Vidkun Quisling, el hombre que vendió su patria a Hittler

Vidkun Quisling, el hombre que vendió su patria a Hittler
Vidkun Quisling, el hombre que vendió su patria a Hittler

Una vez que terminó la guerra, Quisling fue declarado culpable de los cargos de malversación de fondos, asesinato y alta traición

Vidkun Abraham Lauritz Jonssøn Quisling fue un político noruego que tomó el poder de su patria el 9 de abril de 1940, con apoyo los nazis, mientras sucedía la invasión alemana de Noruega.

En detalle, de 1942 a 1945, fungió como Ministro presidente, en colaboración con las fuerzas de ocupación. Su gobierno fue conocido como el Gobierno nacional y estuvo dominado por ministros del Nasjonal Samling, el partido que Quisling fundó en 1933, tras varios años entre los círculos de poder.

En contraposición, mientras él sostenía el poder oficial, existía el Gobierno noruego en el exilio, la resistencia reconocida por los Aliados y presidido por Johan Nygaardsvold, el cual permanecía en Londres.

Detención y juicio

Una vez que terminó la gran guerra, Quisling fue procesado durante una purga legal en Noruega. Durante el juicio, fue declarado culpable de los cargos de malversación de fondos, asesinato y alta traición, el 10 de septiembre de 1945. Fue ejecutado por un pelotón de fusilamiento en la fortaleza de Akershus, en Oslo, el 24 de octubre de ese mismo año.

Ante de estos eventos, se entregó a la justicia el 9 de mayo, junto con sus ministros. Quisling fue transferido a la celda 12 en Møllergata 19, la estación de policía central en Oslo.

La celda estaba equipada con una pequeña mesa, un lavabo y un agujero en la pared para un inodoro.​ Tras diez semanas de ser constantemente vigilado para evitar intentos de suicidio, fue trasladado a la fortaleza de Akershus, donde esperó su juicio como parte de la purga legal.

Inicialmente, los cargos de Quisling fueron relativos al golpe de Estado; incluyendo su revocación de la orden de movilización, a su tiempo como líder del Nasjonal Samling y sus acciones como Ministro Presidente; es decir, asistir al enemigo e intentar alterar ilegalmente la Constitución.

Sin embargo, finalmente, fue acusado del asesinato de Gunnar Eilifsen, un oficial de policía ejecutado por desobediencia cuando se negó a arrestar a cinco niñas que no se presentaron a trabajos forzados.

El 11 de julio, se presentó una acusación que añadía una serie de nuevos cargos, incluyendo más asesinatos, robo, malversación de fondos; además, se le acusó de haber conspirado con Hitler para la ocupación de Noruega, el 9 de abril.

El juicio se inició el 20 de agosto de 1945. La defensa de Quisling se basó en restar importancia a su unidad con Alemania y hacer hincapié en que él había luchado por la independencia total.

Todos los intentos fueron inútiles. En los últimos días del juicio, la salud de Quisling sufrió en gran medida; en parte, como resultado de la cantidad de exámenes médicos a los que se le sometió. Esto hizo que su defensa se tambaleara y le quedaran pocas ganas de vivir.

Finalmente, el fiscal Annæus Schjødt solicitó la pena de muerte, apelando a las leyes que el gobierno en el exilio introdujo en octubre de 1941 y enero de 1942.

Contenido relacionado:

Hace 81 años empezó la Segunda Guerra Mundial

CAB

Acerca de PacoZea.com 58148 Articles
Somos un equipo amplio de colaboradores y redactores capitaneados por Francisco Zea, que nos enfocamos en traer las noticias que importan, contadas como el lector quiere.

Be the first to comment

Opina

Tu email no será publicado .


*