Dirigible Hinderburg: La catástrofe aérea que dio fin a una era

Dirigible Hinderburg: La catástrofe aérea que dio fin a una era
Dirigible Hinderburg: La catástrofe aérea que dio fin a una era

El trágico suceso tuvo una gran cobertura mediática. Impactantes videos, fotografías y una crónica radial narrada por Herber Morrison

Un día como hoy pero de hace 82 años, llegaba a su fin la era de los dirigibles. El 6 de mayo de 1937 la tragedia asechó a Nueva Jersey, cuando el dirigible LZ 129 Hinderburg, nombrado así en honor al Presidente de la República de Weimar, Paul Von Hindenburg, se incendió y fue destruido durante un intento de aterrizaje en la Estación de Aire Naval Lakerhurst.

La tarde del 3 de mayo del mismo año, el dirigible de 245 metros de largo y 41 metros de díametro, preparaba su llegada final a Frankfurt, Alemania. Navegó durante tres días sin incidente alguno, pero no fue hasta las 19:00 horas del 6 de mayo cuando se suscitó la tragedia.

Alrededor de las 19:25, testigos oculares de la época declararon observar un aura resplandeciente que provenía de la cola del LZ. Se creía que era algún tipo de electricidad estática, sin imaginarse que la nave entera se incendió y en cuestión de segundos se impactó contra el suelo.

El trágico suceso tuvo una gran cobertura mediática a través de las cuatro cámaras de noticieros y 30 fotógrafos de prensa que se encontraban en el lugar. Impactantes vídeos, fotografías y una crónica radial narrada por Herber Morrison, testigo del desastre, el cual fue retransmitido al día siguiente.

Por increíble que parezca, de las 97 personas que iban a bordo (36 pasajeros y 61 miembros de la tripulación, más de la mitad de los involucrados en el accidente sobrevivieron. El número real de muertos fue de 36, 35 personas que iban a bordo y un hombre que se encontraba en tierra.

Pero, ¿Cómo es que la mitad de los presentes en la nave lograron sobrevivir?. Se rumora que la mayoría saltó por la ventana segundos antes de que el Hindenburg se impactara contra el suelo y algunos fueron rescatados de los escombros.

En el momento del siniestro se desarrollaron varias teorías. Las más recurrentes afirmaban que el fuego había sido causado por culpa del hidrógeno del Hinderburg, e incluso se llegó a sospechar de un posible sabotaje, versión que con el tiempo perdió fuerza debido a que no se han podido presentar evidencias de tal hecho.

Por lo tanto, la teoría más lógica es que el incendió fue proveniente de una chispa estática accidental.Tras el desastre y las consecuencias que se obtuvieron, Hitler ordenó terminar con la flota de dirigibles comerciales, debido a que el mundo entero había perdido la confianza en la seguridad de los dirigibles.

Contenido Relacionado:

Fin de una era: La NASA anuncia la muerte de su robot Opportunity en Marte

Be the first to comment

Opina

Tu email no será publicado .


*