Senadores huevocratas.

Senadores Huevocratas
Senadores Huevocratas

En la Cámara de Senadores se fueron de puente por día de muertos, pero se les olvida que aún no hay un Fiscal Anticorrupción, ni Fiscal de la FEPADE

 

Mientras escribo estas líneas nuestros preocupados legisladores están disfrutando de un “merecido” descanso. Después de que en la Cámara de Senadores demostraron su propensión a la grilla más estéril y se dividieron entre los que querían votar de forma abierta y los que querían votar por cédula.

Nunca la discusión se centró en el peligro que entrañaban las filtraciones de Santiago Nieto al debido proceso. De hecho fuimos testigos la semana pasada, de un claro ejemplo de cómo se puede vulnerar el debido proceso cuando un acusado es marcado por alguien tan poderoso como el presidente de los EUA, de animal, de enfermo y de merecer la pena de muerte. Debido a su diarrea lingüística el señor Trump, puede ya, haber dotado al terrorista de Uzbekistán de una defensa efectiva que, no sólo le evite una pena severa, sino que lo puede dejar libre, pues no hay un jurado en todo su territorio que pueda ser imparcial juzgando al presunto terrorista. Claro que toda esta narrativa es ajena a nuestros egregios Senadores, pues ellos no se pueden poner de acuerdo para nombrar fiscal anticorrupción, ni fiscal de la FEPADE y mucho menos para enderezar el desmadre que organizaron con su ocurrencia del “#fiscalcarnal” ni para sacar adelante leyes urgentes, pero la unanimidad llegó finalmente para una cosa: la disipación.

En este punto no hubo acaloradas discusiones, no fueron legisladores a los medios a hacer la faramalla de pelearse, encontraron ese preciado paraíso, la unanimidad. Hay que entenderlos y no juzgarlos. El peso que llevan sobre sus rectos y fuertes hombros es increíble. Las largas jornadas de desvelos, de estar pegado a la curul jugando con el IPad y levantar el dedo cuando así se los indique su amo, es un trabajo agotador. No importa que les queden no más de 12 sesiones para terminar el año, necesitan despejar la mente después de dar a luz tantas ideas que han sin duda salvado a la patria. Héroes legislativos. Mártires del pleno. ¡Carajo! Súper mujeres y hombres parapetados en un traje o un vestido. Ciudadanos injustos e incomprensivos, eso somos.

En este mismo espació le he planteado mi teoría que en este país el régimen político que priva, no es la democracia ni nada que se le acerque. En México hemos dado a luz a la “peorcracia” el régimen de ser gobernado por los peores y con los peores motivos. Una partida de mediocres que nunca hubiesen alcanzado el éxito económico ni social en la vida empresarial o académica. Que quieren el poder para que este los lleve a un nivel económico que, saben su capacidad y su intelecto jamás les hubiera otorgado. En este caso escalan posiciones y tienen puesto gracias a su complicidad en actos que han menoscabado el patrimonio de México, siendo auténticos gatos y serviles empleados de otros mediocres de mayor alcance y que están en posiciones más altas. Han aguantado vejaciones y malos tratos, han hecho lo impresentable con tal de subir. Esos son nuestros gobernantes. Hoy claramente tenemos un complemento a la “peorcracia”, una derivación de la misma: la “huevocracia”. Entendida ésta como el arte de gobernar con el menor esfuerzo, trabajando lo indispensable y ejerciendo la mayor cantidad de recursos. Nuestros legisladores son el ejemplo vivo.

Seguimos en un país de “virreyzuelos”, en donde tipos fatuos, usan escoltas faraónicas siendo presidentes municipales. Que son tan “desquehacerados”, que su día lo pasan como viudas adineradas de Polanco, entre revisar las fotos de Instagram de otros, criticar a los de enfrente y organizar espectáculos pírricos para crear una sensación de bienestar efímera a los gobernados. Lejos de interesarse por los problemas reales de la gente, están en la maquiavélica planeación de su futuro político.

Me vuelvo a preguntar ¿cuándo alguien que tenga un amor real por este país va a poder llegar a impulsar un cambio real? Me toca todos los días ver la cara de hombres, mujeres y niños que se aferran con uñas y dientes a su esperanza y a sus sueños. Me encantó conocer la semana pasada a un Chaparrito que se llama Iker, y que está lleno de vida, de sueños y además tiene un talento inenarrable. Me entrevistó para su canal de YouTube y me decía que quiere ser veterinario, para cuidar a los perritos, que como a su Schnauzer, ama profundamente. Me pregunto si seremos capaces como país y sociedad de elegir a quienes puedan garantizarle a mi amigo Iker, que podrá estudiar, que podrá caminar sin miedo para llegar a la universidad, que cuidará de la seguridad de sus papás, que propiciará condiciones para que su papá, cerrajero de oficio, pueda seguir trabajando y obteniendo ingresos para impulsar a su hijo.

1 Trackback / Pingback

  1. Senadores se van de puente sin Fiscal Anticorrupción ni fiscal de la FEPADE | El Frente

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*