Educación Especial, labor trascendental para la sociedad

Gabriela Murillo
Gabriela Murillo

La discapacidad en México enfrenta muchos retos, pero existen maestros dispuestos a sobrepasar todo por la inclusión

El día de hoy celebramos a los maestros, pero existe un ámbito dentro de esta labor que es poco visible, sin embargo, el trabajo que hacen los maestros de educación especial, tiene un fuerte impacto y trascendencia para nuestra sociedad.

Si bien la Educación Especial, no se ha implementado al cien por ciento en nuestro país, esta es una preocupación que viene de tiempo atrás, desde el gobierno de Benito Juárez.

Fue en 1867, que nació la Escuela Nacional para Sordomudos y en 1870, la Escuela Nacional para Ciegos. En 1935 se adicionó a la Ley Orgánica de Educación un apartado referente a la protección de los menores con deficiencia mental.

Es así como el derecho a la educación se hizo palpable también para los mexicanos con alguna discapacidad. De acuerdo con la Oficina de Representación para la Promoción e Integración Social para Personas con Discapacidad de la Presidencia de la República, en México existen más de 10 millones de personas con algún tipo de discapacidad.

Cambios y adecuaciones de la Educación Especial

Hasta 1993 la educación especial no tenía un lugar en la escuela regular; existían las escuelas por áreas de discapacidad, es decir, había una para ciegos, otra para sordos y otra para deficiencias o trastornos neuromotores.

Además el nivel educativo terminaba en la primaria, se podía obtener un certificado con el que era posible acceder a un empleo, pero no continuar con la educación secundaria. Esto se debía a que no impartían los conocimientos que se daban en las escuelas regulares.

Pero en dicho año,  la política educativa tuvo un cambio importante: la educación especial dejó de ser una educación distinta o particular para personas “especiales”.

Se elaboró el Proyecto General para la Educación Especial en México, se modificó el enfoque sobre dicha educación, se reorientaron los planes y programas para satisfacer las necesidades educativas especiales de los alumnos y se integró la actividad educativa en el aula.

Centros de Atención Múltiple

Es así como desaparecieron las escuelas de educación especial, para crear en su lugar, los Centros de Atención Múltiple (CAM), los cuales son la instancia educativa que ofrece ayuda temprana, educación básica (preescolar, primaria, secundaria) y capacitación laboral para niños y jóvenes con discapacidad.

Una maestra especial, la labor más allá de los libros

Este día celebramos la gran responsabilidad que implica el trabajo que realizan los maestros en las aulas y que inevitablemente permean de forma definitiva a los seres que conformamos una sociedad.

Así nos dimos a la tarea de conversar con Gabriela Murillo Malagón, quien ha dedicado 34 años de su vida a la Educación Especial, por lo que ha sido testigo y partícipe de los cambios en la estructura de la educación para personas con discapacidad y también de los pasos que se han dado hacia una sociedad incluyente.

Una vez más, al hablar con ella, se reafirma la fuerte inspiración de vida que puede significar un maestro; cuando Gabriela realizaba su servicio social en educación preescolar, conoció a una maestra de educación especial, apasionada por su trabajo.

Después de ver las problemáticas y necesidades que sus alumnos enfrentaban, decidió estudiar la Licenciatura en Educación Especial en el área de Audición y Lenguaje.

Desde hace 24 años trabaja en un CAM, en donde enseñan a 186 alumnos con Discapacidad Intelectual, Auditiva, Visual, Motora o Multidiscapacidad, así como los alumnos con otras condiciones como trastornos del Espectro Autista.

“Los retos al trabajar dentro de un Centro de Atención Múltiple son grandes y muy variados. Puede que sea un día de trabajo con logros, pero también puedes tener un día de trabajo difícil en donde un alumno presentó una crisis de agresión y te golpea. Como docente lo más importante es la integridad de todos y cada uno de ellos”, comentó al hablar de los retos que representa su trabajo cada día.

¿Cuáles son las principales diferencias que tienen con las escuelas de enseñanza regular?

La esencia del trabajo que realizamos es el reconocimiento de la diversidad; es importante que el maestro de grupo en CAM cuente con un amplio conocimiento de todos y cada uno de sus alumnos. Identificamos sus fortalezas, áreas de oportunidad, cómo aprende, qué le motiva, cómo trabaja mejor, cómo se comunica, y lo más importante es el reconocimiento de la persona.

Los alumnos que presentan discapacidad múltiple o severa, tienen un ritmo y una manera muy peculiar de aprender. Se debe tener siempre presente que el aprendizaje de estos alumnos no se da de manera incidental; se debe habilitar y facilitar el mismo. Por ende, será labor del docente conocer y tomar en cuenta, dentro de su trabajo, los diversos estilos de aprendizaje que poseen los niños y jóvenes que atiende.

Los maestros de Educación Especial trabajan con los mismos programas de Educación Básica, por lo que también participan de los cursos de actualización docente.

Aquí existe una particularidad que hace este trabajo titánico, los maestros tienen que transmitir el tema del programa, al mismo tiempo, a un grupo tan diverso como diversas son las discapacidades que existen.

Los CAM son una escuela de tiempo completo, los alumnos permanecen 8 horas diarias, por lo que los docentes conviven mucho tiempo con ellos, en relación a esto, le preguntamos a la maestra Gabriela, qué tanto se desarrollan los lazos emocionales.

¿Qué tanto te involucras emocionalmente con tus alumnos?

Es algo inevitable. Las emociones de tus alumnos se convierten en las propias, la relación que se establece con los alumnos es muy cercana, te puedes convertir en la persona que los escucha, que los atiende, que les reconoce. En el caso de los alumnos de Educación Especial son muy sensibles y aunque tú no comentes alguna problemática personal, ellos te preguntan si tienes algo, por qué estas triste, o quién te hizo enojar.

Al llegar a trabajar te olvidas de tus problemas y te dedicas a trabajar y aprender junto con tus alumnos, reconozco que el trabajo que se realiza se realiza con pasión y amor.

Los padres

Durante nuestra conversación, pudimos entender que los padres de un niño, adolescente o adulto con discapacidad, tienen una forma de vivir la paternidad mucho más compleja que el resto.

Lidiar con una serie de miedos, prejuicios, el cansancio, la frustración e incluso el rechazo o incomprensión social, puede enfrascar a los padres en una dinámica de sobreprotección que solo resultará en detrimento de sus propios hijos.

¿Cuáles son los principales retos frente a los padres de familia?

El primer reto es ser empáticos con los padres para poderlos entender, ya que la mayoría de los padres han sufrido el dolor de la aceptación de la discapacidad, el rechazo social y la intolerancia.

Compromiso personal y social

¿Cuál es tu principal misión y compromiso como maestra?

La principal misión es lograr la inclusión de las personas con discapacidad en todos los ámbitos de la vida y para mí la principal es lograr que mis alumnos sean personas felices.

¿Por qué crees que es importante para México y la sociedad tu labor?

Porque a pesar de que la atención de Educación Especial en México tiene muchos años, queda mucho por hacer en cuanto a la inclusión educativa, laboral y lo más importante la aceptación a las diferencias y el respeto por estas.

¿Qué es lo más importante que te ha dejado tu profesión?

Lo más satisfactorio es el reconocimiento y cariño de los alumnos, aunque reconozco que es importante el trabajo colaborativo entre profesionales, la familia, para cambiar la concepción que se tiene de la discapacidad.

Sin duda es un trabajo loable el que ha hecho la maestra Gabriela y no se queda ahí, los CAM trabajan también en la inclusión laboral de las personas con discapacidad, por lo que ella misma hace un seguimiento en las prácticas laborales de sus alumnos, durante estos años dedicada a su profesión ha dado una oportunidad de desarrollo única para personas, que de no haber pasado por su aula, dificilmente habrían desarrollado capacidades para ser independientes y autosuficientes, además esto contribuye a la estabilidad emocional de las familias, quienes pueden ver que existe el derecho a una vida feliz para quien sufre una discapacidad.

 

Contenido relacionado

Los maestros más relevantes de la historia

 

 

 

Be the first to comment

Opina

Tu email no será publicado .


*