19:10:12

Los sordos del aeropuerto

El 26 de febrero, mi compañero y amigo Pascal Beltran del Río escribió en este espacio una columna imperdible y aplastante sobre David Colmenares, Auditor Superior de la Federación. Nos recordó, con estupor,  el origen y ADN de este funcionario. Nos remontó a su impulso priísta, que dobló a la oposición por designio del anterior régimen, con la evidente intención de proteger las tropelías de Peña y su escudería de ratas. 

Llegó la información que distribuyó el órgano autónomo del Poder Legislativo donde, según los datos que se revelaron y que finalmente recularon, las pérdidas por la cancelación del aeropuerto de Texcoco eran mucho menores a lo que dieron a conocer en su comunicado inicial. 

Esto significó un millón de interpretaciones encabezadas por la descalificación del jefe el ejecutivo, que a la voz de: “yo tengo otros datos”, descalificó lo revelado por la ASF y en esta ocasión para beneplácito de seguidores y furia de opositores, tuvo toda la razón. Hay especulaciones que hablan de presiones en contra del Auditor, pero tomando en cuenta su antecedente resulta muy orgánico que ande pagando favores a los priistias que lo nombraron. Por supuesto que hay que recordar que cuando lo nombraron la mayoría de los diputados de Morena también lo avalaron, pero eso es motivo para un análisis aparte.

Independientemente de lo anterior al más puro estilo de nuestro doctor “Chimoltrufio” que como dice una cosa dice la otra, el Auditor reconoció en menos de 12 horas que se equivocó! Un error real? Estupidez? Mala intención ? Complicidad con el pasado? Me pregunto que fue lo que llevó al desprestigio total y absoluto a un órgano que otrora fue un equilibrio real entre poderes y hoy se convirtió en la burla mañanera del presidente. En fin!

Todo esto como antecedente a la conferencia mañanera del presidente en la cual, exhibió según él y su delgado aparato de comunicación, a aquellos que somos “conservadores” y que en la corta mirada de su vocería  conspiramos en contra de su gobierno.

La verdad es que los pingües ataques de la vocería me llenan de alegría, la nula creatividad  en redes sociales para referirse a mi ejercicio periodístico me inspiran a niveles que nunca pensé explorar. Me complacerían de forma importante como inspiración motriz, pero todo se rompe cuando recuerdo que los ataques de estos enanos mentales son pagados, y que los mexicanos tenemos que entrarle a la patética estrategia de comunicación, que no necesita inflarse ante la popularidad del presidente, pero que tienen urgencia de personajes tan pequeños, que no operan por el presidente, que reiteró tienen la aprobación por los cielos, pues ellos buscan legitimarse aún afectando a la figura presidencial. Lo que me parece una tracción a la patria.

No imagino, si por esta misma mala intención de perjudicar al presidente a quien deben de servir, su aparato de comunicación le sirvió una trampa adicional. Confundiendo todos los géneros periodísticos, le generó un video que era una ensalada rusa con las notas que fueron, en algunos casos solo consignadas, narradas, editorializadas o citadas entre otros géneros, al respecto de los datos de la ASF y los números respectivos a la cancelación del NAICM. Entre el desmadre de videos pueden ver muchas editoriales tendientes a criticar al gobierno sin esperar mucho más. Estos mismo se cayeron en el abismo del prestigio de Colmenares. Lo grave es que fue el pretexto del gobierno para hacer un show en donde desprestigiaron a muchos medios sin deberla, sin otro motivo que la errática selección de comunicación social de presidencia.

Quiero dejar claro, como lo hice sin respuesta a la instancia en cuestión, que yo no estoy en favor ni el contra de nadie. Pues creo que debemos de apostar como país al sentido común. Que mis lectores y más mis detractores saben que estoy en contra de algunos ejercicios de gobierno de AMLO, como por ejemplo la Refinería de Dos Bocas de la cual no estoy de acuerdo, pero en el caso del Aeropuerto Felipe Ángeles, he sido quizá de los pocos comunicadores que se ha pasado más de 24 horas en la construcción de esta obra entendiendo si era un buen proyecto o no. Después de estudiarlo y vivirlo lo que entendí es que López Obrado tuvo razón en cancelar Texcoco y que este proyecto no solo es digno, sino que lo supera en estrategia.

Por cierto, esto está plasmado en 8 reportajes de más de 4 minutos en promedio que fueron presentados en la señal de Imagen Televisión. No obstante lo anterior, y sin ánimo de ser del agrado del presidente, que nunca ha sido una directriz y menos de ser reconocido por apoyar su proyecto menos preciado por todos, creo que su vocería está totalmente extraviada, tomando en cuenta que las anotaciones que López Obrador rechazó tienen que ver con el aeropuerto que yo convencido apoye y que su gente ni si quiera entendió y peor, nunca pudo ni capitalizar un trabajo periodístico y de meses de investigación.

Contenido relacionado:

¿Lo sabrá Bartlet?

DE COMPRAS


Tags: , ,

Trackback from your site.

SALUD Y BIENESTAR TOTAL


Quienes Somos

Somos un equipo amplio de colaboradores y redactores capitaneados por Francisco Zea, que nos enfocamos en traer las noticias que importan, contadas como el lector quiere.

Comentarios Recientes