Diálogos sobre Alimentación

Francisco Zea

En el marco del “Diálogo para la agricultura del futuro” organizado por Bayer en Colonia Alemania, es pertinente hablar un poco de las mentiras que se han inventado de forma conveniente, sobre las semillas y alimentos transgénicos como parte de una estrategia de de algunos grupos “ambientalistas”, que simulando la protección del ambiente, son abiertos factores de intereses contrarios a los transgénicos, pero no por un tema ambiental sino económico.

En un principio, hace aproximadamente 18 años, estos grupos tenían dos argumentos en contra. Uno estrictamente mexicano, relacionado es específico con el maíz. Tomando en cuenta que el maíz es una variedad originaria de nuestro país y que su método de reproducción es por esporulación cruzada, se decía que aceptando los transgénicos que sin conteo podían quedar libres por el,paso de los trenes, se podía llegar a perder la variedad original del maíz que nos ha distinguido desde siempre. Un argumento que se cae solo, con la sencilla medida de preservar en instituciones o bóvedas especializadas las semillas originarias de nuestra variedad de maíz. En segundo lugar citaban algunos estudios en donde ratas alimentadas con maíz genéticamente modificado tendían a desarrollar más cáncer. Uno de estos estudios, es el del francés Gilles-Eric Séralini, que posteriormente fue desmentido por serios errores metodológicos y que de hecho ha sumido en el desprestigio al citado investigador.

Es importante explicarle en este punto al lector a que nos referimos con un alimento transgénico o genéticamente modificado. Es aquel que es creado como una variedad nueva de planta, incorporando en su ADN parte del ADN de otra especie que le pueda dar la capacidad de resistencia a pesticidas, a falta de agua o incluso características comerciales como tamaño y color.

Esto ha creado por ejemplo un maíz “Round up Ready”, que algunos califican como el producto estrella de Monsanto, que al ser rociado se libera de plagas y maleza innecesaria sin matar a la planta principal y lo convierte en un producto más barato de cosechar y resistente a la fauna nociva. Pero también ha sido posible crear por ejemplo un arroz, el dorado, adicionado con vitamina A, destinado a suplir la deficiencia de cerca de 250 millones de niños y mujeres que están en peligro de ceguera por la deficiencia en este nutriente. La Organización Mundial de la Salud indicó que cada año mueren hasta 500 mil niños y mujeres por la ceguera ocasionada con este motivo y complicaciones relacionadas. Los gobiernos de Australia y Nueva Zelanda han aceptado la producción y exportación de este grano para tratar de paliar este grave problema.

Por otro lado cuando hablamos de la modificación de ADN, nos suena verdaderamente a un asunto hecho en un laboratorio por un científico loco con risa malévola. Pero en la realidad de las cosas es algo que nuestros campesinos han hecho por siglos, combinando y sembrando diferentes tipos de hortalizas, vegetales y frutas entre ellos para obtener variedades que comercialmente les reporten mejores ventas.

La discusión en nuestro país al respecto de las semillas para la, producción de estos alimentos, como siempre es muy primitiva. Tenemos un presidente que está en contra de estas semillas pero que tiene un jefe de oficina que tiene uno de sus grandes negocios enfocado en este mercado.

La producción de estas semillas y posteriormente alimentos, va mucho más allá, pues pueden erradicar el hambre y la pobreza. Hay temas por demás interesantes y mitos infundados. En México no hablamos de “la tijera de genes” por ejemplo, que puede ser muy discutida pero que no he encontrado quien en el ámbito público domine el tema.

Poner por ejemplo un comparativo bien fundamentado entre la “agricultura ecológica”, aquella que no utiliza ningún organismo genéticamente modificado, en contraposición a la que es asistida por la tecnología genética, sería un ejercicio interesante para ver en qué medida crece o decrece una y otra.

Por todas las razones anteriores, celebro que Bayer haya reunido a expertos, periodistas e “influencers” de todo el mundo para entrarle de forma seria al tema. De esta forma estaré estos días en Colonia para escuchar posturas y posiciones respecto a un tema que podría erradicar el hambre y la pobreza. Pero hay que recordar que la pobreza de miles de millones y el hambre de los niños es el mejor negocio de algunos oscuros personajes, países y organizaciones no gubernamentales que no tienen escrúpulos.

Otras columnas de opinión de Francisco Zea

La última jalada de la CNTE

Be the first to comment

Opina

Tu email no será publicado .


*