Los jóvenes, nuestra esperanza amenazada.

Tragedia
Francisco Zea

Un país que no ofrece un futuro a sus jóvenes es un país que no ofrece un futuro, en el cual la esperanza es amenazada.

De una cifra cercana a los 33 mil desparecidos, según cifras oficiales, el 42 por ciento son jóvenes. Las  historias de terror de los últimos días no hacen más que confirmar la situación insoportable e inaceptable de los jóvenes en México.

Las opciones a las que hemos condenado a la juventud mexicana son pocas y sombrías. Una educación de mala calidad que si no es apuntalada por el talento e inteligencia del joven no alcanza para obtener una plaza bien remunerada y que permita desarrollar el emprendimiento. Condenarlos a no tener esperanza ni futuro, de modo que los hacemos presa fácil del crimen organizado, en donde son reclutados por 5 mil pesos al mes y son dotados de AK-47 camioneta y licencia para matar. Bajo el lema: “prefiero vivir un año como rey que mil como güey” están dispuestos a agarrarse a balazos con soldados, marinos, policías y rivales, su sangre vale un fajo de billetes. Y el más triste destino, ser interceptados por el crimen organizado, en cualquier actividad, desde los 43 desaparecidos hasta los estudiantes de cine de Tonalá, acaban quemados, torturados, asesinados o disueltos en ácido en manos de un desadaptado como el QBA, un supuesto rapero, que no es más que un resentido social.

Un país que no le ofrece un futuro a sus jóvenes es un país que no se ofrece un futuro. En el momento en que nuestros jóvenes no tienen esperanza, matamos la esperanza de una nación. Estamos extirpando a sangre y fuego los sueños de los que deben de ser el futuro de nuestro país. En donde estamos perdiendo el país sobre todo extraviando lo más importante, asesinando cruelmente a sus herederos.

Lo más preocupante es que de nuestros 5 candidatos, ninguno de ellos ha hecho a una propuesta real, centrada y viable para acabar con esta espiral maldita, que nos pone en en borde del abismo. No esto exagerando. Un país en donde sus jóvenes están sometidos a esta violencia, que no pueden desarrollarse y crear, no van a crecer ni prosperar. Dónde están las condiciones para que puede existir un Steve Jobs y su genialidad, un Mark Zuckerberg que pueda interconectar al mundo.

Pese a lo anterior, hay una horda de jóvenes que con valentía y esfuerzo, de todos los estratos sociales, que se dedican a crear programas para supervisar el destino del dinero pagado en impuestos, para identificar “fake news”, otros con responsabilidad social y otros con interés político.

Tenemos una generación de jóvenes chingones y rifados, que pese a todas las limitaciones de nuestro sistema educativo, a los peligros e interferencia, tienen ganas de salir adelante, de engrandecer a México, de forjarse un futuro mejor y promisorio.

Estoy convencido de que independientemente de quien gane la presidencia de México, nada va a cambiar sino cambiamos como sociedad. No hay forma de que estés país cambie nada, si nuestra sociedad no empieza a ser responsable y evitamos la mordida, la rapiña en accidentes, el “valemadrismo” endémico que nos han llevado a ser un país sin ley.

No importa que podamos revivir a Winston Churchill, necesitamos un estadista sin duda, pero ninguno podrá revertir nuestra tendencia a la transa y la hueva. El 10 de mayo de 1940 cuando asume como primer ministro, hizo muchas cosas, pero nunca le mintió a su pueblo pero hay que tomar en cuenta que su pueblo nunca quizo mentiras, sabían que su sobrevivencia dependía de saber la verdad, de ser inspirados por un líder y seguirlo para lograr su supervivencia. Y no exagero en decir que el liderazgo de Churchill, con todos sus defectos, salvo a Inglaterra de la extinción.

Me queda claro y no dejaré de decirlo, este país necesita un líder inspirador. No un político común y corriente. Alguien que nos haga entender y querer cambiar y engrandecer a México. Que nos transforme en el país que podemos y merecemos ser. La mala, hasta hoy ninguno. Seguiremos esperando que se destape él estadista, en lo que seguimos de espectadores de una ópera bufa.

Be the first to comment

Opina

Tu email no será publicado .


*