Ni triunfo para la oposición, ni victoria de AMLO

Francisco Zea

No le encuentro el épico triunfo en la votación unánime en el Senado de la República, por la cual se crea la Guardia Nacional. Ni considero tampoco, sea un triunfo del gobierno encabezado por López Obrador y me parece una ingenuidad también, que la oposición crea que es un triunfo que pone de manifiesto que están vivos. Hay que recordar que en política ingenuo-ingenuo tira a pendejo.

He escuchado perplejo expresiones de júbilo por los acuerdos que llevaron a la aprobación. Confirman la operación política de Zoé Robledo Subsecretario de Gobernación en coordinación con Ricardo Monreal líder morenista en el Senado. Trasciende también que estuvieron pendientes de la redacción vía telefónica, el  General Secretario Luis Cresencio Sandoval y el Secretario de Seguridad y Protección Ciudadana, Alfonso Durazo.

Los partidos de oposición dicen que han demostrado que unidos pueden coartar cualquier modificación constitucional que pretenda AMLO y que pueda, siendo nuestro más grande temor, acercarnos a la panza de Maduro. Pues les tengo una pésima noticia, perdió el presidente, perdió el ejército, perdió la actual PF, pero sobre todo: perdió México.

Me explico y hago un poco de historia. La Policía Federal fue formada en el sexenio de Vicente Fox, y las fuerzas federales de apoyo, la división de la policía más nutrida, tuvo que recibir una transfusión de miles de soldados que fueron encabezados por el General Arellano Noblecía. Al General Arellano tengo el gusto de conocerlo por las pláticas que he tenido el honor de impartir en la Asociación de Graduados Colegio Defensa Nacional A.C. Y sobre él en algún momento pesaron acusaciones de violaciones a los derechos humanos en Sonora, que aceptando sin conceder, nunca prosperaron, por la falta de pruebas o de voluntad.

Todo esto para expresar que si vamos a seguir simulando que con una policía encabezada por un civil podemos en este momento resolver el desmadre que ocasiona casi 80 muertos diarios derivados de la violencia, luego entonces, reiteró, sufrimos del síndrome del “tío LoLo” aquel que se hace pendejo solo. Pues si el mando militar, la estructura, la disciplina y el entrenamiento ha sido sustituido por un drama de distintas ong’s, estamos jodidos.

Y sí, le echo la culpa a las ONG’s, por que los partidos políticos no pueden hacerse pen…tontos. Pues era el PRI y el PAN, quienes en el sexenio pasado vociferaban y juntitos aprobaban la Ley de Seguridad Interior, que le daba certidumbre a la actuación de las fuerzas armadas en las calles y que la oposición que hoy, estaba y digo estaba, por qué ahora están “pendéjamente satisfechos” con lo que aprobaron, decían era una invasión a la soberanía de los estados y además militarizaba al país. Falaces argumentos todos, políticos y lejanos a la realidad ciudadana que pasa por el exterminio en manos de las ratas en las calles.

Si se puede salvar algo, es la autorización constitucional, lisa y llana de las fuerzas armadas. El combate del “Crimen organizado”, pero por cinco años. Hoy que firmo esta columna, no me arrugo y lo plasmo claramente, el ejército y la marina no regresarán a los cuarteles hasta dentro de 10 años por lo menos y todo esto, sí de verdad somos serios y a las irrisorias y corruptas policías municipales y estatales las ponemos en orden.

No veo en la creación de este órgano una solución a los problemas de origen, quizá hubiese sido mejor reforzar y apuntalar a la antigua PF antes de empezar con otro experimento que en lo personal, no tiene los elementos para solucionar el peor problema que ha acosado al país en décadas.

Y hacemos un breve recuento para documentar mi pesimismo. En el 2000 Fox creó la PFP, en pláticas con el General Ricardo Clemente Vega García, este le dijo que el problema era sacar a la tropa a la calle y sería muy complejo regresarla a los cuarteles. Calderon le quitó lo preventivo para que fuera un acicate contra el crimen organizado. Peña se hizo güey creando la Gendarmería Nacional sabiendo que no tenia efectivos para conformarla. Y en este momento nuestros políticos desde el púlpito de hacer lo políticamente correcto, crean esta Guardia Nacional-Civil, limitada en el tiempo, que no es más que otra simulación, que han disfrazado de un triunfo de la democracia. Quizá para ellos es un triunfo, para usted y para mí es otra falta majestuosa de cataplines, es otra acción tendiente a beneficiar sus posturas políticas, a sus gobernadores y presidentes municipales que les aterra les quiten la caja chica y el ejército los exhiba como ladrones y socios de la delincuencia.

Si se van a unir, únanse para evitar decisiones estériles, como la cancelación del NAICM, no para quitarle a los mexicanos la posibilidad de vivir en paz.

No le extiendo por esto una carta en blanco a los militares y marinos, que si violan los derechos humanos deben de ser juzgados y castigados, pero sino tienen los tamaños para salvarnos y se escudan en la “histórica unanimidad”, nos siguen engañando, como siempre, viendo por sus intereses particulares y partidistas. Ojalá que tengan unanimidad para con “huevos”, defender a México y a los ciudadanos de forma real y no a la medida de ONGs que muchas veces son una moda “hipsteriana”, que hasta el presidente les llama extremistas.

Otras columnas de opinión de Francisco Zea

Tequila, entre el orgullo y el modelo

1 Trackback / Pingback

  1. Urge un manotazo sobre la mesa - PacoZea.com

Opina

Tu email no será publicado .


*