hoy agregaríamos sin importar su condición independiente y preguntaríamos si por cualquier partido. El universo de posibilidades se abre sin duda, al interior de un partido efectivamente secuestrado no tenía margen de maniobra. Pero ahora llega el momento del diálogo, de la política y de las alianzas, digamos que es el momento de tomar definiciones y determinaciones, es decir hay que deshojar la margarita. Me quiere o no me quiere.

Reitero mi postura la política se ha alejado de los intereses de la gente aunque muchas posturas y acciones puedan encontrar explicación en el legítimo derecho político de los actores, pero no me explico cómo se puede trasladar su actuar público a un sincero amor por México. No lo he visto hasta el momento. No lo digo por Margarita en particular, sino por la clase política en general.

 

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*