En Estados Unidos, descubren burdel que se hacía pasar por spa

Las autoridades de San Diego, en Estados Unidos, están buscando cerrar un negocio que, tras la fachada de spa, ofrecía servicios de prostitución

El verdadero giro del negocio fue descubierto gracias a las denuncias hechas por los vecinos, que se quejaban de “ruidos sexuales” en el supuesto salón de masajes.

Te puede interesar: Raúl Araiza confienza que tuvo una ITS por tener relaciones sexuales con una prostituta

La fiscal municipal Mara Elliott anunció que aplicaán la ley civil para cerrar el Ocean Spa, ubicado a lo largo de Kearny Villa Road, marcando el final de una investigación de un mes sobre el negocio en asociación con la Unidad de Vicio del Departamento de Policía de San Diego. Las autoridades aseguraron que las pruebas (especialmente los sonidos sexuales) eran contundentes.

“Los propietarios de Ocean Spa se han hecho pasar por un negocio legítimo durante demasiado tiempo”, dijo Elliott en un comunicado. “Ocean Spa es un burdel, no un salón de masajes, y no tiene lugar en nuestra comunidad ni en ningún otro lugar”.

Investigación por prostitución

La investigación sobre Ocean Spa se inició después de que las autoridades recibieran numerosas quejas. Según la ciudad, esto incluía “tráfico peatonal a horas intempestivas, personas que tenían relaciones sexuales en automóviles estacionados y ruidos sexuales lo suficientemente fuertes como para interrumpir los servicios religiosos cercanos”.

Durante el último año, los detectives del SDPD pasaron más de 125 horas investigando el negocio por delitos relacionados con la prostitución, dijeron funcionarios de la ciudad.

Esto incluyó varios casos en los que trabajadores de spa ofrecieron sexo a agentes de policía encubiertos, lo que dio lugar a cuatro arrestos por prostitución. Aunque los investigadores dicen que “no están convencidos” de que las mujeres estuvieran involucradas voluntariamente en la empresa de prostitución.

Según la oficina de policía, el spa también ha distribuido en línea más de mil 270 anuncios ofreciendo servicios de sexo en los últimos cinco años.

En la acción de aplicación de la ley civil, el fiscal de la ciudad solicita a un juez que prohíba a Ocean Spa continuar operando un “negocio ilegal de semáforos en rojo” y le imponga 100 mil dólares en sanciones civiles. Su oficina dice que también están solicitando el reembolso de los honorarios de los abogados y otros costos incurridos por “actividades relacionadas con la aplicación de la ley”.

No hubo detalles adicionales disponibles de inmediato sobre la investigación o los esfuerzos de las autoridades para cerrar el negocio.

Síguenos en X

Mas Noticias