,

Silvia Pinal recibirá un homenaje nacional en el Palacio de Bellas Artes

Silvia Pinal recibirá un homenaje nacional en el Palacio de Bellas Artes

La primera actriz de la Época de Oro del Cine Mexicano será reconocida con una serie de actividades.

La actriz y productora Silvia Pinal recibirá un homenaje en el Palacio de Bellas Artes, el próximo 29 de agosto en la Sala Principal a las 19:00 horas, por su trayectoria nacional e internacional en cine, teatro y televisión.

Entre las actividades programadas está la participación de críticos de cine que realizarán un conversatorio en torno a la presencia y aportaciones de la actriz en la Época de Oro del Cine Mexicano.

Su actuación en cintas de proyección internacional, bajo la dirección de Luis Buñuel, será recordada. En el caso de la trilogía, Viridiana, El ángel exterminador y Simón del desierto, filmes que exhibirá la Cineteca Nacional en un ciclo integrado los días 28, 30 y 31 de agosto de 2022 como homenaje a la gran diva del cine nacional.

De la serie de televisión Los que hicieron nuestro cine, de Alejandro Pelayo, se presentarán pasajes y entrevistas con la primera actriz, en las que se rememorará su trabajo en Viridiana.

Asimismo, serán recreadas algunas de las principales obras musicales que la llevaron a la fama como productora, estrella y pionera del teatro de dicho género.

El homenaje estará abierto de manera gratuita a todas las personas que quieran expresar su reconocimiento y gratitud a la gran actriz Silvia Pinal, en el Palacio de Bellas Artes, el próximo 29 de agosto.

Las actividades son organizadas por la Secretaría de Cultura federal, el Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura (Inbal), la Cineteca Nacional y la señora Sylvia Pasquel, también actriz.

Legado

La actriz inició su carrera artística en la Escuela de Actuación de Bellas Artes, impulsada por Manolo Fábregas (1921-1996) y tuvo como profesores a figuras tales como Carlos Pellicer, Salvador Novo y Xavier Villaurrutia.

Fue inmortalizada por Diego Rivera en un retrato de cuerpo entero realizado en 1956 y por Ricardo Ponzanelli en una de sus obras escultóricas, además de reconocida con el Ariel por Mejor actuación femenina en 1956 por la película Un extraño en la escalera; en 1957 por Locura pasional y en 1958 por La dulce enemiga.

A muy corta edad, siendo su padre director de orquesta, Silvia Pinal sintió atracción por el ambiente artístico e intentó ser cantante de ópera, lo que la condujo a tomar clases y participar en Las hijas de Cádiz y en Madame Butterfly.

Su incursión en un concurso de belleza, que le otorgó el título de Princesa Estudiantil de México, la llevó a conocer a los actores Rubén Rojo y Manolo Fábregas, quienes la impulsaron a ingresar en la Escuela de Actuación del Inbal.

Tras debutar en comedias radiofónicas en la XEQ y luego de probar suerte como cantante de ópera, la novel actriz interpretó distintos papeles a principios de los años cincuenta. Trabajó en la película Un extraño en la escalera (1954), del director argentino Tulio Demicheli, con la que logró su internacionalización, debido a que fue enviada al Festival internacional de cine en Cannes.

También podría interesarte: Silvia Pinal se ausenta de función de obra por problemas de salud

Su capacidad polifacética la condujo a ser elegida para participar en comedias cinematográficas, como El rey del barrio y La marca del zorrillo, al lado de Germán Valdés Tin Tan. Un rincón cerca del cielo, en la que compartió crédito con Pedro Infante, y Puerta joven, al lado de Mario Moreno Cantinflas.

Perpetuada artísticamente por Ricardo Ponzanelli en una de sus obras escultóricas, Silvia Pinal tuvo un lugar preponderante en la vida artística de México, en la que se desarrolló como actriz de diversos géneros, en distintos escenarios y con elencos de actores tanto mexicanos como extranjeros, bajo la conducción de destacados directores, incluido Héctor Mendoza, con quien trabajo en la obra Ana Karenina.

Su amplio trabajo le permitió incursionar en diferentes ámbitos, lo que la hizo merecedora de innumerables reconocimientos, entre ellos el premio Ariel por su actuación en las cintas La dulce enemiga y Locura pasional, así como en el rubro de mejor coactuación por la película Un rincón cerca del cielo, hasta recibir en 2008 el Ariel de Oro.

Su popularidad se extendió a otros países. En España filmó cuatro cintas, en Italia llegó a producir y protagonizar una película, además de participar en coproducciones en Chile y Brasil.

Pionera de la comedia musical en México, en 1958 participó en Ring, Ring llama el amor que se presentó en el Teatro del Bosque, montaje al que le siguieron los papeles protagónicos en Mame, Hello Dolly, y Gipsy, en la cual actuó al lado de su hija Alejandra Guzmán.

A principios de la década de los sesenta la actriz alcanzó mayor proyección internacional al protagonizar las películas Viridiana (1961), que ganó la Palma de Oro en el Festival de Cannes a la Mejor película y El ángel exterminador (1962), considerada una de las mejores cintas de todos los tiempos por The New York Times, dirigidas ambas por el cineasta español Luis Buñuel y coproducidas por Gustavo Alatriste.

El gobierno español la condecoró con la Orden Isabel la Católica por su contribución cultural al mundo del cine. La Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas, con sede en Hollywood, la consideró una de sus integrantes por su amplia y notable trayectoria y sus aportaciones a la industria cinematográfica.

Contenido relacionado:

Cancelan obra donde aparecía Silvia Pinal tras polémica con el productor

CAB

Mas Noticias