166 años del nacimiento del precursor del simbolismo, Arthur Rimbaud

166 años del nacimiento del precursor del simbolismo, Arthur Rimbaud
166 años del nacimiento del precursor del simbolismo, Arthur Rimbaud

Para los 16 años, su primer poema que vio la luz, Los aguinaldos de los huérfanos, se publicó en la revista Revue pour Tous

Jean Nicolas Arthur Rimbaud nació el 20 de octubre de 1854, en la ciudad francesa de Charleville. Es reconocido por su relevancia como precursor del simbolismo francés.

Comenzó su obra durante su adolescencia tardía y su edad adulta temprana. Dejó de escribir por completo a la edad de 20 años, después de reunir una de sus principales obras, Illuminations.

No obstante, su legado se mantiene hasta la fecha. Tanto su vida como su obra están empapadas de experiencias sobresalientes que lo hicieron sobresaliente.

Uno de los principales momentos de su vida fue cuando su padre decidió abandonar a su familia; cuando él solo tenía seis años.

Desde su infancia se interesó por la literatura y la escritura. Buena muestra de eso es que con ocho años comenzó a escribir prosa y con diez le dio forma a sus primeros poemas. Algunos de esos incluso los escribía en un latín muy fluido. Uno de los primeros libros que le fascinó fue Los miserables (1862), de Víctor Hugo y su autor favorito era Charles  Baudelaire.

Para los 16 años, su primer poema que vio la luz llevaba por título Los aguinaldos de los huérfanos, se publicó en la revista Revue pour Tous.

A esa misma edad, Arthur Rimbaud quiso huir a París para poder conocer el ambiente literario de la ciudad y comenzar una carrera meteórica. No obstante, fue descubierto viajando sin billete y acabó encarcelado.

Para su suerte, consiguió ser liberado gracias al dinero que pagó su profesor, Georges Izambard, que fue una de las figuras que más le respaldó y ayudó en su faceta literaria.

A partir de ese momento, su vida fue un ir y venir al hogar familiar, así como un recorrido viviendo en casas de diferentes amigos y conocidos. Ese modo de vida le permitió entrar en contacto con ciertas personas que lo arrastraron a ser consumidor asiduo de hachís y ajenjo.

También podría interesarte: El arte como consecuencia de la muerte de las pandemias

Este tipo de conductas se vieron reflejadas en episodios de rebeldía en los que realizaba pintas en las iglesias, o cuando recitaba versos. Terminaba sus lecturas deseando la muerte de Dios.

Asimismo, uno de sus escándalos más conocidos fue el que protagonizó su relación amorosa con el también poeta Paul Verlaine. Por él no dudó en abandonar a su familia para comenzar una nueva vida en Londres.

No obstante, ya instalados, vivieron en la pobreza y se ganaron la vida como profesores de francés. A los pocos años, la relación no acabó nada bien. Cuando el joven poeta viajó por Europa junto con él, ya inmersos en una relación tormentosa de amor y odio, Rimbaud comenzó a escribir su obra de culto “Una temporada en el infierno”.

Dicha “temporada” fue experimentada por los dos. En ese periodo, Verlaine anunció su suicidio y cegado en cólera infernal le metió dos balazos a Rimbaud. Paul fue encarcelado dos años y ahí fue cuando terminó todo.

Respecto a su obra, toda la desarrollo entre sus 14 y 21 años, tras darle forma a su obra más relevante: Iluminaciones. Asimismo, solo escribió una novela, Una temporada en el infierno (1873).

Cabe destacar que el motivo por el que dejó la literatura fue la crítica. Tras la publicación de su único libro, su trabajo fue despreciado. Ante ello, Arthur decidió cambiar de rumbo y realizar otras labores.

Cruzó los alpes a pie y fue capataz en Chipre, se enlistó y desertó de la armada holandesa, comercializo café en Etiopía, y fue el primer hombre blanco en viajar a Ogaadeen (región somalí de Etiopía), donde fue traficante de armas.

Contenido relacionado:

Garcilaso de la Vega, 5 versos y datos a 484 años de su muerte

CAB

Acerca de PacoZea.com 57866 Articles
Somos un equipo amplio de colaboradores y redactores capitaneados por Francisco Zea, que nos enfocamos en traer las noticias que importan, contadas como el lector quiere.

Be the first to comment

Opina

Tu email no será publicado .


*