1842: Muere Leona Vicario; icono de la Independencia de México

1842: Muere Leona Vicario; icono de la Independencia de México
1842: Muere Leona Vicario; icono de la Independencia de México

Un día como hoy, pero de 1842, México murió Leona Vicario, a una de las figuras más importantes de la Independencia, la primera periodista e impulsora del feminismo en México

María de la Soledad Leona Camila Vicario Fernández de San Salvador falleció el 21 de agosto de 1842 a la edad de 53 años en su casa en la Ciudad de México. Sus restos descansan en la  Rotonda de los Mexicanos Ilustres.

Leona Vicario es considerada una heroína nacional, madre de la patria y fundadora de México.

Durante la Guerra de la Independencia se convirtió en la informante de los insurgentes que buscaban la soberanía de México como país. Donó todas sus pertenencias a esta noble causa dedicándose en cuerpo y alma.

En 1810, Leona Vicario formó parte de una sociedad secreta llamada Los Guadalupes, cuyos integrantes conformaron una especie de red a través de correos con Miguel Hidalgo y Costilla y José María Morelos y Pavón, debido a que pertenecían a la sociedad virreinal, y eso les permitía tener acceso a información que otros insurgentes no tenían.

Fue una de las primeras periodistas en México, por lo que se enfrentó a numerosos riesgos por apoyar la causa independentista.

Continuó las actividades políticas, periodísticas y poéticas junto con su esposo  Andrés Quintana Roo, a quien defendió cuando el presidente Anastasio Bustamante decidió su persecución y condena como represalia por las campañas de prensa que se difundían desde El Federalista, editado gracias a los recursos de Leona y en el cual siguió escribiendo hasta su muerte.

La historia cuenta que tras ser descubierta por el gobierno virreinal, fue apresada en un convento del cual escapó disfrazándose de negra.

Leona Vicario luchó junto con otras mujeres por cambiar la historia de México que hicieron su lucha por la igualdad a pesar de tener todo en contra. Estas son algunas,  heroínas mexicanas cuyo legado aún es reconocido en estos días.

La Malinche, la indígena políglota

Una indígena que con su inteligencia y carisma se hizo escuchar en una época en la que nadie le presentaba atención a las mujeres. Malitzin nació cerca de Tabasco en una comunidad náhuatl, tras la muerte de su padre fue vendida a unos traficantes del sureste que le enseñaron a hablar maya. Pronto el destino la llevó junto a Hernán Cortés con quien sostuvo una larga relación. Durante mucho tiempo la Malinche fue la intérprete y la guía de los españoles, gracias a su ayuda muchos lograron darse a entender.

Josefa Ortiz de Domínguez

Revolucionaria y patriota, mejor conocida como “la Corregidora” y “madre de la patria”, esta mujer originaria de Morelia, Michoacán,pasó a la historia cuando informó a los revolucionarios que la conspiración independentista de Querétaro, había sido descubierta.

Años más tarde, fue hecha prisionera y recluida en el convento de Santa Catalina de Siena durante tres años. Liberada de la prisión, fue objeto de condecoraciones y títulos que rechazó de manera enérgica al no estar de acuerdo con el imperio. Bajo la frase “Servir a la patria es un deber y un orgullo, no hay que premiar a quién sirve a la patria, sino castigar a quién de ella se sirve», fue recordada.

Frida Kahlo

Una mujer mexicana que transformó su vida pintándose a si misma. Discapacitada desde los 19 años a causa de un accidente que le dejó grandes secuelas, pasó el resto de su existencia superando elegantemente su dolor a través del arte y de la creación de imágenes luminosas y sorprendes que ilustran una época en México. A pesar de todos sus amantes, hombres y mujeres, el gran amor de su vida fue Diego Rivera cuya relación inmortalizó en muchos de sus cuadros.

Sor Juana Inés de la Cruz

Es considerada la mayor figura de las letras hispanoamericanas del siglo XVII, y recordada como una autora que debió enfrentarse a convencionalismos de su tiempo, es por eso que se tuvo que disfrazar de hombre para seguir estudiando. Tiempo después ingresó a la Corte Virreinal como dama de honor de Leonor Carreto, esposa del virrey Antonio Sebastián de Toledo, accediendo así a la gran biblioteca virreinal.

En sus obras se dedicó a señalar que era un mito que hubiera diferencias intelectuales entre hombres y mujeres. Su sátira contra los hombres y su defensa de las mujeres dejan de ser una opinión: son una reacción moral, e incluso física, ante las experiencias vividas.

En su sed de conocimiento, Sor Juana también elaboró una amplia lista de humanistas y religiosas con prominentes aportaciones culturales y científicas.

Eulalia Guzmán

Maestra y arqueóloga recordada por luchar por la reivindicación del mundo prehispánico, involucrada en múltiples tareas educativas, científicas y culturales, fue la creadora del Archivo Histórico de la Biblioteca Nacional de Antropología e Historia (BNAH).

Eulalia Guzmán formó parte de la Escuela Nacional de Maestros; fue fiel seguidora de Madero y cesada de su incipiente labor educativa por Victoriano Huerta; fue apoyada en sus gestiones educativas por José Vasconcelos; colaboró en asociaciones femeninas y logias masónicas. Tras su participación en un seminario de reformas educativas en Ginebra, Suiza (1922), Eulalia se encarga de implantar un modelo educativo denominado Escuela Experimental entre los pueblos yaqui y yori.

Fue una de las especialistas que descubrieron los restos de Cuauhtémoc, el último tlatoani azteca. Fue además una pedagoga destacada que impulsó una enorme campaña de alfabetización en nuestro país. Sin duda, su intelecto iluminó como nadie el patrimonio nacional.

Contenido Relacionado:

Centenario de la muerte de Emiliano Zapata; un hombre leal a su lucha

Be the first to comment

Opina

Tu email no será publicado .


*