La bomba Cienfuegos

La bomba Cienfuegos
La bomba Cienfuegos

Es evidente que nuestro gobierno no tenia ni la más pálida idea de la detención del ex secretario de la Defensa Nacional, Salvador Cienfuegos

Sin duda después de la detención en Los Ángeles, California del general Salvador Cienfuegos, se han caído muchos mitos. Uno de ellos evidentemente es el carácter intocable de los jerarcas del Ejército Mexicano.

Es evidente que nuestro gobierno no tenia ni la más pálida idea de la detención del ex secretario. Por lo menos es lo que se refleja en el primer Twitter del gobierno mexicano emitido por Marcelo Ebrard, en el que avisaba de la detención de Cienfuegos por la información otorgada del embajador Landau. 

Me queda claro que al día de hoy pocos o ninguno en México saben bien a bien cuál es el entramado de la detención del general y quien afirma sin miramientos, es un mentiroso, por que creo que ni el ciudadano presidente tiene información completa de los motivos y el fondo de las investigaciones, que implican al otrora alto mando de las fuerzas armadas, ni de las causas que llevaron a su detención y procesamiento en la corte de Nueva York.

Si aceptamos esta línea en la que el gobierno mexicano no fue informado de una detención de estas dimensiones e importancia, estaríamos ante el evidente deterioro en las relaciones en materia de seguridad y cooperación en materia de seguridad, y esto sería un grave retroceso en la construcción de escenarios de seguridad bilaterales que se construyeron, y que hoy por alguna razón, se encuentran rotos con evidente molestia de ambas partes, pero según trasciende con una molestia manifiesta de los vecinos y una desazón en el ínfimo nivel de cooperación que ha exhibido este gobierno.

Si fuera el caso contrario, que el gobierno mexicano estuviera enterado, entramos en un terreno muy peligroso. Tomando en cuenta que la 4T está utilizando al ejército en todos los aspectos, desde la seguridad pública hasta la construcción del nuevo aeropuerto, si esto es verdad sin duda la detención resulta muy peligroso para la estabilidad política y social del país.

Al día de hoy hemos presenciado ataques a los soldados, evidentemente auspiciados por grupos del crimen organizado que toman a pueblos para sus intereses, si le sumamos el desprestigio que significa que su máximo jerarca en la escala militar sea ligado al narco, y la evidente publicidad que le conviene al narco hacer de la desgracia del general, esto estaría abonando a un caldo de cultivo que sin duda afectará el actuar de las fuerzas armadas y el proyecto de país de López Obrador.

Hoy asisto con vergüenza a una serie de opinadores  que dicen tener la verdad al respecto de lo que pasó con el general. Me queda claro que un asunto de esta gravedad no tiene filtraciones y la explicación es muy profunda. 

En lo particular conozco al general Cienfuegos. No puedo decir que soy su amigo pero cada vez que convivimos me procuró atenciones y diligencia. Me cuesta mucho trabajo pensar que alguien que manejaba al muy respetado Ejército Mexicano, se pueda vender por 10 millones de dólares.

Me cuesta creer que un hombre firme y de ideas claras con el que compartí un foro en la presentación de un libro, pueda discutir al tiempo con un vulgar narco asuntos del trasiego de droga.

Espero, no por el general, no por el ejército, sino por nuestro país, que el caso en contra del Cienfuegos esté bien fundamentado no en declaraciones de narcos y testigos protegidos dispuestos a vender  su madre por un privilegio en la condena. 

Espero por el beneficio y certeza del país, que si los vecinos llegaron a un caso tan extremo como detener al máximo responsable de la seguridad interna y externa del país, tenga correos, conversaciones y grabaciones indubitables que demuestren la implicación del general en este caso tan importante.

Si no existen, también hago votos por que el gobierno mexicano defienda de forma indudable a quien durante 6 años defendió al país en contra de muchas acciones y que se exija esclarecer la verdad y el nombre de un militar con una historia de más de 50 años de servicio. Por la estabilidad del país, lo espero.

Otras columnas de opinión de Francisco Zea

La inexistente oposición

IPR

Be the first to comment

Opina

Tu email no será publicado .


*