Buenas personas

Antes de continuar, y como lo he hecho siempre en este espacio, aclaro que no puedo considerarme amigo del general Salvador Cienfuegos, ex Secretario de la Defensa Nacional, pero sí puedo decir que conviví con él en varias ocasiones. En todas ellas fue, como  lo vi ser con todos, amable, atento y cercano. 

28 de noviembre de 2007

No me cansaré de repetirlo, es una tragedia cuando se mezcla la política con la seguridad pública. Más aún, cuando los políticos tienen la estrechez de miras de hacer cálculos de popularidad y toman decisiones que quizá en principio cuidaran su porcentaje de positivos que a la postre, los exhibirán como tibios y timoratos, pero lo peor es que las vidas las pondrán sus gobernados.

El rebrote que no fue

Estoy profundamente preocupado por el aumento alarmante de casos de Covid-19, cada día se acercan más a nuestros más íntimos y conocidos. La curva de contagios que según Gatell se aplanó hace muchos meses, ahora presenta un rebrote.

La otra guerra de la delincuencia

En estos tiempos el crimen organizado tiene formas muy distintas de operar, que en el pasado, no se imaginaban. Hoy poco vemos el estereotipo de un narco con botas, cinturón piteado, cadenas y relojes de oro. Hoy los delincuentes se mimetizan en los círculos sociales para poder operar sin ser detectados. Hoy las organizaciones delincuenciales son más complejas e incluso recurren a estrategias que en otros tiempos estaban reservadas a productos comerciales e incluso a gobiernos. Una de las estrategias más importantes es la de sembrar miedo. El miedo paraliza y puede crear una sensación de enorme desánimo en la sociedad.

La bomba Cienfuegos

Sin duda después de la detención en Los Ángeles, California del general Salvador Cienfuegos, se han caído muchos mitos. Uno de ellos evidentemente es el carácter intocable de los jerarcas del Ejército Mexicano.

Quienes Somos

Somos un equipo amplio de colaboradores y redactores capitaneados por Francisco Zea, que nos enfocamos en traer las noticias que importan, contadas como el lector quiere.

Comentarios Recientes