Ignaz Semmelweis, el médico que puso de «moda» lavarse las manos antes de realizar operaciones

Ignaz Semmelweis, el médico que puso de "moda" lavarse las manos antes de realizar operaciones
Ignaz Semmelweis, el médico que puso de "moda" lavarse las manos antes de realizar operaciones

Miles de mujeres parturientas y niños recién nacidos fueron salvados gracias al descubrimiento del médico húngaro Ignaz Semmelweis

¿Te imaginas que el médico que te atiende esté terminando de realizar una autopsia y pase al quirófano sin lavarse las manos para realizar tu cirugía?

Pues esto es a lo que se enfrentaban cientos de pacientes que en el Siglo XIX eran atendidos por médicos que no tenían la noción de la higiene para realizar intervenciones quirúgicas, lo cual derivaban en miles de muertes por infecciones derivadas del no lavado de mano.

Era el año 1846, cuando la tasa de mortalidad en Europa se situaba entre las más altas para mujeres parturientas y recién nacidos, quienes fallecían de misteriosas fiebres que los llevaban a vivir días de agonía.

Por ese tiempo, el médico húngaro Ignaz Semmelweis trabajaba como asistente del profesor de la Escuela de Salud Pública Johns Hopkins, Justin Lessler, quien se encargaba de preparar a los nuevos especialistas en la salud en lo que se llamaba «entrenamiento científico».

La ciencia comenzaba a predominar por encima de las supersticiones, y se empezaba a dejar de lado las creencias de que las enfermedades eran causadas por espíritus malignos o cambios en la naturaleza; comenzando a adentrarse en el estudio de la anatomía y el cuerpo humano.

El estudio de los cadáveres brindaban a los nuevos médicos herramientas más precisas para saber lo que le ocurría a una persona cuando moría por tal o cual enfermedad, por ello, las autopsias se hicieron más comunes, y los médicos se interesaron en los números y la recopilación de datos.

El joven Dr. Semmelweis no fue la excepción. Cuando se presentó para su nuevo trabajo en la clínica de maternidad en el Hospital General de Viena, comenzó a recopilar algunos datos propios, queriendo entender por qué tantas mujeres en salas de maternidad morían de fiebre puerperal , comúnmente conocida como fiebre infantil.

Estudió dos salas de maternidad en el hospital. Uno fue atendido por todos los médicos y estudiantes de medicina, y el otro fue atendido por parteras. Y contó el número de muertes en cada barrio.

Cuando Semmelweis redujo los números, descubrió que las mujeres en la clínica atendidas por médicos y estudiantes de medicina murieron a un ritmo casi cinco veces mayor que las mujeres en la clínica de parteras.

¿Pero por qué?

Al contrastar las realidades que vivían las mujeres, Semmelweis observó grandes diferencias entre las dos clínicas.

De inicio, en la clínica de parteras, las mujeres dieron a luz de lado, mientras que en la clínica de los médicos, las mujeres dieron a luz de espaldas. Por lo que probó que las mujeres en la clínica de los médicos dieran a luz de lado, sin embargo el número de muertes continúo.

Luego, Semmelweis notó que cada vez que alguien en la sala moría de fiebre infantil, un sacerdote caminaba lentamente por la clínica del médico, pasando las camas de las mujeres con un asistente tocando una campana.

Esta vez, Semmelweis teorizó que el sacerdote y el timbre sonaban tan aterrorizados que las mujeres desarrollaban fiebre, enfermando y muriendo.

Entonces Semmelweis hizo que el sacerdote cambiara su ruta y abandonara la campana, pero el resultado “No tuvo ningún efecto”.

Tras tomarse unas vacaciones para refrescar su visión científica, la cual no estaba arrojando resultados positivos, Semmelweis viajó a Venecia descubriendo a su regreso que la fiebre infantil no era algo de lo que solo se enfermaban las mujeres en el parto.

Esto, porque uno de sus colegas en el hospital había muerto del mismo mal durante su periodo de descanso.

En sus anotaciones se lee que su compañero, el cual era patólogo, había caído enfermo tras pincharse un dedo mientras hacía una autopsia a alguien que había muerto de fiebre infantil.

Semmelweis estudió los síntomas del patólogo y se dio cuenta que la fiebre puerperal también podían causar la muerte de otras personas, pero hubo una relación que lo llevó a entender lo que pasaba.

“La gran diferencia entre la sala de médicos y la de parteras es que los médicos estaban haciendo autopsias y las parteras no”, dice.

Semmelweis planteó entonces la hipótesis de que había partículas cadavéricas, pequeños pedazos de cadáver, que los estudiantes estaban sacando en sus manos y llevando al momento de atender los partos,lo que provocaba que estas partículas entraran en las mujeres quienes desarrollaban la enfermedad y morirían.

Si la hipótesis de Semmelweis era correcta, deshacerse de esas partículas cadavéricas debería reducir la tasa de mortalidad por fiebre infantil.

Entonces ordenó a su personal médico que comenzara a limpiar sus manos e instrumentos no solo con jabón sino con una solución de cloro, el cual -ahora se sabe- es junto con el alcohol el mejor desinfectante que existe; sin embargo, en aquella época nada se sabía sobre gérmenes.

Semmelweis eligió el cloro porque pensó que sería la mejor manera de deshacerse de cualquier olor dejado por esos pequeños trozos de cadáver, descubriendo que a raíz de su nueva acción la tasa de fiebre infantil disminuyó drásticamente.

Sin embargo, no todos los médicos apoyaban la teoría del húngaro y hubo retractores que señalaban a Semmelweis, ya que responsabilizaba de forma directa a los doctores de la muerte de las mujeres al decir que ellos provocaban la fiebre puerperal.

Esto le causó muchos enemigos y hubo quienes intencionalmente dejaron de lavarse las manos con cloro y Semmelweis perdió su trabajo.

Pese a los constantes llamados del médico para que sus colegas se lavaran las manos con cloro antes de atender pacientes, éstos negaban la teoría de Semmelweis, quien comenzó a desarrollar una obsesión por esta realidad que mataba a decenas de personas diariamente.

En 1865, cuando tenía solo 47 años, Ignaz Semmelweis fue internado en un manicomio, desarrollando una condición mental provocada por -lo que algunos señalan- fue sífilis o incluso Alzheimer.

El triste final de la historia es que Semmelweis probablemente fue golpeado en el manicomio y finalmente murió de sepsis , una complicación potencialmente fatal de una infección en el torrente sanguíneo; básicamente, es la misma enfermedad que Semmelweis luchó tan duro para prevenir en aquellas mujeres que murieron de fiebre infantil.

Hoy se sabe que la mayoría de las infecciones que padecen los seres humanos son provocadas por virus, bacterias y gérmenes que habitan en las manos sucias de las personas, por lo que el llamado a una constante higienización de manos y uñas, sigue siendo vital para mantener una buena salud general.

Contenido relacionado

15 de octubre, Día Mundial del Lavado de Manos

Be the first to comment

Opina

Tu email no será publicado .


*