El lavado de manos, más trascendente que nunca

El correcto lavado de manos es la mejor “vacuna” que uno mismo puede aplicarse contra enfermedades como la diarrea o el COVID-19

El Día Mundial del Lavado de Manos refuerza el movimiento a favor de un gesto tan simple que cada año puede salvar millones de vidas, y que este año de pandemia, ha cobrado más importancia que nunca como la mejor “vacuna” que uno mismo puede aplicarse.

Porque sí, el lavado de manos con agua y jabón puede ser el elemento clave para garantizar la supervivencia de millones de personas, sobre todo niños que son los más vulnerables a enfermedades como la diarrea y las infecciones respiratorias.

¿Sabían que estas enfermedades causan la muerte de 3.5 millones de niños y cada año, y afectan a la salud de millones más? Tanto en países en desarrollo como en países industrializados.

Te puede interesar: 1 de cada 4 personas en todo el mundo mueren por afecciones causadas por trombosis

El principal mensaje de la efeméride es que, si todos nos lavamos con agua y jabón en momentos clave, ahorraríamos mucho dinero en la prevención de enfermedades como el cólera o la COVID-19 y se ayuda a combatir el aumento en la resistencia a los antibióticos, además de las vidas, por supuesto.  

Momentos clave para el lavado de manos

  • Antes, durante y después de preparar alimentos.
  • Antes de comer.
  • Antes y después de cuidar a alguien en su casa que tenga vómitos o diarrea.
  • Después de estar en un lugar público y tocar un artículo o una superficie que otras personas podrían tocar frecuentemente, como las manijas de las puertas, las mesas, los surtidores de gasolina, los carritos para las compras, las pantallas o cajas registradoras electrónicas, etc.
  • Antes de tocarnos los ojos, la nariz o la boca porque así es como entran los microbios al cuerpo.
  • Antes y después de tratar una cortadura o una herida.
  • Después de ir al baño.
  • Después de cambiar pañales o limpiar a un niño que haya ido al baño
  • Después de sonarse la nariz, toser o estornudar.
  • Después de tocar a un animal, alimento para animales o excrementos de animales.
  • Después de manipular alimentos o golosinas para mascotas.
  • Después de tocar la basura.

Además de garantizar el acceso al agua y el jabón, en países con deficientes niveles de desarrollo como los africanos, en donde mucha gente usa cenizas o arena para su aseo personal.

Pero ojo, que lavarse las manos no es realizar un enjuague rápido, sino que debemos aplicar correctamente una serie de sencillos pasos:

  1. Mojarnos las manos con agua corriente limpia (cerrar el grifo) y enjabonarse las manos.
  2. Frotarnos las manos con el jabón hasta que haga espuma por el dorso, entre los dedos y debajo de las uñas.
  3. Restregarse las manos por al menos 20 segundos.
  4. Enjuagar bien las manos con agua corriente limpia.
  5. Secarnos con una toalla limpia o al aire.

En caso de no tener agua y jabón a nuestro alcance, podemos usar gel desinfectante que contenga por lo menos una base de 60 %; pero en ningún caso es un sustituto, pues no eliminan todos los tipos de microbios, podrían no tener la misma eficacia cuando las manos están visiblemente sucias o grasosas y podrían no eliminar sustancias químicas perjudiciales, como pesticidas o metales pesados.

IPR

Contenido relacionado

Un estilo de vida saludable puede aumentar hasta seis años de vida

Tags: , , ,

Trackback from your site.

Quienes Somos

Somos un equipo amplio de colaboradores y redactores capitaneados por Francisco Zea, que nos enfocamos en traer las noticias que importan, contadas como el lector quiere.

Comentarios Recientes