Hace 131 años se fundó la fábrica de naipes Nintendo Koppai

Hace 131 años se fundó la fábrica de naipes Nintendo Koppai
Hace 131 años se fundó la fábrica de naipes Nintendo Koppai

La empresa comenzó con el objetivo de producir y comercializar naipes Hanafuda, unas cartas que se utilizan para distintos juegos de mesa

Actualmente, Nintendo Co., Ltd., con sede en Kioto, fabrica y distribuye hardware y software para su consola Nintendo Switch™; así como innumerables productos de mercancía relacionados con sus videojuegos.

Desde 1983, cuando lanzó Nintendo Entertainment System™ (NES), ha vendido más de 4700 millones de videojuegos; así como más de 750 millones de unidades de hardware en todo el mundo. Es la cuna de personajes conocidos como Mario™, Donkey Kong™, Metroid™, Zelda™ y “pikachú”. No obstante, no siempre fue el emporio de la tecnología que lo distingue y posiciona ahora.

Primeros años

En detalle, los antecedentes de Nintendo se remontan al 23 de septiembre de 1889, en ese momento el artesano Fusajirō Yamauchi fundó la empresa Nintendo Koppai, en Kioto, Japón. Su  objetivo era producir y comercializar naipes Hanafuda, unas cartas que se utilizan para distintos juegos de mesa.

Gracias a que la principal característica de los naipes era incorporar ilustraciones en vez de números. Yamauchi pudo comercializarlas; pese a que las autoridades de Japón tenían prohibidos los juegos de apuestas desde 1633.

Aparte de este pequeño vacío legal, el emprendedor usaba la corteza de árboles moreras, que él mismo pintaba a mano.​Gracias a lo artesanal del proceso, la demanda del producto eventualmente se incrementó. A tanto llegó la petición, que Yamauchi debió contratar asistentes para producir en serie.

De esta manera, la oferta inicial de Nintendo Koppai se vio completada con otras barajas, como la dedicada al Hyakunin Isshu;​ las Daitoryo, que eran las más populares en Kioto7 y otras de estilo occidental, las primeras de ese tipo en Japón.

A pesar de un comienzo favorable, la compañía atravesó ciertas dificultades financieras, debido a que el proceso de fabricación de las cartas era lento y costoso. Otros factores de riesgo eran el limitado nicho de mercado al que pertenecía la empresa, y la amplia durabilidad de las cartas, un aspecto que impactaba en las ventas debido a la escasa tasa de reposición del producto.

Ante este panorama, el empresario redujo los precios, comenzó a producir cartas de menor calidad, a las cuales denominó Tengu​, y buscó ofrecer sus productos en otras ciudades como Osaka; lugares donde se movían cantidades considerables de dinero en partidas de cartas; donde también se apostaban sumas que podían llegar a ser muy elevadas.

Pese a lo anterior, la compañía subsistió y, en 1907, estableció un acuerdo con Nihon Senbai, más tarde titulada Japan Tobacco & Salt Corporation, para comercializar sus cartas en varios locales de cigarrillos a lo largo del país, lo que incrementó su éxito.

Segunda generación

Pararon varios años, hasta que Yamauchi tuvo que jubilarse. Para mantener a la compañía, y porque no tenia un hijo varón, adoptó a su yerno como hijo propio para que pudiera hacerse cargo del negocio. Como resultado, Sekiryo Kaneda adoptó el apellido «Yamauchi» en 1907 y, un par de décadas después, en 1929, se convirtió en el segundo presidente de Nintendo Koppai. Para entonces, era «la compañía más grande de juegos de cartas» en Japón.

Para 1950, debido al deterioro en la salud de Sekiryo, su nieto​ Hiroshi asumió la presidencia de Nintendo Company. Sus primeras acciones implicaron varios cambios importantes en la operación de la compañía. En 1952, centralizó la producción de cartas en las fábricas de Kioto,​ lo que le llevó a expandir las oficinas.​ Asimismo, logró que su nueva línea de cartas de plástico gozara de un considerable éxito en el país.

​Aunque la compañía vivió un momento de prosperidad y bonanza económica con Hiroshi, debido a un acuerdo con Disney  para hacer cartas, esto hizo que se centrará en un mercado infantil. La situación se agravó debido a que las ventas de Hanafuda, más enfocadas hacia un público adulto, habían caído notablemente porque la sociedad japonesa prefería otros pasatiempos como el pachinko, los bolos o las salidas nocturnas.

Nintendo se dio cuenta de que no tenía alternativas reales con las cuales palíar esa situación. Entre 1963 y 1968 Yamauchi invirtió en varias líneas de negocio para Nintendo, apartadas de su mercado tradicional. Entre estos intentos se encontró vender paquetes de arroz instantáneo, establecer sucursales de «hoteles del amor» y crear un servicio de taxis denominado Daiya.

Estos últimos esfuerzo tuvieron una mejor recepción que los anteriores, pero Yamauchi desestimó las iniciativas, tras una serie de desencuentros con los sindicatos locales.

Ya para 1969, Yamauchi incrementó la inversión de Nintendo en un departamento de investigación y desarrollo que dejó a cargo de Hiroshi Imanishi, un empleado con una extensa trayectoria en otras áreas de la organización. Eventualmente Gunpei Yokoi se sumó al equipo como responsable de la coordinación de los distintos proyectos de ese departamento; entre ellos, los electrónicos.

A partir de ese entonces, la compañía comenzó a producir diversos juguetes electrónicos. Tomó al menos 10 años para que la firma comenzara a producir arcades y plataformas de videojuegos, pero esa es otra historia.

Contenido relacionado:

Nintendo aumentará 20% la fabricación de «Switch»

CAB

Acerca de PacoZea.com 56381 Articles
Somos un equipo amplio de colaboradores y redactores capitaneados por Francisco Zea, que nos enfocamos en traer las noticias que importan, contadas como el lector quiere.

Be the first to comment

Opina

Tu email no será publicado .


*