Lo que no sabías del ‘Gueto de Varsovia’, el infierno para los judíos

El Gueto de Varsovia fue el más grande y mortal de Europa durante la Segunda Guerra Mundial.

Estuvo activo desde 1940 hasta 1943.

Se dice que cientos de miles de judíos eran enviados a los campos de exterminio en Polonia.

Aunque tuvo un final heroico, por los últimos supervivientes que decidieron armarse y defenderse de los nazis, la vida en el Gueto de Varsovia fue difícil.

Construcción

El Gobierno General, presidido por Hans Frank, decidió segregar de la población polaca a los 359.827 ciudadanos judíos que residían en la capital de Varsovia.

La razón de esto era trasladar al país ocupado las mismas medidas antisemitas que ya existían previamente en Alemania, algo de lo que se encargaría el nuevo alcalde Ludwig Fischer.

Sin motivo alguno, cerca de 90.000 familias polacas fueron desalojadas por la fuerza y trasladadas a otras partes de la ciudad con el resto de polacos.

Vida diaria en una calle del Gueto de Varsovia con sus viandantes, tranvía y policías.

Los exiliados tuvieron que rehacer su vida, comerciar y más o menos hacer una vida similar a la de antes del conflicto.

El 2 de Noviembre de 1940, tropas de las SS acordonaron inesperadamente el gueto de Varsovia.

Soldados colocaron ladrillos para levantar un muro de piedra de 18 kilómetros de largo y cuatro metros de altura.

Según su trazado en forma de rectángulo tenía 4.5 km de largo por 2.5 km de ancho y estaba dividido en dos secciones.

El Gueto Grande y el Gueto Pequeño que se comunicaban a través de un puente de madera sobre la Calle Chlodna.

La infraestructura que fue terminada el 16 de Noviembre y dejó aislados a un total de 300.000 judíos, que ascenderían a 500.000 en el momento cénit de la Segunda Guerra Mundial.

La vida del gueto

El Gueto de Varsovia ocupaba un 4’5% de la capital, lo que le convertía en el más grande de toda Europa.

Las principales arterias de este barrio fueron la Calle Niska por albergar al Consejo Judío, la Plaza Tlomackje a la sinagoga, la Calle Twarda al hospital, la Calle Leszno al mercado, la Calle Stawki a la Estación Norte de Varosvia y las Calles Wielka y Sienna (consideradas las zonas ricas).

Aproximadamente se hacinaban 1.309 personas cada 100 metros cuadrados, el equivalente a 7,2 inquilinos por una habitación de entre 4 y 6 metros (alrededor de 25 a 30 habitantes por apartamento) dentro de un total de 1.500 edificios, sin contar con los 43 almacenes de alimentos.

Las entradas y salidas del recinto se ubicaban a través de 14 accesos con barrera y garita, normalmente vigilados por guardias alemanes de la SS o agentes polacos de la Policía Azul, salvo por la excepción de una de sus esquinas que delimitaba con el Río Vístula.

Se creó una Policía Judía de 2,500 efectivos al mando del comisario Józef Szerynski, cuyos agentes uniformados de civil con brazaletes judíos y armados con porras, establecieron un régimen corrupto y en cierto modo brutal hacia sus propios compatriotas.

Policía Judía del Gueto de Varsovia.

La vida en el Gueto de Varsovia no fue sencilla.

Nadie podía salir al exterior salvo aquellos que fuesen trabajadores forzosos del Gobierno General y siempre bajo la escolta de los soldados de las SS o los polacos de la Policía Azul. 

A los niños se les autorizó el derecho a la escolarización y por tanto a su ingreso en colegios hebreos, a examinarles y entregarles diplomas, incluyendo a las niñas de la Escuela Yehudia y a los 200 huérfanos del Orfanato Municipal que dirigía el doctor Janus Korzack.

Lamentablemente y pese a que aún no habían vivido lo peor, un total de 1.094 judíos perecieron víctimas de las carencias en 1940.

Hambruna en el Gueto de Varsovia

A comienzos 1941, el Gueto de Varsovia se situó al borde de la hambruna como consecuencia de las expropiaciones y confiscaciones de las SS.

Para atender el problema se efectuó una sabia racionalización que impidió perecer de hambre a la mayor parte del gueto, además de extender pagas a los 34.000 judíos que trabajaban como mano de obra para el Ejército Alemán.

Según los registros, cada mes fallecían de hambre unos 5.500 judíos (la cifra mensual más alta fue de 15.749 y la más baja de 898).

Mercado negro del Gueto de Varsovia donde afloran las ventas ilegales de alimentos.

Caída del Gueto de Varsovia

La magnitud del Holocausto ya era imposible de ocultar para los habitantes del Gueto de Varsovia en 1943, por lo que muchos de sus ciudadanos, prefiriendo morir luchando a ser vilmente asesinados, optaron por hacer frente al Tercer Reich.

Así fue como nació el Comité Judío de Coordinación como una fusión de los judíos conservadores de derecha de la Unión Militar Judía.

La estructura de la ‘Resistencia del Gueto’ estaba conformada por 1.000 guerrilleros en 22 grupos de 30 partisanos (14 conservadores, 4 socialistas y 4 comunistas).

Lograron esconder armas que incluyeron pistolas, fusiles, ametralladoras, 1.000 litros de gasolina y una carga explosiva de clorato potásico que muy pronto serían utilizadas contra las fuerzas ocupantes del Eje en varios almacenes de ropa.

Calle del Gueto de Varsovia ardiendo mientras pasa una patrulla alemana.

El levantamiento del Gueto de Varsovia dejó un saldo de 70.000 judíos muertos.

Fueron 13.000 caídos en la lucha y 56.065 hechos prisioneros, de los cuales 7.000 serían fusilados de inmediato y el resto deportados con su consiguiente gaseamiento en el campo de exterminio de Treblinka.

Respecto al Eje, se registraron 17 soldados alemanes muertos y otros tanto auxiliares entre polacos, ucranianos, bálticos, así como un total de 93 heridos.

Una de las películas que ilustra la vida dentro del Gueto de Varsovia fue ‘El Pianista’ (2002) del director Roman Polanski.

Centrada en la vida de Władysław Szpilman, un pianista polaco de origen judío que trabaja en la radio de Varsovia cuando sucede la invasión nazi de Polonia.

Meses después, las condiciones de vida para los judíos en Polonia se han ido deteriorando rápidamente, y se han reducido sus derechos: tienen limitada la cantidad de dinero por familia, han de llevar brazaletes con la Estrella de David para ser identificados y, a finales de 1940, son obligados a trasladarse al Gueto de Varsovia. 

Contenido relacionado

Batalla de Inglaterra; La inminente derrota de Alemania en la Segunda Guerra Mundial

AVM

1 Trackback / Pingback

  1. Guerra de los Balcanes, uno de los peores conflictos bélicos de la historia

Opina

Tu email no será publicado .


*