Una nueva Constitución.

La Constitución Mexicana se ha convertido en un Frankestein, no refleja lo que somos hoy como mexicanos.

Instalados en la porquería electoral, los ataque a los candidatos están a la orden del día. Siguen ausentes la propuestas serias aquellas que pueden transformar al país, mientras tanto jugando un papel importante las redes sociales destilando tufos de odio.

Mientras esto sucede, mientras los candidatos posicionan su pila de porquería y prenden el ventilador, el escándalo de moda tiene que ver con el joven Marco Antonio, de 17 años y que al día de hoy no sabemos qué demonios pasó con él. Que desapareció 5 días, que los policías de la CDMX no respetaron el protocolo, que si lo golpearon, que si apareció un video en el que toca el timbre sin estar herido y se veía drogado.

Lo lamentable es que antes aún de tener resultados en la investigación del caso, ya las redes se incendiaron con comentarios del asunto en donde van y vienen acusaciones, expresiones de odio y de desconocimiento.

Yo lo único que espero es que esto no se vaya a convertir en la tónica de los próximos seis meses. Necesitamos la construcción de democracia a partir de las ideas, de las propuestas y de la construcción, o mejor dicho, la reconstrucción del país.

Estamos de verdad cortos de liderazgos. Que falta hace una figura importante, que pueda de verdad convencer y arrastrar. Por que el añorado cambio no se va a dar solo. Estoy convencido de que ese cambio se debe de dar en el marco de la ley. Pero que tan vigente es la ley de leyes, nuestra constitución.

Según Ferdinand Lasalle, una constitución es en sí mismo, la suma de los factores reales de poder. Es decir, los empresarios, las fuerzas armadas, los trabajadores, las iglesias y todos aquellos que pueden tener alguna injerencia en el destino del país.

En este sentido me parece que nuestra Carta Magna ha dejado de representar las inquietudes y de ser la radiografía de nuestro país. Se ha convertido en un Frankestein, con adiciones y reformas que la alejan mucho de lo que fue originalmente y más de lo que hoy somos como país. Me parece urgente, que se haga una gran reflexión nacional para poder dotar a este país de una nueva constitución que refleje fielmente que país somos hoy y que país queremos construir.

Creo que además podría colaborar a sentarnos y dialogar, para descubrir que somos y a dónde vamos. Nos hace falta un ejercicio interesante de coordinar y de pensarnos en el futuro. Sin tapujos, sin hipocresía y sobre todo alejado de intereses mezquinos. Necesitamos repensar a este México, lejos del apetito de los políticos que le dan en la madre a todo.

Creo que el mejor regalo que le podemos dar a la constitución en su aniversario es una jubilación, que pase por repensar a nuestro México.

Por otro lado aplaudo la diligencia de Alfonso Navarrete Prida, el secretario de Gobernación que ha podido atajar de una vez por todas la crisis desatada por el protagonismo y el afán del gobernador de Chihuahua Javier Corral. Se puso de frente a la opinión pública en un diálogo franco, abierto y respetuoso y de esa forma concreto compromisos entre el gobierno federal y el de Chihuahua. De esta forma pudo acotar los pretextos de Corral, que venía en una espiral de escudarse en la federación para esconder su propia incapacidad, lo que los chihuahuenses ya están acusando.

 

1 Trackback / Pingback

  1. Presidente Peña Nieto encabeza la ceremonia del 101 aniversario de la Constitución - PacoZea.com

Opina

Tu email no será publicado .


*