Siete ingredientes infaltables en la gastronomía de México

Entre la gran variedad de ingredientes en la gastronomía de México, existen siete que un buen platillo mexicano no debe olvidar

Todo mundo sabe que la gastronomía de México es una de las más ricas y vibrantes, no sólo por sus colores y mezclas, sino por su historia tradicional y la gran variedad de ingredientes texturas, colores y sabores que se hallan en ella.

La auténtica comida mexicana incluye una extensa variedad de platillos y sabores. Surge de la combinación de la cocina española traída por los conquistadores y mezclada con la comida nativa de los mayas, los aztecas y otras culturas como los purépechas.

Y como toda buena fusión, nuestro país también compartió con el mundo alimentos que nutrieron la gastronomía mundial y que han transformado los sabores de cientos de generaciones que a base de experimentación y prueba han dicho sin este ingrediente la cocina no sería igual.

Entre los productos más reconocidos a nivel mundial, el maíz, el frijol, docenas de chiles, el aguacate, la vainilla, el cacao, el jitomate, la calabaza, el chayote, el zapote, el mamey, la papaya, la guayaba, el nopal, el tabaco, el chicle y el guajolote, son reconocidos por arribar al Viejo Mundo gracias a México.

También podría interesarte: Los tés y su importancia en la gastronomía tradicional de México

No obstante, entre la perpetuación de sabores, existen siete ingredientes que un buen platillo mexicano no debe olvidar, ¿y tú se los pones a tus guisos?

Chile

Del náhuatl chilli, es uno de los ingredientes distintivos de la cocina mexicana. Se trata de un fruto que se incluye de forma primordial en la mayoría de sus platillos y una de las aportaciones de México al mundo. La amplia variedad de chiles permite diferentes formas de consumo y preparación según su forma, sabor y picor.

Maíz

El maíz es la planta base de la alimentación de los mexicanos y en la actualidad se tienen registradas cerca de 305 diferentes especies.  Tiene un origen incierto, ya que se han identificado como sus antecesores especies de Tripsacum. 

Varios autores coinciden en que procede de alguna región de Mesoamérica: algunos piensan que, en el valle de Tehuacán, Puebla; otros más en el valle de Oaxaca donde mencionan que ahí comenzó la domesticación y su cultivo. 

Aunque existen diversas variedades de maíz el amarillo, que es de grano mediano o grande y tono amarillo pálido, y el azul, aplicado a variedades de maíz color azul marino, negro, gris oscuro o verde oscuro, son las más utilizadas para elaborar masa, tortillas, tamales, atoles, y otras variaciones gastronómicas.

Frijol

De la planta del frijol se utiliza fundamentalmente su vaina, como verdura cuando está tierna, es el ejote, y sobre todo sus semillas en una cantidad de presentaciones tan amplia como lo es la diversidad cultural y regional de México. Los frijoles pueden agregarse a diferentes platillos como parte de sus ingredientes, cocinarse como uno independiente o como acompañamiento de guisados

Nopal

El nopal proviene del náhuatl nopalli, es un cactáceo del género opuntia originario de México y protagonista de su cocina. El nopal ha sido y sigue siendo una importante fuente alimenticia en México. Contamos con 140 especies de las 250 que existen. Es rico en agua, fibra, calcio y potasio.

Calabaza

De la calabaza, ayotli en náhuatl, se aprovechan tallos, guías, flores, frutos y semillas. La calabaza es la primera planta cultivada en Mesoamérica, hace unos 10 mil años, y desde entonces es fundamental dentro de la dieta del mexicano. La pulpa es empleada como base de sopas, purés y rellenos.

Epazote

El epazote es la hierba aromática mexicana por excelencia, se emplean sus tallos y hojas frescas. En la cocina mexicana se emplea para darle sabor a los frijoles de olla, platillos como el mole de olla y el mole verde, en la preparación de pescados, así como ingrediente de la sopa de hongos, los esquites y el chile-atole. Es común también incluir una ramita de epazote a las quesadillas

Cacao

Su nombre proviene del náhuatl “cacahuatl”, y del maya “kakaw”, fruto rojo y fuerte. A este se le denomina mazorca de cacao y puede medir hasta 30 cm de largo y 10 cm de grosor. De aquí provienen los granos con los que se produce el chocolate. 

El fruto del cacao se desarrolla en el tronco y las ramas principales del árbol. Cuando la mazorca se ha desarrollado, se corta y se abre para sacar las semillas frescas. Se cultiva en Tabasco, Chiapas y Oaxaca para la elaboración del chocolate-atole. Los granos se destinan a la elaboración de tabletas o barras de chocolate, a la bebida del mismo nombre y al pozol, para lo cual es necesaria la fermentación de los granos.  

Contenido relacionado

¡La gelatina también es gastronomía internacional! Conoce sus tipos y sus usos

NCV

DE COMPRAS


Tags: , ,

Trackback from your site.

SALUD Y BIENESTAR TOTAL


Quienes Somos

Somos un equipo amplio de colaboradores y redactores capitaneados por Francisco Zea, que nos enfocamos en traer las noticias que importan, contadas como el lector quiere.

Comentarios Recientes