Lo que me resta de vida y de país.

Columna
Francisco Zea

Es momento de tomar de forma decidida la rienda de nuestra vida y siendo romántico de nuestro corazón.

Creo que pocas columnas las escribiré con la honestidad intelectual que la que está a punto de leer. El por qué, es simple. Por qué hay momentos en la vida en donde después de acontecimientos, de sufrimientos, de lagrimas y de pérdidas se debe de hacer un alto. No histriónico o literario, real en donde en mi caso, por ejemplo, debo reconocer que con suerte ya cruce la mitad de mi vida y tengo que pensar bien como quiero vivir el resto.

No creo ser nada distinto de los demás que rondan mi edad en estar conscientes de que ya no se pueden hacer pruebas, esperar personas o milagros. Es momento de tomar de forma decidida la rienda de nuestra vida y siendo romántico de nuestro corazón. A veces estas decisiones implican renunciar a muchas cosas, y el dolor no es menor, personas, comodidad, gustos personales. Pero si no renunciamos seguiremos atados a fantasmas perversos, a ser acomodaticios y permanecer en nuestra zona de confort. Esto no quiere decir qué hay que tomar desiciones sin pensar, precipitadas o con las personas equivocadas.

No creo querer algo distinto al del resto de la gente, tomar alguien de la mano si es que no lo tiene, ser feliz, tener tranquilidad, dejarse de temores, de traiciones, de venganzas e iniciar el olvido de los perversos y lo malo. Ver a los hijos realizados aún en contra de nuestros propios planes, pues es en ellos en donde vemos la preservación de nuestra efímera existencia.

Acabo de terminar un libro que se llama “El oficio de la venganza” de L.M. Olivera, en el se narra la aventura de Aristóteles Lozano, por vengarle de Cristobal San Juan quien huyó con su novia. Es una narrativa de como Cristobal va de lugar en lugar y de pareja en pareja, profiriendo cada vez un daño más estructurado, incapaz de amar a nadie más que a si mismo, creyendo que es feliz pero destruyendo por dentro. En esta aventura el propio Aristóteles, deja todo en los de vengarse, de hecho se convence de que, su pusilanimidad como crítico de libros ha sido sustituida por una valentía sin límites por la fuerza de cobrarle a su agresor con lo más doloroso. “La venganza es hermosa, es milenaria, nos hace humanos y nos dignifica.” Es el enunciado con el que inicia el texto de Oliveira. Aunque suene romántico andar de justicieros, nos deja un vacío puntual en el alma, no nos dignifica nos convierte en iguales bestias que las que nos ofendieron, no nos hace humanos al contrario, si esta humanidad en algo se está perdiendo, es en esta espiral interminable de te hago y me haces, de me guardo las afrentas pero nunca reconociendo las mías. Para lograr la tranquilidad y la felicidad, necesitamos lo mejor de nosotros y lo mejor del de enfrente.

Todo lo anterior para hablar del momento que vive nuestro país, por qué me creo que es muy parecido a una mujer o un hombre que quieren vivir bien en paz y felicidad. Creo que este país ya se cansó de pérdidas y de lágrimas. De embustes y de mentirosos, de aquellos que prometen algo y en realidad están con otros. De aquellos a los que les dimos confianza, apoyo y ayuda y al final están con otros intereses, mintiéndole a quienes los apoyaron y viendo por sus intereses y sus pasiones. De ese grupúsculo creo que hemos tenido demasiado. No, no me malinterprete, no creo que sea Andrés Manuel López Obrador y su grupo, aquellos que por sí mismo van a pacificar este desmadre. Creo que solo todos y me pregunto cuán dispuestos estamos a entrarle para lograrlo.

En el gobierno de quién se convertirá en presidente electo el próximo miércoles, hay señales muy buenas y otras no tanto. Una señal positiva fue la reunión que tuvo con José Antonio Meade, quién he dicho desde el principio es un hombre bueno, honesto y capaz, ojalá haya lugar para incluir a alguien que sabe tanto de la economía de este país en un equipo tan “plural”. Bartlet y un servidor no tenemos exactamente una buena relación, en alguna ocasión escribió una carta en uso de su derecho de réplica en contra de una columna de este espacio, se la contesté y cómo precisamente no tiene la cola muy corta prefirió callar. Algo muy adecuado para aquellos que hoy son adalides de la democracia y otrora fueron bufones del poder. Pero también entiendo qué hay algunos políticos más malos que otros que se necesitan en distintos lugares. Para explicarme claramente, en la URSS se decía que Lenin llamaba “idiotas útiles” a aquellos necesarios para las causas comunistas que adoptaban las doctrinas a pie juntillas, después se descubrió que fue el New York Times el primer lugar en donde se usó en 1948, pero esto no es más que un breviario cultural, lo que quiero que se entienda, es que también en política a veces se ocupan los “cabrones útiles”, aquellos que impresentables a veces, son los únicos que se meterían a la cañería a destapar el tapón de mierda. Esto me lo explicaba un amigo querido, en el ámbito sindical, estoy con el de acuerdo en algunas partes, en las prácticas hay otras que no, pero quizá sería pura retórica, por que sin esos impresentables quizá el país seguiría en pañales. Lo que es un hecho es que muchos se pasaron.

Lo que no puede ser aceptable, es el ánimo de venganza de algunos, que como lo he escrito en estas mismas líneas no hicieron nada para regresar al poder. Que quede claro, está elección como ninguna otra, la ganó una sola persona, los gobiernos de los estados, las curules en ellos congresos, las presidencias municipales, las ganó Andrés Manuel López Obrador. Así que es inaceptable que vengan a querer cobrarse afrentas de las cuales no tiene la calidad moral o electoral para reclamar sangre, así que como lo diría su líder moral, serénense, tranquilos, que la política como el amor, es una rueda del infortunio en donde pueden estar arriba y otro día hechos pedazos.

Y para todos aquellos que son fanáticos de la venganza les dejo dos joyas, que quizá ayuden a que su patética vida, decorada con brillos falsos como ellos, pueda encontrar sentido sin vengarse y joder a los demás: “Siéntate pacientemente junto al río y verás pasar el cadáver de tu enemigo flotando.” (Proverbio chino). “Yo no hablo de venganzas ni perdones. El olvido es la única venganza y el único perdón.” Borges.

Be the first to comment

Opina

Tu email no será publicado .


*