¡Cuidado con la contaminación cruzada de alimentos!

¡Cuidado con la contaminación cruzada de alimentos!
¡Cuidado con la contaminación cruzada de alimentos!

La contaminación cruzada de alimentos repercute no solo en transmitir enfermedades infecciosas, sino en poner en riesgo a quienes son alérgicos a algo

Cuando escuchamos que hablan de contaminación cruzada de alimentos, se refieren a la transferencia de agentes contaminantes de un alimento contaminado a otro que no lo está.

Así lo define la Organización Mundial de la Salud (OMS), poniendo como el ejemplo más común es aparente acto de cortar pollo crudo en una tabla de cocina para después, sin limpiarla, cortar ahí mismo los vegetales para preparar una ensalada.

Lo mismo puede suceder con utensilios o nuestras propias manos, si no se lavan y desinfectan, actuando como vectores de transferencia de las bacterias.

¿Como ocurre?

La contaminación cruzada puede darse de alimento a alimento. Por ejemplo, cuando un producto está crudo o sin desinfectar, y se ponen en contacto con alimentos ya cocinados y listos para consumir. Por ejemplo, cortar el pan con los mismos utensilios con los que se manipuló alguna carne cruda.

Otra posibilidad es de persona a alimento. Cuando las manos están contaminadas por tener contacto con productos crudos o sin desinfectar, sin hacerse un correcto lavado de manos, transfiriendo patógenos al momento de manipular.

Otra posibilidad es de superficie a alimento, la cual tiene lugar cuando los utensilios o equipo de cocina que están sucios, como los trapos, los cuchillos, las tablas de picar o las cucharas, se ponen en contacto con los alimentos contaminados.

Importancia

De por sí la insalubridad en los alimentos ha sido uno de los principales problemas de salud en la historia de la humanidad, tomar conciencia sobre la contaminación cruzada de alimentos es de suma importancia.

Esto, en el sentido de que las enfermedades transmitidas mediante la comida, por lo general son causadas por bacterias, virus, parásitos o sustancias químicas que penetran en nuestro organismo, ya sea mediante agua o alimentos contaminados que ingerimos.

Te puede interesar: Día Mundial de la Inocuidad de los Alimentos, clave para la seguridad alimentaria

Causando diarrea o infecciones como la meningitis, los patógenos de transmisión alimentaria pueden causar discapacidad persistente o inclusive la muerte.

Es alarmante que cada año mueran hasta 1.8 millones de personas como consecuencia de enfermedades diarreicas, cuya causa es atribuible la mayoría de las veces a la ingesta de comida contaminada, por lo que la correcta manipulación y preparación puede prevenir la mayoría de los padecimientos de transmisión alimentaria.

Otras afectaciones

Pero contraer enfermedades de transmisión bacteriana no es el único riesgo de la contaminación cruzada, ya que la preparación incorrecta y el almacenamiento deficiente los alimentos son factores de riesgo para la salud de las personas, pudiendo causar desnutrición o deshidratación por las constantes diarreas.

Pero también está el tema de las alergias. En este caso es cuando un alérgeno pasa de un alimento que lo contiene a otro que no, pudiendo tener fatales consecuencias.

Ya sea alguien que es alérgico o intolerante al gluten, a la lactosa o a los camarones, podría presentar desde una reacción leve como goteos nasales, estornudos, picazón o sarpullidos, hasta una reacción severa como anafilaxia, que puede ser mortal.

¿Cómo evitar la contaminación cruzada de alimentos?

La Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris), tiene una serie de recomendaciones para evitar la contaminación cruzada, que consisten en:

  • Lávate muy bien las manos después de ir al baño, después de manipular cualquier tipo de carne cruda o vegetales sin lavar y desinfectar y antes de tocar alimentos que estén listos para ser ingeridos.
  • Evita que los utensilios con los que preparas alimentos crudos o sin desinfectar entren en contacto con los alimentos cocidos o listos para su consumo.
  • Usa un trapo para limpiar, mantenlo en una solución desinfectante con agua y gotas de cloro o de yodo (en el frasco de estas sustancias vienen las instrucciones).
  • Lava y desinfecta todos los utensilios, trapos y superficies que entren en contacto con los alimentos crudos.
  • Cuando almacenes carne cruda y vegetales sin desinfectar,
    hazlo en los compartimentos inferiores. Mantén la comida en recipientes o bolsas de plástico bien cerradas.

IPR

Contenido relacionado

En dónde se esconde el azúcar y qué daños provoca

Be the first to comment

Opina

Tu email no será publicado .


*