Los “Tupperlegisladores”

Francisco Zea
Francisco Zea

Con “tuppers” o sin ellos, las ratas de antaño son ahora los reivindicados de hoy.

Estoy muy desilusionado y desanimado. Había organizado en la casa una reunión con amigos para unirnos a la gruesa fuerza de ventas de “Tupperware”. Después de la adhesión oficiosa de Martí Batres a las hordas de mexicanos que llevan su comida en estos famosos recipientes. Respetuosamente no creo que sea de presumir ni como para hacer un video que muestre cómo se llevan alimentos al trabajo, como lo hacen el 98 por ciento de los mexicanos, pero quizá en el senado mexicano sea una novedad.

Mi desilusión vine del acuerdo de la barra de comida ligera que se instalará en la cámara alta cuando se prolonguen las sesiones. Ya había hecho cuentas y con 128 Senadores comilones me veía ganándome algún viaje por vendedor estrella. Pero ni hablar, la austeridad se prostituyo ante el hambre. Cosas de la cuarta transformación. Por supuesto también reconozco la ecologista conducta de Xochitl Gálvez, que ahora trae su contenedor de agua. Me cae que con estos legisladores tan heroicos la patria se ha salvado. Respetuosamente no mamen! Por Dios, este país tiene problemas de verdad. Que no se van a resolver con ocurrencias pendejas y multipublicitadas. Creo que es tiempo de ponernos serios. Respeto y apoyo la austeridad propuestas por Martí, es un hombre serio y conocedor pero hacerlo por redes sociales es algo que le da al traste a un esfuerzo loable.

Me pregunto este austero gobierno que hará con casos como el del líder del STPRM, el Sindicato de trabajadores petroleros, ese mismo el abuelo de Keiko, Bolly y Morgancita. Esos tres hermosos Bull Dogs, que viajan en avión privado y ya conocen Dubai de la mano de su dueña la hija del impoluto líder sindical.

Este hombre acusado junto con su tesorero Ricardo Aldana de desviar casi mil millones de pesos a la campaña de Labastida, ha navegado por la impunidad durante muchos años. Bueno amén de navegar en su yate por las bahías de Acapulco.

No comprendo si alguien podría imaginar el enorme negocio del “huachicol”, sin la participación de los empleados de Pemex. De hecho hubo en su momento un trascendido que implicaba al señor Deschamps en la adquisición, por parte de Pemex, de un programa bastante poco completo para la detección de ordeña de sus ductos. Pero en fin, ahora resulta que los rateros, de siempre y de años son acogidos en la corte del señor. Con “tuppers” o sin ellos, las ratas de antaño son ahora los reivindicados de hoy.

Mientras estos raterillos que se defienden bajo el manto del control de los trabajadores sigan en este país actuando en la impunidad, está nación seguirá siendo la misma cosa. Mientras los aviones privados y la cartera abierta sean el común en el sindicato de una empresa que está más tronada que la pirotecnia del sábado, este país no podrá ser austero ni exitoso.

Recordará Mr. Deschamps las comilonas que con toda su familia se aventaba en el ahora extinto “Baikal”, en Acapulco. Con vinos de colección y toda la cosa. Mientras tanto Pemex está en coma, y se habla de inversiones millonarias al sector. Pero mientras se siga con estos líderes sindicales será un barril sin fondo.

Si nuestros heroicos “tupperlegisladores” quieren hacerle un favor al país, podrían empezar con modificar las leyes que permiten la opacidad total a los sindicatos. Leyes que permitieron a la cínica de Elba Esther estar fuera de la cárcel, y que dejan que Romero se sirva con las dos manos recursos de los trabajadores que a fin de cuentas provienen de las arcas del estado. En lugar de llevar sus pepinos y zanahorias con Tajín y su ensalada rusa en los típicos recipientes de plástico comprométanse en serio con el país y córtenle las manos a estos ratas. Las demás son payasadas, compórtense por favor.

Be the first to comment

Opina

Tu email no será publicado .


*