171 años de la muerte de Frédéric François Chopin, el “niño prodigio”

171 años de la muerte de Frédéric François Chopin, el “niño prodigio”
171 años de la muerte de Frédéric François Chopin, el “niño prodigio”

Dio su primer concierto público a los ocho años, en el palacio de la familia Radziwill de Varsovia, donde tocó el Concierto en mi menor de Vojtech Jirovec

Frédéric François Chopin fue un profesor, compositor y virtuoso pianista polaco, considerado uno de los más importantes de la historia; así como uno de los mayores representantes del Romanticismo musical.

Su maravillosa técnica, su refinamiento estilístico y su elaboración armónica se han comparado históricamente, por su influencia en la música posterior, con las de Wolfgang Amadeus Mozart, Ludwig van Beethoven, Johannes Brahms, Franz Liszt o Serguéi Rajmáninov.

Nació el 1 de marzo de 1810, en Żelazowa Wola, en el Gran Ducado de Varsovia, y murió en París el 17 de octubre de 1849.

Niño prodigio

Desde los seis años, empezó a frecuentar los grandes salones de la aristocracia y la burguesía polacas; donde suscitó el asombro de los asistentes gracias a su sorprendente talento.

Frédéric y sus hermanas crecieron en un entorno en el que el gusto por la cultura en general, y la música en particular, era considerable. Su primera maestra de piano fue su hermana Ludwika, con quien tocaba duetos para piano a cuatro manos.

Era tan bueno que, al destacar pronto sus excepcionales cualidades, a los seis años sus padres lo pusieron en manos del maestro Wojciech Żywny, violinista amante de la música de Bach y de Mozart, y que basaba sus enseñanzas principalmente en ellos.

A esa misma edad compuso su primera obra. Como no sabía escribir muy bien, la pieza la escribió su padre. Se trataba de la Polonesa en sol menor para piano, publicada en noviembre de 1817 en el taller de grabado del padre J. J. Cybulski, director de la Escuela de organistas y uno de los pocos editores de música polacos de su tiempo.

Ese mismo año compuso otra Polonesa en si bemol mayor. Su siguiente obra, una Polonesa en la bemol mayor de 1821, dedicada a Żywny, es el primero de sus manuscritos que se conserva.

Para los ocho años ya tocaba el piano con maestría, improvisaba y componía con soltura. De hecho, dio su primer concierto público el 24 de febrero de 1818 en el palacio de la familia Radziwill de Varsovia, donde tocó el Concierto en mi menor de Vojtech Jirovec.

Gracias a su habilidad, pronto se hizo conocido en el ambiente local de la ciudad, considerado por todos como un “niño prodigio” y llamado el “pequeño Chopin”.

Aparte de dar conciertos completos, comenzó a dar recitales en las recepciones de los salones aristocráticos de la ciudad, para las familias Czartoryski, Grabowski, Sapieha, Mokronowski, Czerwertynski, Zamoyski, Radziwill, Lubecki, Zajaczek, Skarbek y Tenczynski, tal como hiciese Mozart a la misma edad. Así se ganó un número creciente de admiradores.

En 1822, comenzó a recibir clases privadas con el silesiano Józef Ksawery Elsner, director de la Escuela Superior de Música de Varsovia.

Para el 7 de julio de 1826, a los 16 años, Frédéric completó sus estudios en el Liceo, graduándose cum laude el 27 del mismo mes.  En noviembre del mismo año, se inscribió en la Escuela Superior de Música de Varsovia; entonces parte del Conservatorio de Varsovia y conectada con el Departamento de Artes de la Universidad de Varsovia.

Allí continuó sus estudios con Elsner, pero no asistió a las clases de piano. Elsner, que lo conocía, comprendió su decisión, pero fue muy exigente en las materias teóricas que le enseñó, sobre todo en contrapunto. Gracias a esto, adquirió una sólida comprensión y técnica de la composición musical.

En este tiempo, compuso su Sonata para piano nº 1 en do menor OP. 4, sus Variaciones sobre el aria «Là ci darem la mano» (de la ópera Don Giovanni de Mozart) para piano y orquesta Op. 2 y el Trío para violín, cello y piano Op. 8; todas obras de gran envergadura, basadas en formas clásicas.

Alrededor de 1828 se enamoró de Konstanze Gladkowska, una joven estudiante de canto del Conservatorio que conoció en un concierto de estudiantes. De esta primera pasión juvenil nacieron varias obras memorables: el Vals Op. 70 nº 3 y el movimiento lento de su primer Concierto para piano y orquesta en fa menor.  Sin embargo, tuvo un verdadero romance hasta 1836 con George Sand, una escritora con hijos.

También podría interesarte: Gustavo Dudamel y la Filarmónica de Los Ángeles hicieron vibrar al Palacio de Bellas Artes #VIDEO

Salud

No obstante de su gran éxito, en el año de 1849 falleció en París después de luchar mucho tiempo contra una tuberculosis y en medio de una gran pobreza.

Un artículo publicado en 1996 en el Diario Médico de Australia, escrito por el Doctor John O’Shea remite algunos detalles de la salud del Chopin. Cabe destacar que desde su niñez tuvo una quebradiza salud. Sufría inflamaciones de los ganglios del cuello y tuvo que soportar frecuentes sangrías.

Los registros más documentados apuntan que Chopin murió a los 39 años de tuberculosis; sin embargo, según O’Shea, sus propios médicos no estaban del todo convencidos de que el verdadero problema fuese la tuberculosis; sino fibrosis quística

De acuerdo con estudios vertidos en el artículo, Chopin medía 1´70 y pesaba 45 kilos durante su vida adulta. Tenía tos crónica, más fuerte por la mañana y en el invierno; además, solía perder peso después de las infecciones respiratorias y por «indiscreciones en la dieta», comía fundamentalmente hidratos de carbono y evitaba comidas grasas, que le causaban diarrea.

También se apunta que mantuvo un historial de 18 años con hemoptisis; y poca tolerancia al ejercicio; pues después de algunos conciertos estaba tan cansado que se tenía que retirar acompañado.

En adición, se señala que uno de los alumnos de Chopin, Franz Liszt, escribió que Chopin tenía «una falta de desarrollo muscular normal». También se cree que era estéril. Como último apunta, una supuesta autopsia reveló un agrandamiento del corazón.

Otro dato para la posible fibrosis podría ser que tuviera “dedos en forma de palillo de tambor” (habitual en FQ). Se teoriza esto porque Chopin siempre llevaba guantes, y no hay ningún retrato suyo en el que se vean sus manos.

Asimismo, parece ser que su hermana Emily, falleció a los 14 años también a causa de la FQ. Entre otras condiciones, ella tenía pérdida severa de peso, hemoptisis recurrente, neumonía y un largo historial de infecciones respiratorias; todos indicativos de la Fibrosis.

Composiciones

En reconocimiento a su gran talento, de dejamos 10 de sus mejores composiciones.

  • Nocturnos, Op. 9

Entre 1827 y 1846, escribió un total de 21 turnos para piano divididos en diferentes números de Opus. En su Opus, nueve se encuentran tres de los más conocidos.

  • Estudio Op. 10, No. 12 in Do menor, el estudio revolucionario

Los estudios de Chopin están considerados como obras maestras de la técnica y son un referente para todo pianista. Escribió un total de 27 estudios en entre 1830 y 1840. Están distribuidos en sus opus 10, 25 y tres estudios sueltos. En concreto en estudio No. 12 de su Op. 10, dedicado a Liszt al igual que los demás de este opus, toma su nombre de la revolución de los cadetes en Polonia contra el dominio Ruso en 1831.

  • Preludio, Op. 28, No. 15. La gota de Lluvia

Chopin escribió 24 preludios dentro de su Abu 28. Lo hizo al igual que sus antecesores diferentes tonalidades como en el caso más conocido de Johann Sebastian Bach. Están compuestos entre 1836 y 1839 parte de ellos mientras Chopin y George Sand vivían en la isla de Mallorca. Es posiblemente el más conocido en el número 15 una obra homenaje a la soledad al intimismo a la reflexión con uno mismo.

  • Concierto para Piano No. 2 en Fa menor, Op. 21

Dos conciertos para piano y orquesta el Op. 21 y el Op. 11. Realmente parece ser que el concierto número dos fue escrito con anterioridad al número uno. Este concierto fue estrenado en 1830, cuando el compositor tenía 20 años y está dedicado a la condesa Delphine Potocka.

  • Balada para piano n.º 1, en Sol menor op. 23

Chopin escribió cuatro baladas entre los años 1831 y 1842.. Las más famosas son posiblemente la primera, escrita en 1831, época en la que el compositor estaba realmente desolado ante su estancia en Viena mientras que sus su familia y compatriotas luchaban en contra de la hegemonía rusa en su país. La segunda está dedicada al compositor Robert Schumann.

  • Sonata para violonchelo en Sol menor, Op. 65

Escrita en 1846. Fue la última obra publicada en vida del compositor y fue dedicada a Auguste Franchomme e interpretada con él en París en 1848.

  • Sonata para piano No. 3 in B minor, Op. 58

Chopin escribió tres sonatas para piano, de las cuales dos fueron publicadas en vida.  Las tres están consideradas como las obras más difíciles del compositor; junto con Polonaise-Fantaisia, Op. 61 y su Allegro de Concierto, Op. 46. Compuso su tercera sonata en 1844 y está dedicada a la condesa Emilie de Perthuis.

  • Polonesa en Lab mayor, Op. 53, La Polonesa Heroica

Compuesta en 1842, una época en la que Chopin tenía grandes problemas de salud y habitualmente cama con fiebres y vómitos. Es una obra de alabanza a su tierra, aunque no sigue la forma clásica de polonesa.

  • Vals in Reb mayor, Op. 64, No. 1, El vals del minuto.

Parece que Chopin pudo componer en torno a 36 valses, piezas de concierto, no para ser bailadas. Empezó a componerlos con 14 años y estuvo haciéndolo durante toda su vida. El más conocido es el vals del minuto, aunque su interpretación suele durar un minuto 40 segundos parece que el término minuto no se refiere a la duración de la pieza si no a la pequeña ésta.

  • Fantasía-Impromptu op. póst. 66

Compuesta en 1835, Chopin no quería que esta obra saliese a la luz porque decía era muy parecida al Claro de Luna de Beethoven. Para evitar las críticas, le dijo a su amigo Julian Fontana que la quemase, pero él no lo hizo y después de morir Chopin. la publicó.

Contenido relacionado:

Niccolò Paganini, el violinista que tenía un pacto con el diablo

CAB

Acerca de PacoZea.com 56266 Articles
Somos un equipo amplio de colaboradores y redactores capitaneados por Francisco Zea, que nos enfocamos en traer las noticias que importan, contadas como el lector quiere.

Be the first to comment

Opina

Tu email no será publicado .


*